OPINIÓN



| Hace 5 días


Tairöpiru y la espiritualidad indígena

Hace años que Elías Caurey se viene dedicando a escribir y a reflexionar sobre el mundo guaraní. Junto a Elio Ortiz, el destacado pensador guaraní que falleció en 2014, publicó un hermoso diccionario etimológico y etnográfico del guaraní que es el registro de una lengua y de una cultura que están muy vivas en Bolivia, aunque pocos en la ciudad las conozcan (como suele suceder, Ortiz es más conocido por protagonizar la película Yvy Maraẽy, de Juan Carlos Valdivia, que por su honda contribución al pensamiento guaraní: recomiendo leer Yapisaka, el libro en el que profundiza sobre el concepto guaraní de “ver con los oídos”). Desde la muerte prematura de Ortiz, Elías Caurey ha continuado solo y cada año sorprende con un libro nuevo: acaba de publicar Ñanderu Tüpa Regua Ñande Reko Rupi (Teología Guaraní), un estudio sobre la obra del jesuita español Gabriel Siquier, que pasó más de 40 años entre los guaranís de Charagua.

Gabriel Siquier llegó a Charagua en 1964 y vivió allí hasta su muerte en 2005. Iba con la intención de evangelizar, pero pronto se dio cuenta de que para hacerlo tenía que ‘guaranizarse’. Así que se dedicó a aprender el guaraní y a llevar la vida de un guaraní: andaba en mula y hacía el duro trabajo de la zafra con los hombres. Los guaranís comenzaron a llamarlo Tiaröpiru, que quiere decir “vieja flaca”; ganarse un nombre guaraní señaló su pertenencia a la comunidad. 

Si al principio Siquier solamente predicaba, luego fue notando la necesidad de escuchar a los guaranís desde su propia visión del mundo. Entonces concibió los talleres de teología guaraní, un espacio totalmente novedoso y especial en el que hombres, mujeres, jóvenes, ancianos, caciques y chamanes se reunían a conversar sobre su espiritualidad. Allí nadie enseñaba, sino que todos discutían sobre el significado guaraní del tiempo, del dios tatú o del dios zorro, de los iyas o guardianes de los ríos, el monte y los cerros, de cómo una persona obtiene poderes para convertirse en ipaye (chamán) o mbaekua (brujo), de cómo habla Dios a través de los sueños, de qué es la tierra sin mal, de cómo hay una sabiduría del mundo de abajo (ñee) y otra del mundo de arriba (arakuaa).

Pocos karai (extranjeros, no guaranís) han tenido el acceso que tuvo Tiaröpiru al alma de los guaranís. Él lo sabía, y quizás pensando en honrar los secretos y la confianza depositados en él fue que prefirió no publicar lo que se discutía en los talleres (solo tiene un trabajo publicado con su colega Luis Farré), pero sí tomó numerosos apuntes que luego han servido para reconstruir o imaginar lo que fue esa experiencia y que han sido reproducidos en el libro de Caurey.

Tiaröpiru advirtió que el Dios de los guaranís no es el Dios iracundo del cristianismo: “Para el guaraní Dios no castiga ni maldice, ha sido interesante comprobar los gestos y las palabras de indignación de los viejos al escuchar que Dios castiga”, escribió. También anotó que en el mundo guaraní el centro de los afectos no es el corazón, sino el hígado, y que una bendición guaraní es Tüpa tomäe ndere, que significa “que Dios te mire con su hígado”. Señala que el Tüpa o Dios puede ser un animal, lo cual apunta a una cosmovisión en la que los animales, las plantas e incluso los objetos tienen alma y en la que el hombre no es el centro de la creación. 

Sin embargo, en su afán por reconciliar la doctrina cristiana con la espiritualidad guaraní, el sacerdote incurre en algunas afirmaciones cuestionables o incompletas, como la que sostiene que cuando algún ser vivo muere, su vida vuelve a Dios. En su estudio preliminar, Caurey señala que el guaraní muere para vivir tres vidas: en una de ellas regresa al Dios creador, en otra se queda como iya o espíritu tutelar de las cosas, y en una tercera se va al Ivy Maraẽy o Tierra Sin Mal, y desde allí regresa a visitar a los vivos en forma de abuelo y a compartir sus fiestas. 

Por otro lado, Tiaröpiru llega a la conclusión de que “la teología guaraní es monoteísta y maniquea”. Aquí también Caurey matiza esta cuestión desde su visión guaraní: “En la mitología guaraní había varios dioses, por ejemplo el tatú (armadillo), el yagua (tigre), el aguara (zorro), y eso se daba cuando en el mundo convivían animales, personas y plantas. Pero desde que se volcó el mundo quedaron como son ahora y pronto volverán a su estado anterior, Dios en forma de hombre u hombres, que fueron catalogados o se hicieron catalogar como Dios”. 

Además, el mismo Tiaröpiru señaló con cierta reticencia que la división entre el bien y el mal puede resultar ambigua entre los guaranís: “Hay informantes, no muy seguros, que indican la posibilidad de que la persona humana ipaye (chamán) tuviera siempre algo de mbaekua (brujo)”. Y observa que hay varias narraciones de chamanes que se han convertido en brujos, por lo cual han sido expulsados de la comunidad.

Ñanderu Tüpa Regua Ñande Reko Rupi (Teología Guaraní) es un libro necesario para avanzar en la comprensión de la espiritualidad de una de las culturas centrales de Santa Cruz y de Bolivia.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Golpe de Estado con beneficio de inventario
Constantino Sejas, reordenar el tráfico va más allá de aplicar la fotomulta
Usuarios de la moneda la defienden y el Gobierno advierte del peligro
Tareas urgentes para el notariado
Milton invita a conocer la esencia de Bolivia
Lo malo de Dios es que vive en las nubes
Conductas nocivas padres tóxicos
Bolivianos denuncian torturas en la cárcel de Alto Hospicio
El bitcóin, el negocio virtual que es usado por estafadores
Las huellas que deja el caso de los nueve detenidos en la comunidad internacional
Nación y mitos
Temen repunte de denuncias y ponen candado a la violencia política
Desde Bolivia por la ciudadanía universal y sin muros
Consumidores cautivos y engañados
La cumbre anti Trump, un show
El festival de danza Vamos pa’ Porongo selló el festejo de San Juan
Arroyo Colorado, en la mira por contaminación con heces fecales
La reinserción de jóvenes a cargo de Cenvicruz, peligra por la comida
Fiesta de la Música SCZ 2017
“Bolivia no promueve la ciencia ni la tecnología”
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


25/06/2017
La reelección y la hiper-normalización
25/06/2017
Golpe de Estado con beneficio de inventario
25/06/2017
Tareas urgentes para el notariado
25/06/2017
Lo malo de Dios es que vive en las nubes
25/06/2017
Nación y mitos
25/06/2017
Desde Bolivia por la ciudadanía universal y sin muros


EL DEBER
 
Te puede interesar

La reelección y la hiper-normalización

Este tipo de comportamiento de los padres puede provocar serios problemas para sus descendientes en el futuro
REVISTA EXTRA

Conductas nocivas padres tóxicos

Los efectivos de Tránsito asignados a la ciudad deben cumplir diferentes funciones
SÉPTIMO DÍA

Constantino Sejas, reordenar el tráfico va más allá de aplicar la fotomulta

Diez
00:02:55
PARODIA

¿Cristiano le escribió a Messi?

Los jugadores y el cuerpo técnico se enfocan en la victoria. Foto: APG
LIGA

Bolívar va a Sucre por su título 21

Hamilton celebrando que llegó primero, este sábado. Foto: AFP
FÓRMULA 1

Hamilton logra en Bakú su pole 66

Sociales
SOCIALES

Cochabamba, rendida ante la belleza boliviana

SOCIALES

La hora de la verdad con Miss Beni

SOCIALES

Modelo salta desnuda de un acantilado