PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



OPINIÓN | 14/01/2018


Las penas del jaguar

Marcos Uzquiano quería convertirse en tigre cuando era niño. Su abuela le había revelado el secreto que guardaban las profundidades de la selva. Era muy fácil: revolcarse en un lodo amasado con hojas amarillas y pintitas negras como la piel del felino. Ser ese animal para defenderlo de los cazadores que él sabía que existían y que con sus armas malditas los mataban para descuerarlos.

El niño Marcos lo intentó y nunca pudo conseguir la metamorfosis. Quizá algo falló en ese intento, quizá no anotó con exactitud la pócima que le habría permitido transformarse en un jaguar que cuando era niño lo conocía con el nombre de tigre.  Pero creció y con los años encontró otra forma de luchar por la vida de esos animales que en Bolivia viven en una angustia eterna. Marcos no se convirtió en un tigre, pero sí en un guardaparques y en director del Parque Nacional Madidi. Desde ahí viene atacando a los traficantes que incentivan la cacería para arrancarles los colmillos que en el mercado chino tienen la triste fama de que, supuestamente, sirven para curar enfermedades que la medicina científica no sabe tratar, y como potenciador sexual, lo que hace que al otro lado del mar  los colmillos se vendan a precios abismales. 

En otro rincón de la Amazonia, Jesús tiene un cráneo en su casa. Un cráneo que tiene dientes pero no los colmillos. Se los ha vendido a dos chinos que, ha dicho, le han pagado a precio de oro. Jesús se mueve en el bosque sin preocuparse por los mosquitos que muerden la piel, y siempre mira hacia arriba, porque dice que arriba está el peligro: en esos árboles de castaño de donde cuelgan los cocos de almendra que caen sin silbar y que cuando golpean la cabeza de un ser humano, según cuentan en la selva, es capaz de matar o de volverlo loco.

Jesús tiene miedo a los almendros, pero no a los jaguares. “He matado varios y lo volvería a hacer porque pagan bien por los colmillos”, dice, envalentonado, agarrando su arma de fuego que, como una melena de Sansón, pareciera que le da fuerza y coraje.

Jesús no sabe que hay leyes bolivianas que castigan con prisión la cacería del jaguar y la vulneración de animales silvestres. “Hasta este momento no me había enterado. Ahora que sé ya no pienso seguir matando al tigre, no quiero meterme en problemas”,  asegura. Jesús fuma con intensidad el charuto que ha armado con sus manos y ahora sabe que también teme a la cárcel. 



En esta nota





e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
El viaje más hermoso del mundo
Ficciones I
Tierra prohibida
Encierro del bosque de helechos corta el circuito turístico en Samaipata
El río de Juan Pablo Richter
Un presidente de ficción
Conversaciones en la catedral
La eterna compañía de la radio
Darwin Pinto revela las resurrecciones de Jesús
Jhonnatan Tórrez despierta a un lobo vestido de oveja
Adiós, don Sergio Antelo
Los cuadros que cuentan de Ejti Stih
La rebelión de la crónica
La música del tren
Las tormentas del subsuelo
La hoguera de Tom Wolfe
La hoguera de Tom Wolfe
A los viajes no se los lleva el viento
Cuando muere un dictador
Los mundos de José López Pérez
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


22/09/2018
Dos bravos cruceños: Mercado y Aguilera
22/09/2018
Darle la vuelta a la tortilla
22/09/2018
La cuna de la cruceñidad
22/09/2018
La corrupción corporativa
21/09/2018
¿Queremos empresas chinas?
21/09/2018
Camba joven sí aprende a rezar


EL DEBER
 
Te puede interesar
Foto: Rolando Villegas
EN LA SESIÓN DE HONOR

Percy Fernández en la sesión de honor canta y habla del "espíritu santo"

El presidente Evo Morales y el exsecretario de la OEA el chileno José Miguel Insulza | Foto: Archivo
DIFERENDO MARÍTIMO

Con Evo Morales no se puede mantener un diálogo efectivo, dice Insulza

 Esta foto tomada el 22 de septiembre de 2018 en la ciudad iraní de Ahvaz, en el sudoeste de Irán, muestra a hombres, mujeres y niños iraníes tumbados en el suelo y buscando refugio en el lugar de un ataque a un desfile militar | AFP
VIOLENCIA

Bolivia envía condolencias a Irán tras un atentado

Diez
Daniel Saravia es clave en la creación y en el juego ofensivo del equipo cuchuqui
DIEZ

Destroyers apuesta por sus mismas armas

John Jairo Mosquera volverá a ser el arma ofensiva en el equipo inmobiliario
DIEZ

Mosquera e Isita están habilitados para mañana

El defensor Juan Pablo Rioja ha tenido buen rendimiento en partidos en la altura. Tiene experiencia y buen juego aéreo
DIEZ

Juan Pablo Rioja se hace un lugar en la zaga

Sociales
Reina. Nicole Rossell será coronada como soberana de Santa Cruz. Tiene 25 años, es comunicadora audiovisual y trabaja en Bolivisión
SOCIALES

Todo está listo para la serenata a Santa Cruz

Candidatas. Graciela Román y Wendy Saavedra se convierten en un dúo de infarto rumbo a la Azafata EL DEBER. Votá por tu favorita
SOCIALES

¡La rubia y la morena esperan por tu voto!

Esbelta. Mide 1,68 metros y tiene una cintura de avispa
SOCIALES

Micaela Dubra de ShowMatch a la Expocruz