OPINIÓN



| 19/06/2017


Tairöpiru y la espiritualidad indígena

Hace años que Elías Caurey se viene dedicando a escribir y a reflexionar sobre el mundo guaraní. Junto a Elio Ortiz, el destacado pensador guaraní que falleció en 2014, publicó un hermoso diccionario etimológico y etnográfico del guaraní que es el registro de una lengua y de una cultura que están muy vivas en Bolivia, aunque pocos en la ciudad las conozcan (como suele suceder, Ortiz es más conocido por protagonizar la película Yvy Maraẽy, de Juan Carlos Valdivia, que por su honda contribución al pensamiento guaraní: recomiendo leer Yapisaka, el libro en el que profundiza sobre el concepto guaraní de “ver con los oídos”). Desde la muerte prematura de Ortiz, Elías Caurey ha continuado solo y cada año sorprende con un libro nuevo: acaba de publicar Ñanderu Tüpa Regua Ñande Reko Rupi (Teología Guaraní), un estudio sobre la obra del jesuita español Gabriel Siquier, que pasó más de 40 años entre los guaranís de Charagua.

Gabriel Siquier llegó a Charagua en 1964 y vivió allí hasta su muerte en 2005. Iba con la intención de evangelizar, pero pronto se dio cuenta de que para hacerlo tenía que ‘guaranizarse’. Así que se dedicó a aprender el guaraní y a llevar la vida de un guaraní: andaba en mula y hacía el duro trabajo de la zafra con los hombres. Los guaranís comenzaron a llamarlo Tiaröpiru, que quiere decir “vieja flaca”; ganarse un nombre guaraní señaló su pertenencia a la comunidad. 

Si al principio Siquier solamente predicaba, luego fue notando la necesidad de escuchar a los guaranís desde su propia visión del mundo. Entonces concibió los talleres de teología guaraní, un espacio totalmente novedoso y especial en el que hombres, mujeres, jóvenes, ancianos, caciques y chamanes se reunían a conversar sobre su espiritualidad. Allí nadie enseñaba, sino que todos discutían sobre el significado guaraní del tiempo, del dios tatú o del dios zorro, de los iyas o guardianes de los ríos, el monte y los cerros, de cómo una persona obtiene poderes para convertirse en ipaye (chamán) o mbaekua (brujo), de cómo habla Dios a través de los sueños, de qué es la tierra sin mal, de cómo hay una sabiduría del mundo de abajo (ñee) y otra del mundo de arriba (arakuaa).

Pocos karai (extranjeros, no guaranís) han tenido el acceso que tuvo Tiaröpiru al alma de los guaranís. Él lo sabía, y quizás pensando en honrar los secretos y la confianza depositados en él fue que prefirió no publicar lo que se discutía en los talleres (solo tiene un trabajo publicado con su colega Luis Farré), pero sí tomó numerosos apuntes que luego han servido para reconstruir o imaginar lo que fue esa experiencia y que han sido reproducidos en el libro de Caurey.

Tiaröpiru advirtió que el Dios de los guaranís no es el Dios iracundo del cristianismo: “Para el guaraní Dios no castiga ni maldice, ha sido interesante comprobar los gestos y las palabras de indignación de los viejos al escuchar que Dios castiga”, escribió. También anotó que en el mundo guaraní el centro de los afectos no es el corazón, sino el hígado, y que una bendición guaraní es Tüpa tomäe ndere, que significa “que Dios te mire con su hígado”. Señala que el Tüpa o Dios puede ser un animal, lo cual apunta a una cosmovisión en la que los animales, las plantas e incluso los objetos tienen alma y en la que el hombre no es el centro de la creación. 

Sin embargo, en su afán por reconciliar la doctrina cristiana con la espiritualidad guaraní, el sacerdote incurre en algunas afirmaciones cuestionables o incompletas, como la que sostiene que cuando algún ser vivo muere, su vida vuelve a Dios. En su estudio preliminar, Caurey señala que el guaraní muere para vivir tres vidas: en una de ellas regresa al Dios creador, en otra se queda como iya o espíritu tutelar de las cosas, y en una tercera se va al Ivy Maraẽy o Tierra Sin Mal, y desde allí regresa a visitar a los vivos en forma de abuelo y a compartir sus fiestas. 

Por otro lado, Tiaröpiru llega a la conclusión de que “la teología guaraní es monoteísta y maniquea”. Aquí también Caurey matiza esta cuestión desde su visión guaraní: “En la mitología guaraní había varios dioses, por ejemplo el tatú (armadillo), el yagua (tigre), el aguara (zorro), y eso se daba cuando en el mundo convivían animales, personas y plantas. Pero desde que se volcó el mundo quedaron como son ahora y pronto volverán a su estado anterior, Dios en forma de hombre u hombres, que fueron catalogados o se hicieron catalogar como Dios”. 

Además, el mismo Tiaröpiru señaló con cierta reticencia que la división entre el bien y el mal puede resultar ambigua entre los guaranís: “Hay informantes, no muy seguros, que indican la posibilidad de que la persona humana ipaye (chamán) tuviera siempre algo de mbaekua (brujo)”. Y observa que hay varias narraciones de chamanes que se han convertido en brujos, por lo cual han sido expulsados de la comunidad.

Ñanderu Tüpa Regua Ñande Reko Rupi (Teología Guaraní) es un libro necesario para avanzar en la comprensión de la espiritualidad de una de las culturas centrales de Santa Cruz y de Bolivia.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Curanderas engañan Bs 10.000 con el cuento del tío
Inicia el pago del bono Juancito Pinto
Cada habitante genera 5,2 kg de residuos electrónicos
Macri asegura que inicia una etapa "permanente" reformismo en su país
La preinscripción escolar, tema del foro de EL DEBER
Vecinos claman por un albergue en la avenida Piraí
Se precisan 400 km de canales para resistir lluvias
687.509 escolares empiezan a recibir su Juancito Pinto en Santa Cruz
Evo saluda que la causa del mar sea oída en Chile
Interceptan en Argentina droga que salía de Bolivia
De Vido pide "licencia" tras orden de desafuero y arresto
Avicultores sugirieron filtros de seguridad a Emapa para evitar robo
El MAS cruceño proclama a Evo candidato y reta al Tribunal
El diseñador del rock argentino Alejandro Ros llegará a Bolivia
El pecado original
Santa Cruz inicia la semana con cielo nublado  
Muere George Young de los Easybeats, pionero del pop-rock australiano
Londres implanta un peaje a los autos más contaminantes
Fiscalía revela que son siete los acusados por estafa en Emapa
Revelan la "teoría de la felicidad" de Albert Einstein
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


23/10/2017
El pecado original
23/10/2017
Alternativas al modelo estatista
23/10/2017
El sol nuestro de cada día
23/10/2017
Cuatro hipótesis sobre el desfalco del Banco Unión
22/10/2017
Los derechos humanos
22/10/2017
Por 15 minutos


EL DEBER
 
Te puede interesar
Parte del dinero recuperado tras la captura de las timadoras
SANTA CRUZ

Curanderas engañan Bs 10.000 con el cuento del tío

x 6
FOTOGALERÍA

Inicia el pago del bono Juancito Pinto

SANTA CRUZ

Cada habitante genera 5,2 kg de residuos electrónicos

Diez
Villegas tendrña a disposición a su stitulartes. Foto: Gabriel Vásquez
FÚTBOL

Oriente recupera a cinco jugadores

Los jugadores se entrenaron sin uniforme este sábado en apoyo al utilero Fernando Ortiz. Foto: Cristian Araúz
FÚTBOL

Jugadores pueden ingresar demanda

Cristiano se perfila para levantar nuevamente el trofeo. Foto: Reuters
FIFA

CR7, el favorito para ganar el ‘The Best’

Sociales
Octavia. La banda paceña muestra orgullosa el overol que usó su líder, Omar González, en la promoción del disco Ciclos, entre 1999 y 2000
Escenas

Cuatro bolivianos, al nivel de las estrellas en Hard Rock Café La Paz

SOCIALES

Lleva la danza en la piel y a Bolivia en el corazón

Toma la posta. Karin Viruez recibiendo consejos de la soberana de 2017, Jacqueline Perrogón
Sociales

Las Kuñá Porá están listas para el Carnaval 2018