OPINIÓN



| 21/04/2017


Ley, moral y cultura

En la búsqueda de un lugar dónde estacionar para ingresar a la concurrida muestra de arquitectura, diseño y paisajismo (CasaCor) me llené de asombro al ver a un amigo japonés trepado con su vehículo en la jardinera central de la avenida Los Cusis, junto a una larga fila de otros motorizados, que también iban copando ese espacio público.  Yo, pude encontrar un lugar cinco cuadras más allá y caminé bajo la noche otoñal cruceña hacia el acceso al predio. Más tarde, al encontrarme con él, otros amigos y algunos vinos, y cuando alguien le preguntó de su adaptación a la ciudad, aproveché para expresar -en tono de broma-, que lo veía “tan adaptado” que hasta repetía el comportamiento de la gran mayoría que estaciona sus vehículos sobre los pocos jardines públicos que tenemos.
Mi comentario le causó gracia, pero también algo de vergüenza.  A un japonés, por la formación recibida en la familia y la escuela, la conducta colectiva de sus semejantes, y las elevadas multas y penalizaciones que podría recibir por esta infracción, jamás se le pasaría por la cabeza intentar una hazaña semejante.  ¿Qué ocasiona que alguien, que no haría eso en su medio de origen, lo haga en el nuestro?  ¿El comportamiento colectivo, el entorno, la falta de sanción son factores tan determinantes para incidir en el comportamiento individual? En el prólogo del Manual del perfecto jigote se presentan reflexiones de Antanas Mockus sobre las discrepancias entre la ley, la moral y la cultura que podrían ayudarnos a responder estos cuestionamientos: las leyes obligatorias son veladas por el Estado; la moral que recibimos de padres, maestros y medios es autorregulada; y la cultura, incorporada en hábitos y comportamientos, es vigilada por la propia comunidad.  “El divorcio entre los tres sistemas que regulan el comportamiento humano es la fuente de los desencuentros que tanto y cada vez más nos frustran la experiencia de vivir bien la ciudad”, dice textualmente el referido manual.

La formación ciudadana -permanente y sostenida-, permitiría que ley, moral y cultura puedan coincidir. Un proceso educativo de largo aliento, con las condiciones para que el ciudadano pueda cumplir con las normas y con controles y sanciones de parte de la autoridad competente; es la única salida para revertir la acelerada pérdida de calidad de vida. Lo que el japonés nos confesó al final de la charla confirma la teoría expuesta, aunque él no la sepa (coincidencia de ley, moral y cultura): “No me sentí bien ahí arriba, además podía ser multado. Así que me bajé y busqué un lugar apropiado para estacionar y caminé hacia el ingreso”. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Pongamos que hablo de Sabina en abril
Ley, moral y cultura
Síndrome del cangrejo
Nuestro epitafio
Mugre nuestra de cada día
Mediterraneidad mental
Huelga de bloqueos
Ingeniería de métodos
Las otras plagas
Chupamedias
Andes suizos
Falta de utopías
Cierre de ciclos
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


30/04/2017
Discurso y realidad
30/04/2017
Argentina: todo remite a Cristina
30/04/2017
Un nuevo Tipnis en el Piraí
30/04/2017
Flores en NNUU, espinas en el país
30/04/2017
La nueva ley laboral es más que concertación
30/04/2017
El secreto de Anne Marie


EL DEBER
 
Te puede interesar
Empleo diferente es sinónimo de compañeros y rutinas distintas. Aprende cómo enfrentar ese temor de ser aceptado por el equipo de trabajo
REVISTA EXTRA

¿Nuevo empleo? ¡Adáptate ya!

La formación es clave, pero también las habilidades para crear su propio negocio
SÉPTIMO DÍA

Bolivia debe crear 100.000 empleos al año para cobrar el bono demográfico

Expertos de la Fundación Paz y Esperanza usan herramientas creativas para prevenir el abuso sexual
SÉPTIMO DÍA

El abuso sexual está bajo techo o a un click de distancia

Diez
LIGA

Bolívar intentará estirar su racha ante el rojo

LIGA

Carlos Saucedo, con la misión de frenar a Bolívar

LIGA

Ronald Gallegos acabó de héroe en Real Potosí

Sociales
SOCIALES

Morgan Freeman y su polémica vida amorosa

SOCIALES

La crisis tumba el Miss Pando

ÚLTIMO MOMENTO

Morgan Freeman recorre la plaza 24 de Septiembre