OPINIÓN



| 13/05/2017


Maduro está loco

El comportamiento y las reacciones del presidente venezolano Nicolás Maduro dejan ver claramente que padece de alguna atrofia mental grave que podría ser producto del estrés que le ha afectado durante mucho tiempo o, simplemente, de una paranoia oculta que se le ha ido agudizando hasta manifestarse en una verdadera locura, que es lo que padece hoy. Para cualquier observador, los arranques de histeria que le provocan las derrotas y los sinsabores de la política llegan fácilmente a exasperarlo lanzando gritos, insultos y órdenes que hacen recordar a Hitler acorralado en su búnker cuando no recibía sino partes de desastres militares.

Maduro no es una persona con formación intelectual, lo sabemos. Cuando el desarrollo mental es limitado, el individuo cree que su estado es normal o, peor todavía, que el resto de la gente es menos inteligente que él. Entonces, hablar con pajaritos o con vacas ya no es una parábola, sino la señal inequívoca de que algo está mal en el caletre del presidente. Los súbitos arrebatos a que hacíamos referencia, el enardecerse ante temerosos y obedientes seguidores, y acusar a sus enemigos como un energúmeno, muestran también que tiene entresijos cerebrales peligrosos.

Seguramente que en Bolivia hemos tenido más de un loco en la Presidencia; sin embargo, la Constitución no dice, expresamente, que el jefe de Estado deba ser cesado por orate. Es que ninguna Constitución lo va a decir y seguramente que la venezolana, inspirada por Chávez, mucho menos. Nuestra Carta Magna estipula, entre las causales de cesación de mandato, el “impedimento definitivo”, que es donde, se nos ocurre, entraría la locura. Un loco no puede gobernar una nación, como es el caso que nos ocupa.

Maduro no quiere dar paso a ninguna elección donde se repita su estrepitosa derrota de asambleístas. Sabe que en cualquier compulsa popular va a recibir una paliza porque el pueblo está hambriento, enfermo y furioso contra él. Eso irrita su estado de ánimo y le hace pensar en inexistentes medidas salvadoras que eviten concluir antes con su mandato, compareciendo ante un tribunal. Entonces se lanza a llamar a una Constituyente tan descabellada, producto de su insania, que ningún opositor le va a aceptar. Pero, obnubilado, loco, habla de una Constituyente Militar, lo que nadie entiende. Y lo anuncia con la sonrisa forzada por el nerviosismo, haciendo, como de costumbre, un guiño a los militares, que son quienes lo sostienen aún. Ese hombre no puede gobernar así. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
El MAS y el gobernador
El MAS, el Tipnis y la Iglesia
Inaceptable postura
Los menonitas se defienden
Vestir dignamente
El oscuro reino del fiscalato
Busch, un cruceño ilustre
Se aproxima el final
Los avasallamientos
Montando a Eymi
Noticias telepoliciales
Desentrañando en la maleza
Penoso final
El racismo masista
Los reyes del buen comer
Maduro está loco
¿Todos leemos y escribimos?
Las credenciales políticas
Recuerdos de una vida plena
No queremos malos ejemplos
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


21/08/2017
Quiero escribir, pero me sale espuma
21/08/2017
Una nueva etapa
21/08/2017
Llorar por Barcelona
21/08/2017
Poesía amazónica contemporánea
20/08/2017
La ciudad martirizada
20/08/2017
70 años de partición en la India eximperial


EL DEBER
 
Te puede interesar
00:09:25
TENDENCIAS

¿Qué harías si ves a una mujer siendo acosada?

CULTURA

Cuando sacarse una selfie se convierte en arte

El atentado en Barcelona dejó 15 muertos y una centena de heridos
MUNDO

Identifican a los 15 muertos en ataques en Cataluña

Diez
Rafael Nadal aspira a despedir la temporada desde esa posición. Foto: AFP
TENIS

Nadal vuelve a lucir el número uno

CLAUSURA

Mirá los goles del empate en el Tahuichi

Mayweather y McGregor están calentando el ambiente para su pelea del 26 agosto. Foto: Internet
BOXEO

McGregor será multado si golpea ilegalmente

Sociales
SOCIALES

Margot Robbie... ¡otra víctima de los hackers!

SOCIALES

El Miss Warnes tendrá un tinte solidario

SOCIALES

Hijo de Juan Gabriel ¿tras los pasos de su padre?