PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



OPINIÓN | 14/01/2018


Las penas del jaguar

Marcos Uzquiano quería convertirse en tigre cuando era niño. Su abuela le había revelado el secreto que guardaban las profundidades de la selva. Era muy fácil: revolcarse en un lodo amasado con hojas amarillas y pintitas negras como la piel del felino. Ser ese animal para defenderlo de los cazadores que él sabía que existían y que con sus armas malditas los mataban para descuerarlos.

El niño Marcos lo intentó y nunca pudo conseguir la metamorfosis. Quizá algo falló en ese intento, quizá no anotó con exactitud la pócima que le habría permitido transformarse en un jaguar que cuando era niño lo conocía con el nombre de tigre.  Pero creció y con los años encontró otra forma de luchar por la vida de esos animales que en Bolivia viven en una angustia eterna. Marcos no se convirtió en un tigre, pero sí en un guardaparques y en director del Parque Nacional Madidi. Desde ahí viene atacando a los traficantes que incentivan la cacería para arrancarles los colmillos que en el mercado chino tienen la triste fama de que, supuestamente, sirven para curar enfermedades que la medicina científica no sabe tratar, y como potenciador sexual, lo que hace que al otro lado del mar  los colmillos se vendan a precios abismales. 

En otro rincón de la Amazonia, Jesús tiene un cráneo en su casa. Un cráneo que tiene dientes pero no los colmillos. Se los ha vendido a dos chinos que, ha dicho, le han pagado a precio de oro. Jesús se mueve en el bosque sin preocuparse por los mosquitos que muerden la piel, y siempre mira hacia arriba, porque dice que arriba está el peligro: en esos árboles de castaño de donde cuelgan los cocos de almendra que caen sin silbar y que cuando golpean la cabeza de un ser humano, según cuentan en la selva, es capaz de matar o de volverlo loco.

Jesús tiene miedo a los almendros, pero no a los jaguares. “He matado varios y lo volvería a hacer porque pagan bien por los colmillos”, dice, envalentonado, agarrando su arma de fuego que, como una melena de Sansón, pareciera que le da fuerza y coraje.

Jesús no sabe que hay leyes bolivianas que castigan con prisión la cacería del jaguar y la vulneración de animales silvestres. “Hasta este momento no me había enterado. Ahora que sé ya no pienso seguir matando al tigre, no quiero meterme en problemas”,  asegura. Jesús fuma con intensidad el charuto que ha armado con sus manos y ahora sabe que también teme a la cárcel. 



En esta nota





e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
El alimento de la felicidad ha sido encontrado, y no es un cuento
Siguen matando jaguares en Bolivia
No matarás a tu prójimo, de aburrimiento
Julio Noriega: 'Para predecir el futuro primero hay que poder visualizarlo'
Los brazos fuertes y solitarios de Alejandro Fuentes
Esas malditas manitas del hombre
El gran año de Homero Carvalho Oliva
Mar, cruces y pelícanos
Las siete vidas de No solo cine
El viaje más hermoso del mundo
Ficciones I
Tierra prohibida
Encierro del bosque de helechos corta el circuito turístico en Samaipata
El río de Juan Pablo Richter
Un presidente de ficción
Conversaciones en la catedral
La eterna compañía de la radio
Darwin Pinto revela las resurrecciones de Jesús
Jhonnatan Tórrez despierta a un lobo vestido de oveja
Adiós, don Sergio Antelo
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


21/11/2018
Sistema electoral perforado
21/11/2018
¿Sabía usted que...?
21/11/2018
Cada vez más solos
21/11/2018
Los ‘magnicidios’ del presidente
20/11/2018
Misiones, construyendo el imaginario colectivo (4)
20/11/2018
Pedrito y el lobo


EL DEBER
 
Te puede interesar

crónicas

Fue premiada en el festival internacional de Guadalajara en 2017. Se verá el 23 de noviembre.
ESCENAS

Cine de la diversidad busca construir una sociedad libre de discriminación

Lo recuerdan como ávido lector
ESCENAS

Fallece el ensayista y abogado Mauricio Peña Davidson

Diez
Icardi (9) marcó el primer tanto de la Albiceleste ante México en Mendoza. Foto. AFP
FÚTBOL

Argentina venció otra vez a México 2-0 en amistoso en Mendoza

El defensor de Camerún, Jean-Armel Kana-Biyik disputa el balón con el mediocampista Allan de Brasil. Foto. AFP
AMISTOSO

Brasil cierra el año con victoria ante Camerún y Neymar lesionado

LUTO

Árbitro se entera de la muerte de su madre en pleno partido

Sociales
SOCIALES

Las cinco revelaciones más fuertes del testimonio de Desirée Durán

Foto: Facebook Carlos Lampe
SOCIALES

Carlos Lampe presenta oficialmente a Martina, su hija recién nacida

Fotos: Facebook de Florencia Nolasco
SOCIALES

Los 7 datos curiosos de Florencia Nolasco