OPINIÓN



OPINIÓN | 23/12/2016


Noche de paz

Noche de paz, noche de amor es el clásico villancico navideño de origen alemán, escrito por los sacerdotes austriacos Joseph Mohr (letra) y Franz Xaver Gruber (melodía). Según la web de la Corporación Británica de Radiodifusión (BBC), sus versos nacieron hace 200 años en un pueblo de Austria (Salzburgo).

Esta canción fue traducida a aproximadamente más de 300 idiomas en todo el mundo y, sin duda alguna, es uno de los villancicos más tradicionales y característicos de la época navideña, pues tanto su melodía como la letra transmiten un mensaje reflexivo acorde con la solemnidad que conmemoran. El sentido de su letra apunta a que el mundo detiene su ritmo frenético para rendir reverencia a la llegada del hijo de Dios. El silencio, sinónimo de respeto, resguarda al niño Jesús cobijado por una brillante estrella que esparce su luz, siendo testigos de aquel cuadro unos pastores que, al tomar conocimiento del nacimiento, velan, junto a María y a José, la presencia del hijo de Dios.

Para muchos, Navidad es una época frenética, pues erróneamente priorizan el intercambio de regalos y se someten al ritmo que imponga la mercadotecnia, corriendo de un lado a otro en busca de la última tecnología o la última mercadería para así contar con los mejores objetos. Aun si pudieran adquirir todos los artículos costosos del mundo, estos nunca serían suficientes, pues bien sabemos que estos tienen un valor perecedero y que, más pronto que tarde, saldrá un nuevo modelo que desbancará lo adquirido.

Frente a todo este barullo comercial olvidamos que el verdadero sentido de esta fecha es preservar la humildad, la sencillez, volver a la esencia misma del ser humano en el nacimiento de un niño que predicó el amor al prójimo. La noche del 24, antes de abrir tus regalos, te invito a que expresés un sentimiento sincero a quien esté a tu lado, pues solo Dios sabe si esa oportunidad se repetirá. Que nuestro mejor regalo sea abrazar, agradecer y valorar a nuestra familia, que las lágrimas sean de alegría y que la noche tome nota del recuerdo de los buenos momentos de aquellos seres queridos ausentes. Es tiempo de reconciliación, de perdonar y pedir perdón. Vivamos juntos una noche de paz y amor regocijándonos por el nacimiento del Redentor 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Noche de paz
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


25/04/2017
Robo legalizado
25/04/2017
Ausencia del bien
25/04/2017
Experimento fallido
24/04/2017
Si yo pudiera debatir con el vicepresidente
24/04/2017
Un personaje de literatura
24/04/2017
Precariedad del trabajo en Bolivia


EL DEBER
 
Te puede interesar

Ausencia del bien

... cara a cara

Francia, entre dos modelos

Diez
LIGA

Miguel Hurtado es baja en Blooming para el clásico

ESPAÑA

Ramos y Piqué enfrentados dentro y fuera de la cancha

LIGA

Sport Boys paró por falta de pago de la dirigencia

Sociales
SOCIALES

Se disculpa por sus opiniones sobre candidatas a Miss Cochabamba

SOCIALES

Julia Roberts se emociona al conocer a Cristiano Ronaldo

SOCIALES

¡Atención chicas! Zac Efron busca una esposa