OPINIÓN



| 01/07/2017


Los avasallamientos

Por lo que se sabe entre los afectados y lo que dicen los medios, los avasallamientos de propiedades privadas - campos y construcciones - suceden en todo el territorio nacional, pero con mucho mayor rigor en las zonas más amplias y productivas desde el punto de vista de la gran agricultura - con caminos y mercados próximos - como son las tierras de Santa Cruz. El despojo de propiedades privadas no es nuevo en Bolivia; data de cuando hace décadas el Estado -o el Gobierno mejor dicho- repartió extensiones en plena producción, en vez de distribuir los millones de hectáreas intactas que existían para quienes hubieran deseado trabajar la tierra de verdad y no asaltarla estando cultivada. 

Los avasallamientos actuales no son nuevos por lo tanto y se basan en el afán de liquidar a las maldecidas ‘oligarquías’, en quitarle poder económico a una clase social o a un modelo productivo que no les convence. Aún más, se trata de hacer la vista gorda a los avasalladores y así recompensar con lo ajeno a quienes se les debe favores de respaldo político. Es frecuente escuchar que ‘la tierra es para quien la trabaja’ y eso es absolutamente racional y justo, pero no es tolerable que bajo consignas políticas se arrebate la tierra y, justamente a quienes la trabajan y producen alimentos, para repartirlos entre quienes no tienen otro propósito que venderla porque en su vida han plantado ni un árbol. 

En Santa Cruz son muchas las propiedades agrícolas o tierras incultas que están siendo avasalladas o que están bajo amenaza de serlo. Existe la ley 477 del año 2013, que pena con 3 a 8 años de cárcel a quienes ocupen terrenos que tengan títulos saneados, pero las leyes en estos tiempos obedecen al Gobierno y entonces hay que estar bien con el poder, hacerle concesiones, o sufrir las consecuencias. Y las consecuencias son que llegan camionadas llenas de personas que no tienen absolutamente nada más que lo puesto y les dicen que se las busquen por donde sea para vivir.

 De esa manera, el avasallamiento, aunque luego sea revertido, provoca daños irreparables.  Al derribo de cercas y alambradas, al sacrifico sin ninguna contemplación de ganado de raza, se suma el robo de motores de agua, de luz, la destrucción de equipos de riego, la quema indiscriminada de monte, el desvío de arroyos y todo cuanto puede acabar con una buena agricultura. El paso destructivo de las langostas no es nada cuando arrasan la tierra los llamados ‘colonos’.  








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
El MAS y el gobernador
El MAS, el Tipnis y la Iglesia
Inaceptable postura
Los menonitas se defienden
Vestir dignamente
El oscuro reino del fiscalato
Busch, un cruceño ilustre
Se aproxima el final
Los avasallamientos
Montando a Eymi
Noticias telepoliciales
Desentrañando en la maleza
Penoso final
El racismo masista
Los reyes del buen comer
Maduro está loco
¿Todos leemos y escribimos?
Las credenciales políticas
Recuerdos de una vida plena
No queremos malos ejemplos
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


21/08/2017
Quiero escribir, pero me sale espuma
21/08/2017
Una nueva etapa
21/08/2017
Llorar por Barcelona
21/08/2017
Poesía amazónica contemporánea
20/08/2017
La ciudad martirizada
20/08/2017
70 años de partición en la India eximperial


EL DEBER
 
Te puede interesar
00:09:25
TENDENCIAS

¿Qué harías si ves a una mujer siendo acosada?

CULTURA

Cuando sacarse una selfie se convierte en arte

El atentado en Barcelona dejó 15 muertos y una centena de heridos
MUNDO

Identifican a los 15 muertos en ataques en Cataluña

Diez
Rafael Nadal aspira a despedir la temporada desde esa posición. Foto: AFP
TENIS

Nadal vuelve a lucir el número uno

CLAUSURA

Mirá los goles del empate en el Tahuichi

Mayweather y McGregor están calentando el ambiente para su pelea del 26 agosto. Foto: Internet
BOXEO

McGregor será multado si golpea ilegalmente

Sociales
SOCIALES

Margot Robbie... ¡otra víctima de los hackers!

SOCIALES

El Miss Warnes tendrá un tinte solidario

SOCIALES

Hijo de Juan Gabriel ¿tras los pasos de su padre?