PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 19/05/2019


Sobre Soza, un fiscal fugitivo

El 16 de abril de 2009, llegando a Venezuela, Evo Morales Ayma, flanqueado por Hugo Chávez y Raúl Castro, dijo entre otras cosas: “Día domingo en la Red Patria Nueva, el Canal 7, el Canal del Estado boliviano, he anunciado que tal vez tengamos días contados, yo tenía información de los mercenarios internacionales que estaban en Santa Cruz.

Lo dicho por Morales dejó las cosas en claro: el presidente asumía haber conocido de la presencia de Rózsa y su grupo; sabía quiénes eran y dónde estaban; los tenían vigilados; de manera que cabe preguntarse ¿por qué se actuó con la violencia con la que se hizo? Reitero mi afirmación inicial: el Gobierno buscaba esconder su participación en el armado de la trama.

¿Por qué Marcelo Ricardo Soza Álvarez? Porque era mediocre, porque nunca tuvo iniciativa propia, salvo para delinquir. Se lo eligió porque se lo sabía inescrupuloso y porque arrastraba tras de sí una serie de denuncias por su mal desempeño en el cargo que ejercía como fiscal del distrito de La Paz. El Gobierno había elegido perfectamente a quien darle palo y zanahoria.

Marcelo Ricardo Soza Álvarez dio la talla: él cumplía con el Gobierno y, en la medida que lo fue haciendo, las denuncias en su contra fueron desechándose. Sin embargo, al mismo tiempo, el poder miraba para otro lado cuando el canalla extorsionaba a cuanta gente quiso. Cada uno a su vez, lograba su objetivo, ya que el Gobierno amedrentaba al país y Soza se enriquecía. Repárese que el hombre no necesitó estar en el asalto al hotel Las Américas, para darlo por bien hecho; sin embargo, era imprescindible.

Hoy, ese requisito incumplido es la excusa que usa Marcelo Soza para zafar de toda responsabilidad y alegar inocencia. Mientras fue fiscal, él avaló todas y cada una de las actuaciones de ese 16 de abril. Soza fue parte de aquello y en Brasil lo denunció al Conare, asumiéndose como una víctima obligada por las circunstancias, como si no hubiera sido una pieza más en el engranaje de abusos y corrupción que denunciamos por casi 10 años.

Así que alego que nada de lo que haya dicho Soza ante el Conare de Brasil tiene validez, porque él avaló y justificó todo, aun cuando había dejado de ser fiscal (2014) y trajinaba las calles paceñas. En el libro hay muchas declaraciones de él que dejan constancia de lo que estoy diciendo.

Con lo que no contaban, ni el Gobierno ni el canalla, fue con la insistente actuación de doña Carmen Eva González en La Paz y, porqué no decirlo, con el trabajo que me impuse desde Santa Cruz, contra viento y marea, no callando, cuando muchos me decían que no le complique la vida a los procesados; a muchos les dije que mis denuncias serían claves para denunciar violaciones de Derechos Humanos, para desenmascarar la trama armada por el poder.

Todo lo que pasó en el país desde el 2009, hasta mayo del 2013 cuando el Fiscal renunció y más allá, me atrevo a decir cuando el 2014 decidió escapar a Brasil, lleva su sello. Soza fue parte de todo, incluso de lo del Hotel Las Américas, porque siempre avaló lo hecho; hay constancia de ello.

Marcelo Soza Álvarez no está libre de ninguna irregularidad y delito; sostengo que no puede beneficiarse del noble recurso del refugio político para salvarse de las responsabilidades que le tocan por haber hecho lo que hizo; por eso escribí el libro, para dejar constancia de sus acciones y actuaciones.

Para que el lector entienda el porqué del texto, no tuve nunca una discusión con él, no lo conocí personalmente; mi trabajo es eminentemente periodístico y mis denuncias obedecen a la búsqueda de verdad y justicia. Me mueve, un interés de ciudadano y periodístico; la intención de dejar un testimonio documentado para que alguien, lo presente al Conare y logre que el canalla sea enviado de vuelta al país, donde debería estar purgando la condena que se ganó.

De eso se trata este libro; de nada más.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
La democracia merece mejor trato
El blindaje de Montenegro, fotos y algo más
Sobre Soza, un fiscal fugitivo
¡Y dale con que la vaca pone huevos!
Otra vez las ‘correcciones políticas’
¿Qué culpa tiene Erdogan?
¿Qué estarás haciendo Juan E.?
Democracia en peligro
No es “normal”, es inaceptable
Pues no, Jerjes y otros no tienen razón
La costumbre de hacer lo incorrecto
¡Avisados estamos!
El gabinete ‘duro’
Tribulaciones, lamento y ocaso de la democracia
Debates insulsos y ‘palabras políticamente correctas’
Dosmildiecinueve
A mirar afuera nomás
Inmune, ¿y buscando impunidad?
Primarias y el síndrome de Ernesto Fidel
136.382 personas, ¡entendelo de una vez!
En Facebook


19/06/2019
De interpelante a interpelada
19/06/2019
Bodas de oro de la CAN
19/06/2019
Multipartidismo o bipartidismo
19/06/2019
Rectificar para avanzar
18/06/2019
Crisis tarijeña y débitos automáticos
18/06/2019
De ética y revolución


EL DEBER
 
Te puede interesar
PARA ELLAS

Alerta para ellas se suma a la campaña contra el odio

PARA ELLAS

Mujeres reconocidas con la flor de tajibo inspiran

Autora. Sobre control del apetito y mecanismos reguladores del hambre
ENTREVISTA

Silvia Quesada Giraudo: “Dieta, es una mala palabra”

Diez
Carlos Queiroz, director técnico de Colombia. Foto. AFP
COLOMBIA

Queiroz: "Es un partido de campeonato y como en el tenis es un match point"

Lionel Messi obligado a ganar al Paraguay de Derlis Gónzales. Foto: AFP
COPA AMÉRICA

Messi y Argentina obligados a reaccionar ante Paraguay

López de 31 años se desempeñaba de centrocampista. Foto: AFP
EEUU

Futbolista cubano desertó de su selección en la Copa de Oro

Sociales
Iciar Díaz con la banda
SOCIALES

Iciar Díaz se lleva dos bandas en un día

SOCIALES

Lena Headey, descontenta con la muerte de Cersei en GOT

SOCIALES

La srta. Chuquisaca se lesiona en el primer día del Miss Bolivia