PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 12/08/2018


Lo Cortez tiene mucho de valiente

La celebración de los 50 años del Hotel Cortez es un excelente pretexto para recordar una inspiradora historia de vida. Un recordatorio muy oportuno, además, en estos tiempos en los que nos debatimos entre la desesperanza y la apatía, entre resentimientos y egoísmo. Hablo del testimonio de vida legado por Martín Cortez James, al que por supuesto suma méritos la personalidad y el coraje de su compañera de ruta, Alicia Uzeda. Juntos lograron formar una gran familia con doce hijos. Y juntos también sentaron las bases de algo que hoy es mucho más que un hotel de primera. Es, en realidad, una extensión de aquella, un familión que suma cientos de almas, entre trabajadores y extrabajadores del Cortez.

Nada de ello hubiera sido posible sin un Martín soñador, dueño de una voluntad de hierro puesta a prueba en reiteradas y dolorosas experiencias de vida. Un Martín nacido entre el amor desencontrado y la ausencia de buena fortuna, pero al que desde muy chiquitito le sobró capacidad para vencer las adversidades y para hacer atractivas las exigencias. ¡Vaya si enfrentó dificultades, desde sus primeros años de vida! El maestro Édgar Lora supo dar cuenta de ellas en la biografía que escribió de don Martín y que publicó en 2005 con el título A mi manera, bajo el sello editorial de La Hoguera. Allí hay un resumen precioso de la vida y trayectoria de Martín, al que sumo los recuerdos de dos de sus hijos.

A ese resumen biográfico y a los recuerdos de Alfonso y Marco Antonio acudí estos días para tratar de explicarle a mi hijo Ignacio cuál es el secreto del éxito empresarial y familiar de los Cortez Uzeda. Eché mano también de unas sencillas pero profundas reflexiones sobre la felicidad hechas por el siquiatra español Enrique Rojas, al que tuve la suerte de escuchar hace poco en nuestra ciudad, y que me ayudaron a identificar y a describir la fuerza esencial que les llevó a cosechar ambos logros. Una esencia cultivada por Martín a lo largo de sus 78 años, a punta de voluntad y de amor por la vida y por el trabajo, en un recorrido con las ilusiones puestas en el porvenir y no con la mirada perdida en el pasado.

Martín sufrió horrores, pero él mismo desdramatizó su vida. No vivió preso de las heridas dejadas por los desamores y las tantas injusticias del pasado. A nadie culpó por los golpes y piedras en el camino. La ausencia de escuela la transformó en escuela de vida. A las carencias sufridas le contrapuso la abundancia en el don de compartir. Supo alcanzar el justo equilibrio entre corazón y razón. Y supo, sobre todo, trabajar el amor elegido. Cada una de esas acertadas elecciones, resultado no de una herencia genética sino de un acto de voluntad, coinciden con los pasos señalados por el Dr. Rojas en los recorridos que va delineando durante sus investigaciones sobre el comportamiento humano y la felicidad.

Mientras iba respondiendo las inquietudes de Ignacio, entremezclando los relatos sobre la historia de don Martín y las reflexiones sobre la felicidad hechas por el doctor Rojas, no pude escapar a la tentación de hacer un parangón entre la vida de un Cortez que tiene mucho de valiente, y la de un Morales que tiene mucho de resentimiento. El primero fue feliz, amó y fue amado, cosechó logros y dejó un legado de trabajo que promete seguir rindiendo éxito a sus descendientes. El segundo no parece ser feliz, es más temido que amado, está cosechando fracasos y su legado de éxitos está en dudas, para preocupación de los suyos y los ajenos. La diferencia, le digo a Ignacio, está en la esencia (capacidad de amar) y en la apuesta de vida (trabajar, con voluntad de hierro, para alcanzar metas con la mirada ilusionada puesta en el futuro y no martirizada y volcada hacia el pasado).

 





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
A desenmascarar a los cínicos
Gastón, ¿usted también?
Reivindicando la desobediencia
La justicia tarda y no siempre llega
Sin novedad en el frente
El nefasto juego del ‘no pero sí’
Acceso real a la justicia: ¿misión imposible?
Encrucijadas
Malos augurios
Deseos para 2019
Tolerancia cero
Y aún hay quienes se sorprenden
Aplazo generalizado
Los sueños de Cristhian, mis sueños
La difícil misión de ser dignos sin libertad
Razones para desconfiar
Que el hastío libere nuestra voz
Antibolsonaros, entre la ignorancia y el cinismo
Sin lugar a excusas
El peligro de la abulia colectiva
En Facebook


18/03/2019
Realidad o ficción
18/03/2019
Privilegiados
18/03/2019
Oscuridad en pleno día
18/03/2019
Constitucionalidad de las decisiones de la Justicia Indígena
17/03/2019
¿En qué queda la autonomía con el Sus?
17/03/2019
No es “normal”, es inaceptable


EL DEBER
 
Te puede interesar
Los Simpson es la serie de televisión más longeva de Estados Unidos.
TELEVISIÓN

Los creadores de Los Simpsons celebrarán los 30 años de la serie

Bredow no pierde la sonrisa luego del incidente en el aeropuerto
ESCENAS

Luis Bredow se toma la cornada con humor y regresa al ruedo

Captura de pantalla de las imágenes registradas por la cámara de seguridad del Concejo de Guayaramerín.
BENI

Bochorno en Guayaramerín: alcaldesa grita e insulta a un concejal y a un periodista

Diez
Serginho se molestó por insultos racistas que recibió en el Tahuichi
POLÉMICA

Descartan salida de Serginho del país por insultos racistas

Callum Hudson-Odoi, victima de racismo en Ucrania. Foto: AFP
INGLATERRA

El Chelsea presentó una denuncia por incidente racista en la Liga Europa

Juan Diego Terrazas Rivero fue el mejor la arcilla del Club de Tenis La Paz.
TENIS

Juan Diego Terrazas se proclamó campeón del G1

Sociales
Foto: Instagram
SOCIALES

'Baby' trolea a Felipe Camus por su fuerza

SOCIALES

¡Modelos de papás! Ellos posaron para fomentar buenos valores

 Massey apareció en la serie de Disney Channel Raven (2003 - 2007) dando vida a Cory Baxter. En ese mismo año protagonizó también el spin-off, Cory en la Casa Blanca, que se prolongó dos temporadas
SOCIALES

Estrella de Disney Channel... ¿acosa sexualmente a un menor?