OPINIÓN



| 20/06/2017


Subasta ideológica

La implementación de las próximas acciones para el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo de Justicia puso de manifiesto al menos dos aspectos que deben mencionarse: primero, la urgencia del MAS por controlar el Poder Judicial con fines ‘prorroguistas’ y, segundo, la fragilidad ideológica del Gobierno.

Si consideramos que todo el poder represivo del régimen descansa en el control del Poder Judicial, no parece extraño que la cúpula masista hubiera estado dispuesta a todo para mantener la actual vergonzosa sumisión de ese poder del Estado a sus propios intereses; empero, en las sociedades modernas, ese ‘a todo’ siempre encuentra un límite más cerca de lo que se espera, y eso es exactamente lo que ha sucedido: el poder de la sociedad civil ha doblegado el impulso antidemocrático del régimen. Tenía razón Maquiavelo: no hay poderes infinitos. También ha puesto de manifiesto que el Poder Judicial, al transformarse voluntaria y jolgoriosamente en su propia negación, se ha suicidado con terapéuticas dosis de ignominia. El entuerto de estas elecciones lo llevó sin mayores reparos a un estado terminal. 

El segundo elemento que delata la urgencia de mantener este cuerpo represivo bajo su tutela se afinca en la fallida intención de modificar las prescripciones legales en torno a la paridad de género y la participación indígena en las altas esferas del poder. En un espasmo desesperado, el Gobierno sugirió alterar estos principios, lo que, sin duda, constituye la negación más grosera del espíritu inclusivo y democrático del que tanto se ha jactado dentro y fuera del país. 

Parece, pues, que asegurar una re-re-reelección presidencial a favor de Morales es una condición de tal importancia estratégica para los ideólogos del Estado Plurinacional, que no dudarían mucho en autoeliminar lo que queda de su proyecto histórico en beneficio del caudillo. Una barata noticia de prensa pregonaría a los cuatro vientos que se ha organizado una subasta ideológica con el fin de obtener recursos en beneficio del jefe. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Brevísima historia de la democracia
Del trono a la tumba
Diferentes, pero parecidos
Madre Tierra, santa coca y malograda justicia
Dios nos libre
Lula: crónica de una muerte anunciada
“Maduro, dale duro”
Subasta ideológica
La OEA y el ‘efecto Maduro’
El progreso de los progresistas
Historias entrópicas
Experimento fallido
Una declaración democráticamente demoledora
El Colegio Departamental de Sociólogos
Leopoldo y el ‘síndrome de encumbramiento’
¿Y si Evo perdiera?
El Comité Cívico, en su hora crítica
Estatutos y colonialismo interno
‘Racialización’ de la política
Las Jornadas Santa Cruz 2061
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


17/10/2017
Consulta urgente sobre la interpretación del Art. 23 de la CIDH
17/10/2017
Las ciudades intermedias en la revolución urbana de Bolivia
17/10/2017
Santa Cruz, ¿ciudad gremialista?
16/10/2017
Recordando a mi brigadier
16/10/2017
Don Hernán, el olvidado
16/10/2017
1917: la URSS


EL DEBER
 
Te puede interesar
La fortaleza de Suiza radica en su poder innovador y flexible mercado laboral
DINERO

Bolivia, con grandes desafíos ante líderes en competitividad

DINERO

Bancos avanzan a un ritmo diferente en transformación digital de servicios

Casa Ideal es la nueva inversión millonaria del Grupo Saavedra en la ciudad de Santa Cruz
CULTURA

Erick Saavedra Mendizábal: “La desaceleración viene más por miedo que por realidad económica”

Diez

La tapa de hoy

Bulacia Barba levantando el polvo por la ruta de la segunda etapa. Foto: Jorge Gutiérrez
INTEGRACIÓN

Bulacia, no afloja en la Chiquitania

ITALIA

La mujer de Totti protagonizó un polémico beso

Sociales
SOCIALES

Yéssica Mouton espera a una niña

SOCIALES

La agrupación Jarana Carnavalera volverá a saltar en las calles en 2018

SOCIALES

¿Qué le preguntarías a Oriana Arredondo?