OPINIÓN



| 25/06/2017


Pecados de frontera

El contrabando nació cuando se inventaron las fronteras. Y seguirá mientras ellas existan. Un libro de Peter Andreas (Smuggler nation) retrata esta situación. Lo que pasó con los nueve bolivianos detenidos en Chile, aparte de los alcances político-electorales que tuvo en cada lado de la frontera, mostró que el contrabando es poderoso. También nueve camiones chilenos cargados de mercadería estaban estacionados junto a la desértica frontera. Sus conductores no fueron a tomar el aire de la cordillera, precisamente. Estaban esperando a los compradores bolivianos.

Sospecho que el episodio de la detención de los nueve bolivianos fue un caso de ‘volteo’, algo que es común en todas las fronteras del país. Que los bolivianos pagaron por la mercadería, probablemente en la moneda de uso corriente en estos casos, droga, y los vendedores chilenos denunciaron a su Policía, seguros de que los compradores no podían atreverse a decir que pagaron. Al cabo de todo el episodio, los contrabandistas chilenos quedaron con la mercadería, que quizá la volvieron a vender en otro punto de la frontera. Varias semanas después, la justicia chilena, que se percató del detalle de la culpabilidad de los contrabandistas de su país, inició un proceso a algunos de ellos, solo para cubrir apariencias.

De este lado la cosa fue un festín político. Algunas escenas patéticas matizaron el caso, como el ‘descubrimiento’ que hizo el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, de que existen ‘trancas’ ilegales en territorio boliviano. Es probable que desde que hizo aquella ingenua ‘denuncia’ se haya enterado de que todo eso forma parte de un amplio aparato de ‘administración de lo ilegal’ que se da en el país. Todo lo que entra y sale tributa a esta ‘administración’ paralela. Se calcula que cada auto chuto paga 800 dólares (200 por ‘tranca’) a este sistema de cobranzas, que tiene una organización piramidal. No hay tarifas conocidas para productos de exportación, de todos ellos sin excepción, pero se sospecha que las hay. La ‘economía canalla’, dice Loretta Napoleoni, se anida en todos los resquicios que los Estados no pueden controlar. Y a veces esa economía está ligada a los que administran los Estados. O forma parte del ‘blindaje’ de la economía formal, a través de un secreto sistema de vasos comunicantes. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Una nueva etapa
Una nueva etapa
Populistas impopulares
Nuestros aliados
Nuestras milicias
Un elefante líquido
A 500 metros
Filigranas de gas
Filigranas de gas
Libertad de empresa
A contar los muertos
Un elefante líquido
Desenlaces previsibles
Los chilenos no entienden
Las dudas de Brasil
Las dudas de Brasil
Importar noticias
Nacionalizar la corrupción
¿Qué hacer sin Arce Catacora?
Pecados de frontera
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


21/08/2017
Quiero escribir, pero me sale espuma
21/08/2017
Una nueva etapa
21/08/2017
Llorar por Barcelona
21/08/2017
Poesía amazónica contemporánea
20/08/2017
La ciudad martirizada
20/08/2017
70 años de partición en la India eximperial


EL DEBER
 
Te puede interesar
00:09:25
TENDENCIAS

¿Qué harías si ves a una mujer siendo acosada?

CULTURA

Cuando sacarse una selfie se convierte en arte

El atentado en Barcelona dejó 15 muertos y una centena de heridos
MUNDO

Identifican a los 15 muertos en ataques en Cataluña

Diez
CLAUSURA

Mirá los goles del empate en el Tahuichi

Mayweather y McGregor están calentando el ambiente para su pelea del 26 agosto. Foto: Internet
BOXEO

McGregor será multado si golpea ilegalmente

El estadio  donde Destroyers espera jugar sus partidos de local. Foto: Jorge Gutiérrez
FÚTBOL

Destroyers tendrá un moderno estadio

Sociales
SOCIALES

Margot Robbie... ¡otra víctima de los hackers!

SOCIALES

El Miss Warnes tendrá un tinte solidario

SOCIALES

Hijo de Juan Gabriel ¿tras los pasos de su padre?