OPINIÓN



| 20/05/2017


Los reyes del buen comer

En la Santa Cruz de los años 60 no había lugares donde comer bien, digamos que no existían lo que se llama restaurantes, con excepción de dos o tres como Floresca, de Caíto Flores; Ambassador, Los Patos, de Osvaldito Parada, y algunos lugares de churrascos, pollos a la brasa y un par de chifas. En cuanto a bebidas reinaba la cerveza, y el vino era poco menos que una extravagancia, al extremo de que recuerdo bien la vez que Raúl Vaca-Pereira, cuando yo todavía era un mozalbete, pidió una botella de tinto para acompañar unos espaguetis y ninguno de los amigos lo había probado todavía.

Pues hoy se come magníficamente en nuestra tierra. No solo en los hogares donde las amas de casa pueden contar con todos los productos que necesitan y con las especias, que son el secreto del buen sabor, sino que existen una gran cantidad de restaurantes, algunos realmente calificados, a la altura de las exigencias internacionales. Esto ha significado que los cruceños tengamos chefs –mujeres y varones– que son estupendos y que aman su profesión, lo que garantiza que la calidad de nuestra cocina irá ganando más gourmets.

Un local que perdura desde hace 30 años es el de mis primos Suárez Bello: Miguelángelo. En la vieja casa de mis tíos Lorgio y Tojita, en pleno casco viejo, sus hijos mayores, Carlos y Jorge, instalaron un restaurante muy acogedor que poco ha cambiado –salvo sus elegantes ampliaciones– donde desde el primer día se comió estupendamente sin que variara hasta hoy. La especialidad es la maravillosa comida italiana de la que Miguelángelo se ha convertido en un símbolo.

Carlitos ‘Canilla’ se ha quedado a la cabeza del ‘ristorante’, que inicialmente fue familiar y que, hoy mismo, es atendido por algunos de sus hijos que están dedicados a la carrera gastronómica. Ahí disfrutamos desde hace años de toda clase de ñoquis, lasañas, espaguetis, ravioles, de magníficos ‘rissotos’, de mariscos y pescados fresquísimos, todo elaborado con arte, ciencia y pasión. 

Miguelángelo, además, ofrece una de las bodegas de vino más variadas y abastecidas que existen en la ciudad y Carlitos, convertido en catador internacional, un verdadero enólogo, nos hace deleitarnos con sus caldos que provienen de los lugares donde se produce el mejor vino, promocionando también el buen tinto nacional. En suma, Miguelángelo y ‘Canilla’ Suárez nos hacen muy felices, cuando en familia o con amigos encontramos algún lugar donde gozar en el ‘ristorante’ durante un fin de semana nocturno. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
El racismo masista
Los reyes del buen comer
Maduro está loco
¿Todos leemos y escribimos?
Las credenciales políticas
Recuerdos de una vida plena
No queremos malos ejemplos
Toda etapa tiene su final
Tiempo de mesura
Los abusos del MAS
Más coca, más droga
La farándula de hoy
Los Tauras alborotados
El Gobierno de la mentira
Los “chupatetillas”
Preocupante complejo de grandeza
El afán de inaugurar algo
Desesperación por el poder
Los atentados contra S.E.
El referéndum no fue una broma
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


29/05/2017
Coletazos de la Guerra Fría
29/05/2017
La bonanza se ha ido
29/05/2017
La influencia de Jessica
29/05/2017
El juego del gas
28/05/2017
Viejos de la mano
28/05/2017
En el tiempo de los algoritmos


EL DEBER
 
Te puede interesar
MUNDO

8 muertos y un detenido tras tiroteo en EEUU

TENDENCIAS

Tiger Woods arrestado por conducir ebrio

Tendencias

Vino de edición limitada por los 50 años de Azorín

Diez
EMOTIVA DESPEDIDA

Totti hizo llorar a hinchas en su adiós

Los jugadores están preocupados por la situación institucional. Foto: Archivo
INSÓLITO

Petrolero viaja sin entrenador

El momento en que Deni Bejarano sale del campo de juego tras la lesión en el tobillo. Foto: Ricardo Montero
LIGA

Bejarano queda fuera por dos semanas

Sociales
SOCIALES

La melliza del 'Baby' Méndez se prepara para el modelaje

SOCIALES

La 'China' Manrique será mamá

SOCIALES

Marco Antelo cumple el sueño más grande de Anabel Angus