PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



OPINIÓN | 30/12/2016


Malditos sean los tibios

Mi amiga Gabriela Cañas me mandó hace unos días un vídeo escalofriante que circula por Internet. Una cámara oculta colocada en un ascensor sueco permite observar las reacciones de la gente ante una escena de violencia de género. Un joven grandulón maltrata verbal y físicamente a una muchacha: la arrincona e insulta con las palabras más soeces, la zarandea, le tira del pelo, grita que la va a matar.

La víctima gimotea y pide ayuda. Mientras esto sucede, vamos viendo a diversas personas que comparten el ascensor con ellos. Se ponen de espaldas, no dicen ni palabra, salen corriendo. Son hombres y mujeres, solos o en parejas. Una señora mayor tiene la desfachatez de protestar diciendo: “Eh, que no están solos, esperen a que me vaya”, como si el único derecho que estuviera conculcando el energúmeno fuera el de fastidiarle su tranquilidad. Es un vídeo increíble, aterrador. Al fin, una mujer de unos treinta y tantos años se enfrenta al maltratador y le dice: “Si la vuelves a tocar llamo a la policía”. Subieron 53 personas en ese ascensor y sólo reaccionó ella.


Los países nórdicos tienen las tasas de violencia de género más altas de Europa. Suecia, en concreto, duplica el porcentaje de casos que hay en España. Algunos pretenden justificar estas cifras elevadísimas diciendo que allí denuncian más, pero no me lo creo en absoluto.

En primer lugar, porque estamos hablando de víctimas mortales. Pero además me parece que influye el nivel de alcoholismo y el hecho de que son los países en donde se está destruyendo de forma más acelerada el sistema machista, y eso siempre crea una herida social y una respuesta feroz por parte del sector más brutal de los varones, de un puñado de sicópatas que se sienten súbitamente desplazados.


Pero no es de la violencia de género de lo que quería hablar, sino de los tibios de corazón, de los indiferentes y de los cobardes. Y me refiero a una cobardía estructural, no al miedo insuperable.

Por ejemplo, yo, que soy verdaderamente una gallina ante los riesgos físicos, sé que me las hubiera apañado en el ascensor para hacer algo. Como estoy segura de que me hubiera amedrentado enfrentarme a ese tiarrón en el encierro de la caja de acero, hubiera esperado hasta llegar al piso y, tras bloquear la puerta para dejarla abierta, hubiera empezado a gritar para pedir ayuda. Quiero decir que hasta una miedica como yo puede encontrar un modo de actuar.


Pero los cobardes morales ni siquiera se plantean abandonar su zona de ensimismado confort. Estoy convencida de que el porcentaje de individuos de verdad malvados que hay en el mundo es pequeño, quizá muy pequeño, incluso ínfimo. Los auténticos culpables de que la vida pueda ser tan cruel y de que la Tierra se convierta en un valle de lágrimas son los tibios de corazón, porque esos sí que son legión, esos son muchísimos; esos quizá sean, por desgracia, la mayoría de los seres humanos, y son quienes no se enfrentan a los energúmenos, quienes no protegen a los indefensos, quienes permiten con su callosa indiferencia que el Mal campee a sus anchas. Son los niños que dejan que un matón torture a un compañero de clase, los padres que prefieren no enterarse, los oficinistas que admiten el acoso a un colega, los vecinos que hacen oídos sordos al ruido de golpes y llantos que se cuela a través de las paredes, o que secundan a un presidente despiadado y se niegan a poner una rampa en el portal que permitiría salir a la calle al vecino en silla de ruedas. Toda esa gentuza es la peor. Alfredo Llopico, un amigo con quien hablé de esto, me mandó dos citas maravillosas. Una es del Apocalipsis, en donde Jesús dice: “Conozco tus obras, sé que no eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras lo uno o lo otro!

Por tanto, como no eres frío ni caliente, sino tibio, estoy por vomitarte de mi boca”. Y la otra es de la Divina Comedia, de Dante, en donde, en el ‘Canto III del Infierno’, encontramos que las almas más despreciables son aquellas “que vivieron sin merecer alabanzas ni vituperios (…) que no fueron rebeldes ni fieles a Dios, sino que sólo vivieron para sí”. Siempre hemos sabido que los culpables del horror del mundo son los tibios de corazón. Malditos sean 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Un muerto tras derrumbe de un edificio en Tucumán
Reportan la compra de voto en 25 estados de México
Rosita Jordán vda. de Rivero es distinguida por la comparsa Socios
Siete personas fallecen en un accidente de tránsito en Oruro
Lo condenan por despellejar vivo a un cachorro
Un maestro que no recibía su sueldo en más de 2 meses recibe una tremenda sorpresa de sus alumnos
Suspenden sesión sobre la proclamación de Maduro
Blooming es goleado por Bahía y se baja de la Copa 
Unilever invertirá $us 20 millones en Bolivia
Rechazan pedido de libertad del alcalde de Oruro
Comité cívico respalda movilizaciones contra el alza a la tarifa eléctrica
Una madre obliga a su hija a vender chicles, el motivo te sorprenderá
El ADN del lago Ness confirmará si existe o no el temido monstruo
Bolivia fortalecerá puestos militares para frenar el contrabando
Detienen a un ladrón que coleccionaba los candados de sus robos
Mesa acepta invitación de la Comisión opositora que investiga el caso Lava Jato
Luis Álvarez: 'El líder coach se adelanta a los cambios radicales'
Cae el nivel nutricional del arroz por aumento de dióxido de carbono
La vida de Julio Iglesias será llevada a la televisión
Heces fosilizadas revelan la gran diversidad acuática del Cretácico
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


23/05/2018
Madre, lo más parecido a Dios
23/05/2018
¿El anarquismo es caos?
23/05/2018
Cambio de amo
23/05/2018
Murió Limberg Gutiérrez, un pensador crítico
22/05/2018
La confrontación por Incahuasi
22/05/2018
Una luz de esperanza


EL DEBER
 
Te puede interesar
Foto: El Clarín
ARGENTINA

Un muerto tras derrumbe de un edificio en Tucumán

Foto referencial | Internet
ELECCIONES PRESIDENCIALES

Reportan la compra de voto en 25 estados de México

Rosita Jordán recibió la plaqueta de reconocimiento de manos del  presidente de la comparsa Socios. Foto: Ángela Calderón
ESCENAS

Rosita Jordán vda. de Rivero es distinguida por la comparsa Socios

Diez
Bargas, de Blooming no pudo anotar ante Bahía. Foto. Reuters
SUDAMERICANA

Blooming cae por goleada ante Bahía y se despide de la Copa

El torneo Apertura de Bolivia está en su fase final. Foto. DIEZ
FÚTBOL

Fabol y FBF se reunirán para evitar paro de jugadores

Quiñónez en un pasado entrenamiento con la selección Foto: Internet
SELECCIÓN

César Farías analiza convocar a Romel Quiñónez

Sociales
SOCIALES

Pamela Justiniano ¿tiene nuevo amor?

SOCIALES

Hugh Grant se casa por primera vez a los 57 años

SOCIALES

Anthony Hopkins revela su triste realidad familiar