PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 07/08/2017


Un elefante líquido

Por alguna extraña razón, la Bolivia plurinacional decidió usar la palabra “licuificar” para el caso del gas natural licuado (GNL), como incluyendo en la comparsa de 36 naciones una nación angloparlante.

Ahora se sabe que, en esa moda de usar palabras raras pero con intereses más precisos, YPFB decidió instalar una planta para producir GNL, lo que logra después de ‘licuificar’ el gas, es decir licuarlo, para quienes hablamos español.

Lo más importante en esta operación hecha durante la etapa de febril despilfarro era saber el precio. Los informes no son claros sobre esto tampoco. Hablan de $us 208 millones, aunque otros informes mencionan cinco veces más.

Lo cierto es que ahora la planta, estrenada el año pasado, por los días del referéndum del 21-F, no funciona. No ‘licuifica’ nada. Se paró y no hay quién pueda componerla. Eran los días en que el comprador no se molestaba con detalles de pedir garantía al proveedor. Por lo tanto, según denunció Hugo del Granado, está parada.

El negocio, si no fue negociado, incluía, por supuesto, la compra de equipos para ‘deslicuificar’ el producto y devolverle su forma de gas (regasificar), para introducirlo en gasoductos de pequeños centros urbanos alejados de los grandes ductos de exportación. Aquí, los informes conocidos enloquecen, pues se habla de contratos por más de $us 900 millones, lo que sería un delirio.

Las autoridades de la empresa dicen que la planta de ‘licuificación’ de gas fue concebida también para exportar el GNL. Más o menos, si se entiende bien, el GNL boliviano iba a viajar por tierra, a bordo de camiones siempre sospechosos, hasta Bahía Blanca, en Argentina o Escobar y/o, también en camiones, hasta las plantas de regasificación de Brasil y/o,  esta vez no en camionetas rojas, a Chile. Un negocio medio raro. Más iba a costar el transporte que el producto.

No se sabe –todo esto es un misterio- cuántas son las poblaciones bolivianas, pequeñas poblaciones, dotadas de equipos de regasificación, ni de ductos urbanos que lleven el gas hasta los domicilios.

De esos detalles nadie se ocupó. Lo importante, como estaba de moda en YPFB, era comprar la planta, pagar al contado y resolver urgencias burocráticas. 

Un elefante blanco “licuificado”. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Vaquitas, coca y gas
Las fallas de Correa
21-F en la Santa Sede
El campo de batalla
Viajes sin beneficio
‘Tomatierras’ en campaña
Comedia de errores
Santa Cruz, el referente
Llanto por el gas
Llanto por el gas
El poder del PCC
Aplausos para Pompeo
Las razones de Unasur
Evasores en competencia
Juegos con gas
Compras chinas obligadas
Los tiempos del gas
Privatizar Bulo Bulo
Urea y vergüenza
Puente a lo ancho
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


22/07/2018
"Ni me despeiné al verla"
22/07/2018
¿Puede la economía mundial sobrevivir sin EEUU?
22/07/2018
Alguien debe explicar esto
22/07/2018
Sinvergüenzuras impunes y peligrosas
22/07/2018
Dos conflictos resueltos y uno en potencia
22/07/2018
Trump y Putin, un solo corazón


EL DEBER
 
Te puede interesar
ECONOMÍA

Instan a ver alzas salarial empresarios-trabajadores 

BRÚJULA

Ladridos Interiores, V premio de Crónica periodística

Antelo participó este domingo del programa radial
EN VIVO

Jimena Antelo dijo que recibió amenazas de parte del presidente de la FBF

Diez
Castellón (Aurora), Blackburn (The Strongest) y Zeballos (Zeballos). Foto: DIEZ/Internet
FÚTBOL

Conoce las altas y las bajas de los clubes bolivianos

Hamilton celebrando su triunfo. Foto: AFP
FÓRMULA UNO

Lewis Hamilton (Mercedes) gana el GP de Alemania y se sitúa líder del Mundial

SANTA CRUZ

Jimena Antelo dijo que recibió amenazas de parte del presidente de la FBF

Sociales
¿Será verdad?

A Margot Robbie sus pensamientos “la vuelven loca” cuando está sola

El actor George Clooney en el set del rodaje de Trampa 22 en Sutri, Italia
Está chalinga

George Clooney vuelve a rodar tras su accidente

Exclusiva

“Soy de las personas que conviven con quien aman; no creo en el matrimonio”