PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 04/11/2017


Lo que sucedió en Cataluña

La frustración de una parte de la población catalana ha debido ser dolorosa cuando se dio cuenta de que solo había vivido un sueño que no tenía futuro. El independentismo que alentaban muchos catalanes –muchos otros no lo quieren– estaba destinado al fracaso por una cuestión que no es menor: el liderazgo. Pero no solamente porque ese liderazgo hubiera sido incapaz, que lo fue, sino que estaba contaminado por una corrupción abominable que se instaló en la Generalitat, en cuanto reinó la democracia en España.

La sucesión Pujol-Mas-Puigdemont no funcionó por el pecado original de la corruptela que costó a Cataluña y al resto de la nación miles de millones de dólares. Y también al afirmar rotundamente que Cataluña no era parte de España –asunto históricamente muy discutible–, que ha calado en una parte de la juventud. Cataluña cuenta con una amplia autonomía, sin embargo, su dirigencia, no conforme con eso, quiso, a partir del 2012, funcionar en la práctica como otro estado. Esto pasaba, sin miramientos, por encima de la Constitución, tan difícilmente elaborada y pactada en 1978, y aceptarlo hubiera provocado no solo la secesión, sino un caos de dimensiones inimaginables en el resto de España. Lo cierto es que España, si comparamos con Bolivia, es un auténtico Estado Autonómico y no tiene nada que ver con la autonomía tramposa, aprisionada en una jaula de hierro, que ha montado el Estado Plurinacional.

Hasta para las personas menos avisadas en cuestiones políticas europeas, Carles Puigdemont no era un líder confiable que pudiera convencer al mundo de los derechos catalanes a la independencia. Como tampoco Junqueras, que al parecer tiene ese vicio que se ha puesto de moda, que es la impostura de los segundones. Puigdemont nunca pareció una persona seria, más se asemejaba a un demagogo irresponsable, al extremo de que el hombre que lo definió mejor fue el veterano y mordaz líder socialista Alfonso Guerra, quien dijo de él algo como que “soñaba con ser un héroe legendario y resultó siendo un payaso de ópera bufa”. La huida precipitada de Puigdemont, abandonando su patria, lo dice todo. Y la fuga de empresas y capitales fuera de Cataluña fue peor.

Es que nadie puede comprender cómo Puigdemont pudo avanzar tanto, sabiendo perfectamente que existe una Constitución vigente y un articulado que no admite actuar fuera de la ley. El artículo 155 es muy claro cuando expresa que no se permitirá a ninguna región ir contra el interés general de España, pero que, además, se adoptarán las medidas necesarias para proteger ese interés nacional. Es de imaginarse que si una región pretende independizarse debe contar con uno de dos asuntos indispensables: la fuerza o la ley. Cataluña no tiene fuerza militar propia (aunque trató de militarizar a los Mossos de Esquadra) y la Constitución sanciona drásticamente el propósito de los independentistas.
La sociedad catalana –gente de emprendimiento, de valores y de extensa cultura– está profundamente dividida en pro y en contra de la independencia, y Cataluña tiene al frente al Estado español y, naturalmente, como se ha visto, a la Unión Europea. Un pueblo de tales condiciones no merece soportar una dirigencia irresponsable que los divide y los humilla. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
La penuria de los libros
Bakovic, desde el más allá…
Jugando a los soldaditos
La casa avasallada
El Derecho y la Historia
El mar: hora de pensar en serio
Bolivia se queda vacía
Los amigos de S.E.
Con miedo no hay libertad
¿La razón de una derrota?
Yo, leninista
Designación de embajadores
El pecado original
Racismo y regionalismo
Aún estamos a tiempo
Color de hormiga
Dos cruceños en el gabinete
Mambrú se fue a la guerra…
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


22/04/2018
Hugo José Suárez
22/04/2018
Chiquitos. Las raíces compartidas
22/04/2018
La ‘injusta’ cárcel para Lula
22/04/2018
Publicidad por teléfono
22/04/2018
Hay que tener coherencia
22/04/2018
Gallos, cultura y política


EL DEBER
 
Te puede interesar
 1.070 músicos se presentaron en la 12.ª edición de este festival, provenientes de 16 países | Foto: Rolando Villegas
CULTURA

Cierre exitoso del barroco; el desafío es la renovación

Foto: APG
CASO MOCHILAS

Juez ordena que Leyes se defienda en libertad

Foto: Asamblea Legislativa Departamental
SANTA CRUZ

Juez ordena que el asambleísta Áñez se defienda en libertad

Diez
En el Toro aseguran que actuaron bien. Foto: APG
FÚTBOL

¿Sport Boys infringió el reglamento?

Cesar Farías, técnico de The Strongest. Foto. Internet.
CÉSAR FARÍAS

“No quiero un dólar por ayudar a la selección”

Soria cerró su segundo ciclo con la Verde. Foto: Archivo
FÚTBOL

Soria pidió irse de la selección boliviana

Sociales
SOCIALES

Andrés Barba será papá de un niño

SOCIALES

Calle 7: Yuvinka Áñez vuelve a Bolivia

SOCIALES

Sale el primer reporte policial de la muerte de Avicii