PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 01/06/2017


Sobre ‘ignorantas’

Desde 2009 circula una carta en internet que habría sido supuestamente escrita por “una profesora de lengua de un instituto público” demostrando que es incorrecto llamar ‘presidenta’ a la mujer que gobierna un país o alguna comunidad. La carta resucitó en los últimos meses con el título Sobre ignorantes e ignorantas: carta de una profesora con acertadísima y lapidaria frase final y se ha viralizado, no a través de correos electrónicos y blogs, como sucedió en 2009, sino mediante las cada vez más peligrosas redes sociales.

La Fundación del Español Urgente (Fundéu) señala que el escrito “se basa en tres afirmaciones: que el participio activo del verbo ‘ser’ es ‘ente’; que la terminación ‘-nte’ que añadimos a los participios activos procede de ‘ente’ y que esa terminación se toma de ‘ente’ porque significa ‘lo que es’. Y ninguna es verdadera”.

Y ninguna es verdadera porque el participio activo ya no existe. “El único participio que actualmente tienen los verbos españoles es el perfecto”, explica la Fundéu, así que el de ‘ser’ no sería ‘ente’, sino ‘sido’. El Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) define a ‘ente’ como “lo que es, existe o puede existir”, pero desde el punto de vista de la filosofía; señala que su segunda acepción es ‘entidad’ (colectividad considerada como unidad) y, finalmente, significa “sujeto ridículo o extravagante”. ‘Ente’ es una palabra, puede ser un denominativo, pero no es sufijo. El que tiene esa categoría es ‘-nte’, que forma activos deverbales que antes eran llamados participios activos. ‘Ente’ como terminación es la primera conjugación del activo deverbal ‘-nte’.

Hasta aquí el artículo está bastante complejo y seguramente ya espantó a muchos lectores. Para los que se quedaron simplemente resta decir que los argumentos de la supuesta carta de la profesora de lengua están equivocados. No lo digo yo, que no soy lingüista ni mucho menos, sino la Fundéu. Eso sí, hay que reconocer que, con errores y todo, la carta está muy bien escrita. El problema es que su objetivo es innoble: mantener el uso del masculino incluso para los casos en los que nos referimos a una mujer.

En el caso de ‘presidenta’, el dilema está resuelto desde hace más de un siglo porque ya apareció en el DRAE de 1803 con esta definición: “La mujer del presidente o la que manda y preside en alguna comunidad”. Por tanto, es correcto decir ‘presidenta’ a una mujer que gobierna, como es el caso de Michelle Bachelet. Negarlo no es una cuestión de ‘ignorantas’, porque esa palabra no existe, sino de ignorantes, ignorantes machistas. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Billetes
Los dueños de Chile
Antofagasta
Padres
Herejía
Armando Alba
Rally y turismo
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


19/04/2018
Nuestra guerra en Siria continúa
19/04/2018
Anticuado recurso del método
19/04/2018
Los absurdos de nuestro país
19/04/2018
Un tiro en el pie... del país
18/04/2018
La vuelta a la racionalidad salarial
18/04/2018
Se les fue la mano, compañeros


EL DEBER
 
Te puede interesar
Reymi Ferreira durante la entrevista en Que No Me Pierda | Foto: Captura de pantalla Red Uno
POLÍTICA

Reymi Ferreira: 'Me sentía como un jugador lesionado; tuve que ir a la banca'

Una fotografía del tío de
SEGURIDAD

¿Por qué al sobrino del 'Rey de la cocaína' le dicen Techo 'e Paja?

Las fotografías son expuestas en Manzana Uno. Foto Rolando Villegas
x 11
FOTOGALERÍA

Historias plasmadas en el Fotoperiodismo de la Manzana Uno

Diez
ESCÁNDALO

Soria se contradice en sus versiones

ESTADOS UNIDOS

Armstrong acepta pagar millones por fraude

El Atlético cayó por goleada ante la Real Sociedad y se complica en su pelea por el título. Foto: Reuters
ESPAÑA

Atlético cae y deja el título servido al Barza

Sociales
SOCIALES

Claudia Tórrez, la mejor bailarina del año

SOCIALES

No hay responsables por la muerte de Prince

SOCIALES

Exmodelo se libera del acuerdo de confidencialidad con Trump