OPINIÓN



| Hace 6 días


Matones, populistas y odiadores

¿Sabe cómo avanzan los tentáculos sanguinarios de la mafia  según el majestuoso estudio del politólogo Diego Gambetta, La mafia siciliana, el negocio de la protección? La respuesta es única: a partir de la extorsión/protección: “A ver caserita, ¿vendes chorizo, no?; “sí, case”; “¿y tienes hartas caseritas a tu lado que igual venden, no?”; “Sí case, cinco somos”. “Mirá, te hago un arreglo, yo me las limpio a tus cuatro coleguitas competidoras, y si antes vendías 20 choripanes ahora vas a vender 100, me das la mitad de la ganancia y yo me encargo de que ninguna se atreva a volver, ¿ya?”. 

A esta situación denomino matonaje político, que no es sino el negocio de la extorsión/protección. ¿Por qué lo traigo a colación? Porque este fenómeno se repite en nuestra realidad y creo que define un componente del problema médico. El Gobierno del MAS no actúa basado en la ley sino en un vínculo personalizado al estilo siciliano: “Te hago ascender de general, pero reprimes, si te pido”. “Periodista, te doy la mayor porción de la publicidad, pero hablas bien de mi todo el día”. “Empresario, te dejo lucrar pero no hagas política”. “Juez, perseguí y encarcelá a opositores y así te hago ascender a magistrado del Tribunal Constitucional, pero fallas a favor mío, ¿meta?”, y así sucesivamente en una dinámica perversa de extorsión/protección. 

Creo que el énfasis en lo que se llama negligencia médica tiene ese tenor: si algún médico osa oponerse a que, por ejemplo, se manejen los millones de dólares de la Caja Nacional de Salud, ya verán como aparecen súbitamente 2 o 15 casos de negligencia en su haber.

¿O pensaba algún buen cristiano que el asunto estaba centrado en mejorar la salud? Este Gobierno carece de liquidez. Gran cosa manejar cuantiosos recursos; de 2006 a la fecha, la Caja administró aproximadamente $us 4.000 millones y en la siguiente década administrará más del doble. Mejor cerciorarse, no vaya a ser que algún doctorcito nos joda. Primer fenómeno visible: matonaje político.

¿Sabe cómo una rosca encaramada en el poder resuelve los problemas sin resolverlos pero haciendo creer que es un Gobierno enérgico que atiende las necesidades de la gente? ¿Cómo lo hace el MAS?, sancionando a quien se comporta en forma racista, encarcelando a quien pega a su mujer o al médico que sea negligente. En ningún caso se resuelve el problema de fondo: igualito hay 22 pueblos indígenas en peligro de extinción, más de 2 millones de mujeres son jefas de hogar con salarios por debajo del promedio nacional y la inversión per cápita de salud en Bolivia sigue siendo la más baja del continente (el promedio es de $us 750 per cápita y en el país es de 250$). 

Ergo: lo que hace el Gobierno, como bien lo analiza Fernando Neri en Ideas del 7 de enero, es dejar las contradicciones intactas (étnicas, de género y/o de clase) aunque metiendo simultáneamente a una tropa de infelices al calabozo con gran espectáculo mediático. No es que no lo merezcan (necesariamente), pero lo cierto es que ahí se quedan para algarabía de más de un mortal. Segundo fenómeno visible: populismo punitivo. No es nuevo. Ya en la cumbre de justicia se dio este desenlace previsible: “Recomendamos que los violadores tengan cadena perpetua”, pero ninguna propuesta para reducir los feminicidios. 

Y, ¿sabe ¡cómo se gana electorado cuando ya no hay ideas? Pues apelando, como lo dice la teoría más básica sobre el comportamiento electoral, a los sentimientos gregarios más primitivos, siempre aderezados del emotivo. “Nosotros vs. ustedes”. Ya lo vimos al vicepresidente maltratando la reivindicación médica con la siguiente aseveración: “Es un problema de casta, son clases medias decadentes, es un problema de apellidos, los médicos privilegiados quieren seguir aprovechándose”. Nuevamente la dicotomía básica: ricos vs. pobres o decadentes vs. progresistas, capaz de congregar a una multitud en torno al odio, con la yapita demagógica: “…qué falta de sensibilidad de los médicos, hay tanta gente enferma, ¿qué les pasa?”. 

¿Qué genera ello en ciertos sectores sociales? Rabia ante los desaprensivos médicos y, consecuentemente, ganas de votar por el paladín de la justicia, el único con la capacidad para ajusticiar a estos platudos: Evo Morales. Tercer fenómeno: electoralismo del odio.    
El problema médico y su demanda, apuntando a que se abrogue el proyecto de Código Penal, desentraña, como se ve, las miserias de un modelo político de matonaje, populismo punitivo y electoralismo del odio. No es poco. Y, sobre todo, no es bueno.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Waldo Albarracín, rector de la UMSA
Golpe para Trump: Cierre parcial de gobierno de Estados Unidos
Y ahora, ¿dónde será la boda de Alberto y Marilín?
Carlotto: 'EEUU quiere pisar Latinoamérica otra vez'
Papa exhorta en Perú a luchar contra la corrupción
Escándalos y polarización marcan primer año de Trump
¿Por qué Putin se baña en aguas casi congeladas?
Protestas apuntan al 22 de enero y se alista marcha a favor de Evo
La fiesta de nominados da el inicio a los premios Goya
Carreteras transitables y buen clima para el 'finde'
Averno seduce al público, logra 10.000 taquillas
Cuatro carteras copan el 70% de recursos para 20 ministerios
Los cuerpos de Carla y Jesús serán sepultados en La Paz
Paro de trabajadores de salud prolonga la espera de enfermos por atención
Las inscripciones para la PSA siguen hasta el viernes
Buena Vista se declara en situación de desastre
La tapa de hoy
Viajes con propósito: alimento para el alma
Aún estamos a tiempo
Sistemas electorales y vida política
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


20/01/2018
Aún estamos a tiempo
20/01/2018
Viajes con propósito: alimento para el alma
20/01/2018
Las razones de tres consignas nacionales
20/01/2018
Sistemas electorales y vida política
19/01/2018
El discurso del odio
19/01/2018
Lo que no nos cuentan


EL DEBER
 
Te puede interesar
El mandatario estadounidense cumple este sábado su primer año en Gobierno
MUNDO

Golpe para Trump: Cierre parcial de gobierno de Estados Unidos

Carlotto recibió a EL DEBER en Buenos Aires
ENTREVISTA

Carlotto: 'EEUU quiere pisar Latinoamérica otra vez'

ESPECIAL

Escándalos y polarización marcan primer año de Trump

Diez
FÚTBOL

El ‘Tanque’ se calentó con los hinchas

Marco Bulacia es el mejor piloto boliviano en el Dakar 2018 en coches. Foto. Jorge Gutiérrez
RALLY

Bulacia está a un acelerón de hacer historia

Meza irá de titular en la delantera de Oriente. El venezolano se recuperó de una lesión y fue tomado en cuenta por el DT. Foto: Jorge Uechi
FÚTBOL

Meza comandará el ataque en Oriente

Sociales
Foto: Marco Velasco
SOCIALES

Hoy eligen a la reina del Carnaval chapaco

SOCIALES

Andrea Forfori, entre la arquitectura y la TV

SOCIALES

¿Tinelli irá a la boda de Alberto y Marilín?