OPINIÓN



| 15/05/2017


Perlas de la libertad de prensa

En la segunda semana de febrero, cuando la administración de Donald Trump aún se instalaba, The Washington Post y The New York Times trajeron la primicia sobre los vínculos extranjeros de un asesor de la Casa Blanca en seguridad nacional. En pocos días, el general (r) Michael Flynn era alejado de uno de los cargos más influyentes del mundo, en un sismo cuyos remezones demolieron el miércoles el mandato del director del FBI, James Comey, y elevaron la adrenalina en la política estadounidense como pocas veces en su historia.

Es raro que un alto funcionario de la inteligencia o, mejor, del espionaje, sea relevado de modo tan sumario y que la noticia le llegue por un ayudante que le dijo que las pantallas a su espalda, en el salón donde dictaba una conferencia, anunciaban un hecho real y no una broma como creía: Trump lo había destituido. 

Solo días antes, el mandatario había elogiado al funcionario, en un zigzag de opiniones desconcertantes en las que Comey pasaba de repente de héroe a villano, y viceversa, de “persona maravillosa” a ineficiente. Al despedirlo, el mandatario dijo que no hacía buen trabajo y que el FBI le había perdido confianza. Para su desazón, el director encargado tras la destitución encomió el trabajo del destituido y ante un subcomité que lo examinaba aseguró que la institución nunca le perdió confianza. Algo más grave parecía rodear el despido. El FBI investigaba, bajo el funcionario despedido, a qué grado habría llegado la supuesta interferencia informática rusa en las elecciones del año pasado en detrimento de Hillary Clinton y en favor de Trump.

Antes que Comey, la procuradora general encargada, Sally Yakes, había tropezado con el mandatario al decidir que los fiscales a su cargo no apoyarían la orden genérica de bloquear el ingreso de ciudadanos de países musulmanes a EEUU porque era ilegal. Más tarde había tratado de llegar a Trump para exponerle el peligro de la presencia en su círculo más estrecho de una persona con fuertes vínculos con Rusia que, además, había trabajado para el Gobierno turco. Le iba a hablar de Flynn. Fue un esfuerzo suicida pues acabó dimitida. Al igual que Comey, Yakes supo de su despido de modo indirecto: por los medios.

Todavía en desarrollo, estos episodios han llegado al público con gran detalle gracias a los medios informativos estadounidenses, que estos meses evidencian su valor en sociedades modernas y abiertas, donde son considerados expresión de un derecho primario. Para los demócratas, la tarea investigativa rigurosa y profesional de los medios es el mejor antídoto contra autocracias, dictaduras y cualquier sistema de naturaleza prorroguista. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Reveses
Enredo americano
La hora del conejo
La guerrilla inmolada del gral. Gary Prado
Diarios en tiempos de mordaza
Doblan las campanas
Trampolines
La fiscal de allá y los fiscales de acá
Caída libre
¿Publicar mentiras de un presidente?
¿Publicar mentiras de un presidente?
Vueltas de la vida
Vueltas de la vida
Crece la marea
Coletazos de la Guerra Fría
Perlas de la libertad de prensa
Los cien días
Epopeya venezolana
Tiempos de cambio
Enemigos del pueblo
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


17/10/2017
Consulta urgente sobre la interpretación del Art. 23 de la CIDH
17/10/2017
Las ciudades intermedias en la revolución urbana de Bolivia
17/10/2017
Santa Cruz, ¿ciudad gremialista?
16/10/2017
Recordando a mi brigadier
16/10/2017
Don Hernán, el olvidado
16/10/2017
1917: la URSS


EL DEBER
 
Te puede interesar
BOLIVIA

Diputados aprueban artículo sobre Mala Práctica

Un camión en la ruta hacia Chulumani (Foto referencial: Youtube)
BOLIVIA

Tres personas pierden la vida en un accidente en los Yungas

Jolene Jones antes del cambio que dio en su vida (Instagram)
TENDENCIAS

Así cambió su cuerpo después del fisiculturismo

Diez
El volante verdolaga puede ser parte del onceno titular ante Bolívar. Foto: Archivo
FÚTBOL

Villarroel tiene luz verde en Oriente

Pizarro jugará su primer partido como titular en este campeonato. Foto: Archivo
FÚTBOL

Pizarro, una de las armas en Guabirá

Arce (izq.) y Raldes estarán en el onceno titular de la academia paceña. Foto: Archivo
FÚTBOL

Arce y Raldes, garantizados en Bolívar

Sociales
SOCIALES

Participante de Juga2, rumbo a certamen de belleza internacional

SOCIALES

La Fábrica de Estrellas: Vania estrena videoclip

SOCIALES

Oriana Arredondo vuelve a las tablas