PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 25/05/2017


‘Peguismo’ y rentismo endémicos

Hace unos días, Fernando Molina se refería a la ‘empleomanía’ como un fenómeno tanto o más antiguo que la República, caracterizado por la apetencia descontrolada de cargos públicos (Página Siete, 13.05.17). Fue provocador al afirmar que el intercambio político y distribución del ‘stock’ de pegas constituirá uno de los resortes clave de la política nacional y causa de la debilidad y baja calidad de las instituciones públicas. 

Temo que semejante afirmación no sea equivocada. En 2015 un estudio sobre la nueva burocracia plurinacional, liderado por la académica Ximena Soruco (Nueva Sociedad, 258), estableció que, entre 2001 y 2013, la burocracia creció un 676%, a razón del 56% anual. Se destacaba el peso del sindicato y de la organización social para definir el acceso y reclutamiento de servidores públicos, siendo un rasgo preocupante la alta rotación y corta permanencia. Concluía que, con el cambio de élites, se había democratizado el acceso al servicio público y la movilidad social intergeneracional impulsada vía burocrática.

El dato más revelador era el relativo a instituciones descentralizadas y empresas públicas cuyo personal se habría incrementado de 5.500 a 193.000. Un stock de cargos públicos distribuidos ciertamente abultado. Confieso haber vivido las tensiones políticas, personales y humanas que alimentan, entre drama y viveza criolla, esta práctica endémica de la política nacional. Cuando una organización política accede a algún espacio de conducción institucional del Estado, la tarea de ‘copar’ y distribuir los cargos públicos disponibles a la militancia quita el sueño y energía; es ineludible pudiendo ser muy ingrata. Es el momento de la pérdida de la inocencia. La máxima aspiración familiar: lograr el ingreso de un hijo a la academia de policías; otro, al colegio militar y un tercero, al magisterio. La meritocracia y las capacidades mínimas requeridas para acceder a un cargo se subordinan a un mal entendido concepto de lealtad política y a dinamizar circuitos de favores recíprocos. Las pegas se convierten en pegamento que cohesiona o en motivo de rupturas y disidencias memorables. 

Esta reflexión me nace cuando comienza la discusión sobre una nueva ley de organizaciones políticas y otras normas colaterales en el país. No es fácil recuperar la confianza ciudadana, como tampoco imaginar mecanismos normativos viables y efectivos para ir desmontando la atávica cultura rentista y clientelar de la política boliviana. En ese marco, tratar la cuestión del ‘peguismo’ es relevante y pertinente. Pese a su popularidad, reconocerlo como problema sería el primer paso. Enfrentarlo, sería un logro. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
No y Evo ¡hasta en la sopa!
Más allá de la simulación
Del Evo, su fondo intocable
Corrupción y democracia en declive
Evo, de ignorancia y fobias personales
Evo: ¡Sálvense como puedan!
Un diccionario singular
Autocracia centralista
¿Clase media decadente?
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


22/07/2018
¿Puede la economía mundial sobrevivir sin EEUU?
22/07/2018
Alguien debe explicar esto
22/07/2018
Sinvergüenzuras impunes y peligrosas
22/07/2018
Dos conflictos resueltos y uno en potencia
22/07/2018
Trump y Putin, un solo corazón
21/07/2018
Diplomacia al garete


EL DEBER
 
Te puede interesar
Su ejemplo servirá para que otros opten por dejar la calle y busquen su oportunidad en otras actividades. (Foto: Rolando Villegas)
SANTA CRUZ

‘Toñi’ deja los canales para ‘gambetear’ a la clefa

En nuestro país, un implante Cochlear puede superar los 18.000 dólares según informa la Fundación OIR. (Foto: Liberal)
SOCIEDAD

Harán taller para mejorar terapias de rehabilitación auditivas

Para los artistas plásticos, los eventos de arte sensibilizan a la población en su conjunto
ESCENAS

Santa Cruz de la Sierra tiene menos recursos para cultura

Diez
Arias saliendo de la cancha tras ser expulsado. Foto: Hernán Virgo
BOLÍVAR

Desastroso debut de Arias en el Clausura

Imagen del entrenamiento del equipo que comanda Wálter Botto. Foto: El Potosí
BOLIVIA

Insólito: Real Potosí tiene dos oncenos para medirse a la ‘U’

Imagen de una de las jugadas del partido. Foto: AFP
AMISTOSO

El Bayern Múnich gana a un París SG liderado por Buffon

Sociales
Le fue mal

Roberto Palazuelos ofende a sus seguidores al no soportar la crítica

Este es uno de los grupos de indios que llegaron a la isla
Lo último

¡Oh, no! Unos indios juguetones y sensuales invaden República Dominicana

El míster Bolivia 2018, Cristian Rojo, de paseo por las calles de Santo Domingo. Muchos dominicanos se acercaron para pedirle una selfi. Es cruceño, tiene 26 años y mide 1.90
Concurso

¡Derretite con ellos!