PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 18/01/2019


Un proceso sin narrativa

Este 22 de enero se cumplen los 13 años del llamado ‘proceso de cambio’, seguramente el último brindis antes de la caída de este impactante ciclo de la historia de Bolivia. La perspectiva del tiempo ayudará a comprender los alcances de sus medidas sociales y económicas: cuáles fueron simiente, cuáles fueron solamente un tropel, con mucho ruido y pocas nueces.

En dos asuntos no hubo transformación. El primero es el referido al horizonte del ser humano, del que tendría que haber salido una persona nueva, un ‘hombre nuevo’. El modelo se basó en extender la demanda interna. La inclusión se dio sobre todo fomentando el consumo: más canchas, más cemento, más autos –así sean chutos–, más tiendas, más contrabando, más festejos, más chicas modelando, más chicos con lentes oscuros.

No hubo un proceso de inclusión a través de la sabiduría, del conocimiento. Falló la Ley Avelino Siñani y, en este lustro, los bachilleres bolivianos tienen menos competitividad que los bachilleres colombianos o chilenos. Algunos éxitos personales y aislados no alcanzan para borrar la marca colectiva de ‘mediocres’.

El segundo asunto sorprende: la falta de narrativa para acompañar las acciones políticas. Las revoluciones mundiales desde el siglo XIX priorizaron el apoyo a las expresiones artísticas (sobre todo las ‘políticamente correctas’), la movida cultural de la nueva nación (el Estado novo brasileño, el Chile de Salvador Allende, el sandinismo en los 80).

Aunque el Gobierno del Estado Plurinacional subtituló la frase ‘revolución cultural’, este aspecto no está ni en fase embrionaria. La excesiva propaganda fue repetitiva, no creativa. ¿Quién podrá, por ejemplo, coleccionar los afiches de este proceso como sucede con los carteles de la revuelta bolchevique?

Los danzarines –que ya tenían su propia dinámica–, ligados a entradas folclóricas patronales, no desarrollaron narrativas complementarias al discurso oficial. Ni siquiera en el folclore hubo una vigorosa generación de compositores del ‘proceso de cambio’. ¿O son Los Kjarkas el símbolo del socialismo del siglo XXI?

Los actores no presentaron obras para reflexionar sobre el Movimiento Al Socialismo (MAS). El intento más cercano fue el de Percy Jiménez con el ciclo de los ‘B’, aunque sus propuestas eran más una consecuencia de su propia dramaturgia que una reacción al estallido aimara.

Los cineastas tampoco aportaron a una narrativa complementaria al ‘evismo’, filmes que podríamos calificar como ‘de la era del MAS’. Al contrario, el mismo autor que inmortalizó el 52, Jorge Sanjinés, se convirtió en su propia caricatura deformado por su película aduladora. Juan Carlos Valdivia quedará como el mimado del museo de Orinoca más que como director de ‘época’. Las muchas películas bolivianas importantes de esta década recorrieron otras carreteras.

No hay nuevos nombres en las artes plásticas de la talla del trotskista Alandia Pantoja o de las modernistas María Luisa Pacheco, Esther Ballivián, Graciela Boulanger en los años 50. Es un periodo de poco alcance que deja escasa herencia.

Revistas auspiciadas por la Vicepresidencia o por el Tribunal Supremo Electoral o las colecciones de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia se limitaron a reproducir notas de los simpatizantes sin lograr consolidar un pensamiento, una ‘escuela’.

La derrota del MAS es interna, no obra de la oposición ni del imperio.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Animales sueltos
...Cara a Cara
Acción cooperativa por el derecho a tener derechos (2)
Nintendo Direct anuncia las novedades que traerá en 2019
crónicas
Dos mujeres se reflejan en sí mismas en Les guste o no
Óscar 2019: ¿dónde ver las películas nominadas?
Green Book muestra los conflictos raciales de los 60
Gaza, la inmensa cárcel
Por fin, el desmadre de Molotov inundará con su poder Santa Cruz
Elegía para un niño
La lucha contra el contrabando
Fiscal pide lista del personal de turno por muerte de feto
El ‘vice’ garantiza el paso a los opositores por Chapare
Brasil desarticula banda narco que movía la droga desde el país
El control policial durante el Carnaval cruceño será por tierra y por aire
Regulación o competencia, el dilema sobre los músicos nacionales y extranjeros
El Gobierno revela que tiroteo fue un señuelo para pasar contrabando
Maduro cierra el espacio aéreo y la frontera con Brasil; sube la tensión
“La economía se ha ido desacelerando, hoy es la hora del campo”
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


22/02/2019
Animales sueltos
22/02/2019
Acción cooperativa por el derecho a tener derechos (2)
22/02/2019
Elegía para un niño
22/02/2019
Gaza, la inmensa cárcel
21/02/2019
Verdadera política contra el crimen
21/02/2019
“El contrato con Brasil fue el peor acuerdo firmado por Bolivia”


EL DEBER
 
Te puede interesar

crónicas

Con los grandes grupos de afuera tienen que medirse los artistas locales a puro pulmón
ESCENAS

Regulación o competencia, el dilema sobre los músicos nacionales y extranjeros

Antonio Carlos Crivillente y Iaco Martins hablarán de sus obras
ESCENAS

Demostración y presentación de dos libros sobre capoeira

Diez
Castillo volvió luego de tres fechas y anotó un triplete. Foto: Jorge Uechi
FÚTBOL

Castillo volvió más demoledor que nunca

Lampe no intuyó en el segundo gol de penal de Castillo. Foto: Jorge Uechi
FÚTBOL

El peor debut de Lampe con un equipo

Triplete de Castillo para someter al arquero Lampe. Foto: Jorge Uechi
APERTURA 2019

Oriente liquidó al santo con tres de Castillo (4-3)

Sociales
SOCIALES

Nicole Gutiérrez es la 'Peque' del clima

SOCIALES

Oriana Arredondo acepta el reto de 21 días para bajar de peso

SOCIALES

Estas son las candidatas del Miss Potosí 2019