PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 14/11/2017


Reflexiones sobre la intolerancia

Los seres humanos tenemos una tendencia a preferir aquello que se nos parece o nos es familiar y a rechazar lo extraño, lo diferente. La xenofobia, la homofobia, el racismo, el antisemitismo son diferentes manifestaciones de rechazo a lo que es de alguna manera diferente a nosotros. Esta tendencia, no solo se manifiesta a nivel individual, sino también en la organización política y las leyes de un país.

Las persecuciones religiosas que han plagado la historia de la humanidad son un ejemplo extremo de cómo el rechazo a lo diferente puede llegar hasta los más atroces actos. La historia de la humanidad abunda en casos de Estados cuyo fin es el de excluir,  perseguir o explotar a ciertos grupos: las teocracias, la inquisición, el apartheid, el nazismo, el comunismo ateo forman esta historia universal de la infamia.

Un axioma que deberíamos tener los seres humanos es vivir y dejar vivir. Es decir, pueden haber actitudes, características o creencias de otros con las que yo no esté de acuerdo, pero mientras no me perjudiquen o perjudiquen a otros, no tengo por qué prohibirlas. Verbigracia, la creencia religiosa es una cuestión de consciencia y no tenemos por qué prohibir cierta fe, solo por el hecho de que no es la nuestra.

La homosexualidad es otro caso en cuestión. Que dos personas del mismo sexo decidan llevar una vida en común no afecta en nada el derecho de otros a tener una relación heterosexual. Sin embargo a lo largo de la historia, al igual que con el racismo, los seres humanos han hecho cuestión de perseguir y castigar a los homosexuales.

La cultura occidental, madre de la tolerancia y los derechos humanos, ha aplacado esta tendencia. Pero incluso hoy siguen siendo discriminados por muchos Estados en su derecho a tener las mismas prerrogativas de una pareja heterosexual en cuanto a bienes, herencia, patrimonio y el reconocimiento oficial de que son una pareja que hace vida en común. Entre los argumentos que uno escucha para rechazar este derecho es que viola o pone en riesgo “lo más sagrado: la familia”, pero este argumento no tiene sustento, ya que permitir la unión homosexual no quita a nadie el derecho de tener una pareja del sexo opuesto y tener hijos si así lo desea. 

La vida en sociedad abunda en cosas que no nos gustan, en ideas que no compartimos, pero si no interfieren con nuestras vidas, deberíamos tener la sensatez de ser tolerantes y dejar que cada persona elija la forma de vida que vea conveniente. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


19/07/2018
Ley de creación de empresas sociales
19/07/2018
No y Evo ¡hasta en la sopa!
19/07/2018
Orfandad de las organizaciones políticas
19/07/2018
Asamblea contra el 21-F
18/07/2018
Los condicionamientos
18/07/2018
¿Quo vadis, Donald Trump?


EL DEBER
 
Te puede interesar
Diego Mondaca dirigió los documentales La Chirola (2008) y Ciudadela (2011)
ENTREVISTA

Mondaca desempolva la Guerra del Chaco en su nueva película

Esta es la portada de TIME para su próximo ejemplar
MUNDO

'TrumPutin', una tapa de Time que causa polémica

La Eclipse Cross combina el 4WD electrónicamente dirigido con el control antirrape activo (AYC) de Mitsubishi Motors
ECONOMÍA

La nueva vagoneta Eclipse Cross de Mitsubishi ya está en Bolivia

Diez
Da Silva, Serginho y Gaúcho en el estadio Alejandro Serrano Aguilar. Foto: Prensa Wilstermann
SUDAMERICANA

Wilstermann apuesta por sorprender a Cuenca

Los directivos de Fabol en conferencia de prensa. Foto: DIEZ
BOLIVIA

Paniagua: “Vamos a ratificar nuestra posición”

BRASIL

Neymar hace el #NeymarChallenge

Sociales
SOCIALES

Annabelle Neilson: El adiós a la musa de McQueen

SOCIALES

Ana María Campbell es la reina de los abuelitos

SOCIALES

Está muy orgullosa de su tierra colorada y de su feria