PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 27/05/2018


Las heroínas del siglo XXI

Están dispuestas a vivir para ser libres, antes que a morir en nombre de cualquiera de tantas banderas. Aman sin límites ni cortapisas, engendren o no a sus propias criaturas. Saben lo que quieren y a quiénes quieren, y se entregan con alegría y determinación a sus querencias. Enfrentan riesgos, ganan y pierden batallas, las celebran y lloran con la misma pasión, conscientes de que nada es para siempre, aunque abracen momentos dejándolos pasar como si fueran eternos. Miran el futuro en los ojos del pasado, mientras saborean el hoy, aquí y ahora.

Lo efímero del instante las hace trascender y vencer al miedo.
Están de pie, orgullosas de sí mismas, aun cuando asientan sus rodillas en los intervalos obligados de la vida, doblegadas por el cansancio (inevitable, si se es humana) o el dolor (consecuencia, si se es corazón). Siguen en pie, felices de ser ellas mismas, incluso cuando la furia ajena les arrebata las piernas, en un intento desesperado y perverso de matar sus sueños. Lloran a cántaros, sin complejo alguno y a sabiendas de que el llanto sirve apenas de catarsis para librarse de verdugos y de penas que esos les infligen. Lágrimas de paso, nunca permanentes, se repiten a cada día, a toda hora, para tener lecciones aprendidas.

Miran de frente, con una valentía que asusta e incomoda a quienes quisieran verlas con la mirada clavada en el piso. Hablan en voz alta, aun con los labios sellados por la prudencia. Y van diciendo verdades que las liberan a ellas y a sus iguales; a ellas, y a sus distintas; a ellas, y a sus descendencias; a ellas, y al mundo todo. Que miradas y voces para pocos ya hay en demasía, se repiten, mientras se disponen a librar nuevas batallas, a vencer tantas amenazas como crueles se les crucen en el camino. ¡Y vaya si hay crueldad entre los vivos, exclaman, mientras sienten en la propia piel el dolor de las infibulaciones ajenas!

Pero nada es más poderoso que sus ganas de seguir yendo por la vida, largando risotadas y contagiando ansias de libertad, de amores varios y glorias propias o compartidas. Nada es más fuerte que la propia fuerza que les brota desde las entrañas, desde el útero al que le cabe tanta vida. Nada es más convincente que sus propias convicciones en el derecho que tienen a vivir en libertad y gozando a plenitud los roles que ellas mismas determinan para sí, sin el peligro de ceder a la pretensión de imponerlos a terceros. Una pretensión tan presente en todos los tiempos y tan nefasta para la humanidad. ¡Vade retro, satanás!

Así son las heroínas del siglo XXI. Determinadas. Más humanas que nunca. Más libres que nunca. Más irreverentes que antes. Están aquí y ahora, brotando en las pieles de tantas niñas, más jóvenes y mejores adultas. Algunas, muy visibles. Otras, la mayoría, medio en la sombra. No por voluntad propia, sino más bien ajena. Todavía proliferan las murallas levantadas a lo largo de tantos siglos de persecución, acoso y dominio. Aún están en pie los muros del falso moralismo, los de la subestimación. Murallas y muros sostenidos por quienes desde siempre han temido a las heroínas de cada época, incluso en la actual.

Las heroínas del siglo XXI son universales y polivalentes. Dan vida desde el útero y en una mesa de parto, pero también desde la razón y en mesones callejeros, improvisados en los parajes más insólitos. Libran batallas a diario, sin necesidad de vestir armaduras grises ni de empuñar armas letales. Ganan batallas mirando y hablando de frente, honrando cada pensamiento que predican y respetando a los que caen frente a ellas. No hay revancha, no hay afán de escarmiento ni venganza. En sus campos de batalla no hay campo minado, ni siembra de cruces; no hay prisioneros ni esclavos. No hay ama, patrona o mandante.

Las heroínas del siglo XXI también celebran el Día de la Madre, pero no esperan el 27 de cada mes de mayo para hacerlo. Lo celebran a diario, a cada instante, porque saben muy bien y mejor que muchos que cada mujer da luz en todo momento, genera vida a tiempo completo, sin reparar en nada, sin depender de nadie. Las heroínas del siglo XXI conocen muy bien la fuerza que poseen en sus corazones, que no caben en un solo pecho, y en sus entrañas, que son del tamaño del universo. Las heroínas del siglo XXI hace tiempo ya que bajaron de La Coronilla, salieron del calendario que las encasillaba en una fecha y se están dando la libertad de celebrar la vida que crean y recrean, sin límites ni fronteras. 





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Caso “terrorismo”: 10 años de indebido proceso
Jugando a la democracia
Corrupción e impunidad, combo maldito
A desenmascarar a los cínicos
Gastón, ¿usted también?
Reivindicando la desobediencia
La justicia tarda y no siempre llega
Sin novedad en el frente
El nefasto juego del ‘no pero sí’
Acceso real a la justicia: ¿misión imposible?
Encrucijadas
Malos augurios
Deseos para 2019
Tolerancia cero
Y aún hay quienes se sorprenden
Aplazo generalizado
Los sueños de Cristhian, mis sueños
La difícil misión de ser dignos sin libertad
Razones para desconfiar
Que el hastío libere nuestra voz
En Facebook


20/04/2019
La elección de nuestra vida
20/04/2019
Tres muertos y una tragicomedia
20/04/2019
¿Por qué amamos Game of Thrones?
20/04/2019
Resiliencia y adversidad
19/04/2019
Aportes desde la ‘U’
19/04/2019
Santa Cruz de los collas


EL DEBER
 
Te puede interesar
Alan García y  Pedro Pablo Kuczynski en una fotografía de archivo
PERÚ

Prisión a PPK y suicidio de García abren polémica sobre excesos judiciales

El diputado Amilcar Barral
BOLIVIA

Diputado le dice a Evo que no se confíe y que el 'jaque mate' puede ser contra él

El presidente Evo Morales durante el inicio de un torneo de ajedrez infantil este sábado
BOLIVIA

Evo: "En las elecciones siempre hago jaque mate a los opositores"

Diez
El VAR como tal no es posible por la economía de los clubes, según Claure. Foto: Captura de video
LA PAZ

Conoce la idea de Claure para implementar el VAR

Nadal le dice adiós al torneo. Foto: AFP
TENIS

Rafael Nadal, eliminado en semifinales de Montecarlo

Foden celebrando el único gol del partido. Foto: AFP
INGLATERRA

Manchester City se venga del Tottenham y recupera el liderato

Sociales
SOCIALES

Charlize Theron confirma que su hija mayor es transgénero

SOCIALES

Ellas quieren la corona del Miss Chuquisaca 2019

SOCIALES

Luis Miguel: Casi medio siglo entre luces y sombras