OPINIÓN



OPINIÓN | 29/12/2016


Recordando a Fidel...

Como pasó con muchas personas de mi entorno, también llegué a sentir simpatías por la Revolución Cubana y por el comandante Fidel, que con un puñado de revolucionarios logró “romper la columna vertebral de la tiranía” impuesta por Fulgencio Batista. De alguna manera acostumbraba ligar el triunfo de los fidelistas con el lema “cuando se quiere vencer, se vence”, atribuido a Óscar Únzaga de la Vega y que era como el catecismo para sus pupilos de la Falange.

Cuando aproximadamente en 1961 se inauguró una muestra fotográfica con imágenes de la revolución y sus personajes históricos, yo asistí confundido entre la muchedumbre y escuché con atención el relato de la caída del dictador y de cómo logró fugarse por la puerta trasera con sus amigos gringos con los cuales despedía el año viejo, el último de su dictadura cipaya y corrupta. Fue tal la euforia desatada por la revolución, que la tienda del ‘colla’ Claros, ubicada en la esquina de las calles España y Florida que aún existe en el lugar, hizo su agosto vendiendo recuerdos con las efigies de Fidel y el Che, sobre todo con la venta de las réplicas idénticas de las gorras verde olivo usadas por los guerrilleros barbudos de Sierra Maestra, que el 8 de enero de 1959 entraron en La Habana a paso de vencedores.

Como la moda no incomoda, yo también adquirí la mía, y andaba con ella puesta por todas partes imaginándome cosas, incluso la llevé conmigo a Río de Janeiro, adonde viajé en busca de una ‘vaga’ (beca) para estudiar, y notaba que los cariocas detenían el paso para mirar la emblemática gorra verde olivo que entonces representaba cierto peligro debido al momento político por el que atravesaba Brasil, previo a la caída de Joao Goulart y el ascenso del militarismo en 1964.
Pero no me pasó nada, excepto que perdí la posesión de mi gorra porque mi amigo ‘Picolín’ Ribera, que gustaba de ella, la hizo desaparecer aprovechando mi apuro por abordar el taxi que me llevaría a la Estación para agarrar el tren que me traería de vuelta a Santa Cruz, con las manos vacías, puesto que no pude conseguir la bendita vaga. Ya en el taxi, y cuando este se puso en marcha, Picolín sacó la gorra de donde la tenía escondida y con ella me hizo el saludo de despedida, con la mano en la visera.

Quedé conforme con la transferencia porque lo sabía otro simpatizante de la revolución, por cuanto su padre, el Dr. Pedro Ribera Méndez, había sido cofundador del MNR cruceño y uno de los que metió bala durante la guerra civil de 1949 luchando por el cambio social. Cierto, Fidel ha muerto y sin posibilidades de resurrección, y esa fue una buena noticia para los disidentes de Miami, que el día del duelo se pusieron a bailar frenéticamente como si fuera el 4 de julio. Pero pasada la resaca, caerán en la cuenta de que la rueda de la historia no da marcha atrás, y me parece que Cuba tampoco 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Tras la rendija
... Cara a cara
Vestir dignamente
Sobrevivir al trauma
Poder y sectas
Santa Cruz y los bloqueos
La Policía que nos protege
Renuncia el portavoz de la Casa Blanca tras discordia con Trump
Seis visiones de la actual creación literaria en Bolivia
Una mosca y unos vampiros cantan con Fabio
La Alcaldía se desdice y levanta trabas a mercado
Harazim y Caparrós obtienen galardón
Se mantiene plan de traslado gremial a los mercados municipales
Sandy: “Hicimos música que no dañó a la juventud”
Comisión mixta analiza el conflicto de límites entre la capital y Cotoca
Bloqueos traban movimiento de carga por $us 11 millones
El rector de la UMSA choca con el MAS por el rol de académicos
Allanan la casa del ex asesor preso en Brasil en busca de sus bienes
Parlamento venezolano nombra Corte Suprema paralela a la de Maduro
Pensó que era un saqueo y entró a robar, pero filmaban una película
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


22/07/2017
Vestir dignamente
22/07/2017
Sobrevivir al trauma
22/07/2017
Poder y sectas
22/07/2017
La Policía que nos protege
21/07/2017
Enredados
21/07/2017
¡Volviendo a clases!


EL DEBER
 
Te puede interesar

Tras la rendija

Calatayud, Urquiola, Zelaya, Antezana y Gutiérrez fueron protagonistas del foro
CULTURA

Seis visiones de la actual creación literaria en Bolivia

Casi a medianoche La Mosca inició su show al son de “Yo te quiero dar...”
ESCENAS

Una mosca y unos vampiros cantan con Fabio

Diez

La tapa de hoy

POLÉMICA

Guabirá contrademanda a Saucedo

BOLIVIANO

Mirá el espectacular vuelque de Gutiérrez

Sociales
SOCIALES

Usher indemniza a su ex por contagiarle enfermedad

SOCIALES

Andrea Forfori debuta en las tablas

SOCIALES

|Video| Dos artistas de lujo visitaron EL DEBER