OPINIÓN



| 19/12/2016


Proyecto separatista

Dirigentes que dicen representar a productores agrícolas y mineros han hecho saber que se proponen desconocer la decisión formal, legal e inapelable de los bolivianos de no autorizar a Evo Morales a presentarse en las elecciones de 2019. El referéndum del 21 de febrero fue contundente: dio al No una ventaja que no se sabe exactamente si fue de 16 puntos porcentuales o de 17 sobre el Sí. Incluso si hubiera sido de solamente dos puntos, como sugieren los funcionarios del Gobierno a cargo del truculento conteo final, el fallo fue definitivo, según reza la Constitución.

Es cierto, los gobernantes aliados de países vecinos están ahora en desgracia, a punto de ir a la cárcel. Pero ese es un riesgo que corren los gobernantes que no han tenido cuidado en sus gestiones y, sobre todo, si han sido corruptos, en persona o a través de terceros. Eso puede justificar el nerviosismo del actual presidente. Ver a Lula da Silva procesado o ver a Cristina de Kirchner en las puertas de la cárcel, ambos por corruptos, debe ser algo que pone nervioso a cualquiera que no haya sido cuidadoso durante su gestión.

Para evitar la justicia, se puede pergeñar un plan de permanencia indefinida en el gobierno, como parece que es la idea del actual Gobierno. Pero esa no es una solución duradera, porque la rendición de cuentas deberá llegar en algún momento. El problema es que las cuentas son muy abultadas. Explicar en qué se invirtieron 180.000 millones de dólares debe resultar farragoso, sobre todo si no cuentas con contadores profesionales, ya que los ministros del área económica que tienes no sirven, porque fueron cómplices.

¿Qué hacer? Si ni siquiera puedes recuperar los 615 millones de dólares del Fondo Indígena, ¿cómo vas a hacer para explicar lo de los 180.000 millones? Eso te da dolores de cabeza, seguramente. Y entonces piensas en romperlo todo, en desear un cataclismo, un tsunami que tenga libre tránsito por Chile y que no deje muñeco con cabeza en Bolivia. Otra idea podría ser plantear el separatismo. Hay una Bolivia que no reconoce el resultado del 21-F y que para revertirlo está dispuesta incluso a dividir el país, a romperlo por dentro, en una implosión política. No es una buena idea







e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Pecados de frontera
Pecados de frontera
Los honoris causa
YPFB: nuevo error
Solución para Bulo Bulo
Gas, ¿para los bolivianos?
Mensajes para Maduro
Bulo Bulo, en la nevera
Los puertos sin país
El juego del gas
El futuro del socialismo
Peligrosa especulación
Apuntes sin censura
Nuestra autocensura
Ahora, la vergüenza
Hermanos de sangre
El Estado se rinde
El valor del dólar
Liberar a Venezuela
El cocaducto tarijeño
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


28/06/2017
Nueva crisis en la OEA
28/06/2017
¿Renunciamos a la escala vecinal?
28/06/2017
¡Ni te imaginás!
28/06/2017
Las fragancias de ayer, los olores nauseabundos de hoy
27/06/2017
CPSC: tercer aporte cívico a la democracia
27/06/2017
Energías renovables


EL DEBER
 
Te puede interesar
Rodeada de efectivos militares se encuentra el edificio de la cooperativa de electrificación
BOLIVIA

Intervienen cooperativa de luz en Guayaramerín

00:01:23
MUNDO

Maduro: "Lo que no se pudo con los votos lo haríamos con las armas"

BOLIVIA

Mira el tráiler de 'Jungle', cinta inspirada en Bolivia

Diez
Viscarra debe decidir su futuro futbolístico. Foto: Rolando Villegas
LIGA

Oriente pide a ‘Billy’ que se quede

Rocabado (centro) dijo que había aceptado acompañar a Salinas. Foto: Fuad Landívar
FÚTBOL

ACF solicitará suspensión de elecciones en la FBF

PROTESTA

Madre de ‘Guti’ denuncia exclusión

Sociales
Anabel Angus

Finge lesión para no participar en el Contra 7

SOCIALES

Eliana Villegas busca una corona

SOCIALES

Protagonista de Lazy Town, en la fase final del cáncer