OPINIÓN



| 15/09/2017


Nostalgias musicales

La investigación para una publicación me llevó a descubrir un tema que siempre me pareció mágico: la música como evocadora de recuerdos. Estudios del cerebro han comprobado que cuanto más importante es la nostalgia rememorada, se produce una mayor actividad cerebral. La zona dorsal del córtex prefrontal medial conecta melodías y memorias. Así que, si a alguien se le ha puesto la piel de gallina al escuchar una pieza musical o le han saltado las lágrimas por la letra de una canción es porque los acordes de esa melodía desatan una cascada de pensamientos y emociones que lo pueden transportar a revivir un momento del pasado.

Al parecer, cada periodo de nuestra vida tendría su propia banda sonora. Un bebé en el vientre escucha el latido del corazón y la voz de su madre como una pista rítmica que lo acompaña por nueve meses. Los ruedos infantiles y las canciones de la niñez escolar son el sonido de nuestros primeros años. La agitada adolescencia o la rebelde juventud tienen también su sello musical particular para cada generación. La serena adultez está marcada por estímulos sonoros que dejan surcos y huellas de recuerdos. Hay interesantes experiencias de musicoterapia para mejorar la atención y memoria en pacientes que padecen alzhéimer.

Incluso las épocas y ciclos históricos de un país pueden resumirse en los sones de algunas tonadas. Los recurrentes y violentos golpes de Estado del siglo pasado en Bolivia tenían sus marchas, que se escuchaban en cadena nacional hasta que la junta militar de turno terminaba de tomar posesión del poder. Los partidos políticos, que se gestan a partir de la Revolución Nacional y de la recuperación democrática posterior, tenían sus canciones representativas. La cueca La caraqueña, compuesta en el exilio, era emblemática para quienes estaban lejos y añoraban volver, y se convirtió en un himno de la democracia a conquistar. Falta saber cómo se recordará musicalmente el periodo que estamos ahora viviendo, y que solo la distancia y el tiempo lo podrán descifrar.

A nivel personal, la música y los olores, son los únicos y sublimes evocadores y estímulos de recuerdos de mi terrible memoria. Compases que me suenan familiares, al relacionarlos con determinados acontecimientos de mi vida, me provocan respuestas emotivas conmovedoras que me permiten contradecir la sentencia del maestro Sabina: “No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió”. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
52 semanas después
Nostalgias musicales
Los caminos del narcotráfico
Desde suelo ajeno
Empoderar al ciudadano
“Entra con franqueza...”
Inteligencia artificial
Charlas de peluquero
La talla de un gigante
Enredados
¿Refundar o refundirnos?
Tan cerca y tan lejos
El dueño de la pelota
Por qué fracasan los países
De cotiojo al vecino
Ola ke ase
Libros de papel
De qué hablo cuando hablo de Murakami
Descubriendo ilustradores
Pajpaco
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


22/09/2017
52 semanas después
22/09/2017
Sobre las víctimas de delitos violentos
22/09/2017
El magisterio de Roa Bastos
22/09/2017
El PNUD y el traidor
21/09/2017
La Policía no acudirá más
21/09/2017
Atrocidades económicas


EL DEBER
 
Te puede interesar
EXPOCRUZ 2017
La mujer ingresó feliz al predio ferial junto a su pequeña hija. Foto: Fuad Landívar
SANTA CRUZ

Joven madre fue la primera en ingresar a la Expocruz

EXPOCRUZ 2017
El presidente Evo Morales en el acto de inauguración de la feria
ECONOMÍA

Evo destaca crecimiento en inicio de la feria

EXPOCRUZ 2017
ACTO

Seguridad jurídica fue el pedido de privados a Evo

Diez
Gerardo Yecerotte espera ser aporte en Real Potosí ante San José. Foto. APG
FÚTBOL

Real Potosí con Yecerotte desde el inicio

Escobar y Ferreira, dos goleadores de los clásico paceños. Foto. Internet
LIGA

Escobar y Ferreira, en un duelo aparte

FÚTBOL

Campos confirmó a Joselito Vaca

Sociales
SOCIALES

Mira los bombones de Expocruz 2017

SOCIALES

Amiga de Selena Gómez muestra su cicatriz 

SOCIALES

Así entrena Maisie Williams para ser Arya Stark