PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 18/04/2018


La vuelta a la racionalidad salarial

Después de mucho tiempo se ha conocido un pronunciamiento de la empresa privada -a través de la Cámara Nacional de Comercio- explícito y muy bien sustentado, acerca de la cuestión salarial y laboral, en circunstancias en que toma vuelo el debate público sobre este tema. La preocupación del sector privado por la incidencia de los incrementos salariales en los costos laborales de las empresas es muy comprensible. No solo está en peligro la situación financiera de las empresas sino, y ante todo, la estabilidad laboral en el país. 

Los datos que aporta el documento empresarial son elocuentes. El salario mínimo nacional creció en promedio 13,6%, en el periodo 2006-2017, a la vez que el salario básico lo hizo en 8,1%, porcentajes muy superiores al aumento de la inflación de 5,7%, en esos mismos años. El salario mínimo ha tenido un aumento relativo de 380%, y ciertamente explosivo por su impacto en los costos y cargas laborales. Lo peor es que este populismo salarialista no ha redundado en mejoras de productividad ni en generación de más y mejor empleo.   

No extraña pues que muchas empresas se hayan visto forzadas a reducir e incluso cerrar operaciones o bien a refugiarse en la informalidad, con la consiguiente contracción del empleo formal. En el mercado laboral prevalece la precarización del trabajo, al tiempo que se expande descomunalmente la economía informal. Para este sector que acoge al 80% de la fuerza laboral urbana, los decretos salariales son irrelevantes e inocuos, pero no así para el sector privado formal -y especialmente las pequeñas y medianas empresas-, cada vez más asfixiado por una sobrecarga de obligaciones salariales, tributarias y reglamentarias, y en notoria desventaja frente a los productos extranjeros y el contrabando. 

El mensaje de la Cámara de Comercio es corregir los efectos negativos y distorsivos de una política salarialista, desentendida de la estabilidad laboral e insostenible en el contexto de desaceleración económica. Y con toda la razón. Persistir en esa política es suicida, y no solo para las empresas sino para el esmirriado estrato de trabajadores que tienen el ‘privilegio’ de un empleo protegido por la legislación laboral. La propuesta de ajustar el salario básico y el salario mínimo nacional a la tasa de inflación, y dejar que incrementos adicionales sean negociados en cada empresa o sector y condicionados a aumentos de productividad y a metas de gestión empresarial, es de sentido común. Es una forma lógica de proteger el empleo, y a las propias empresas, de las que depende aquel. 

Y si en verdad al Gobierno le importa la creación de nuevos empleos y de calidad, debe acoger la idea de la Cámara de Comercio de una impostergable reforma laboral, que pasa por modernizar la legislación laboral y mejorar el ambiente de negocios, a fin de impulsar las inversiones privadas y despejar las trabas a la actividad empresarial. Lo están haciendo casi todos los países de Latinoamérica, porque no hay otra manera de elevar la productividad y la competitividad nacional. Las propuestas del empresariado se sitúan en la dirección correcta. Hay que recuperar la racionalidad, tanto como la capacidad de diálogo y concertación que empresarios, trabajadores y gobierno han perdido. Y que también las instancias departamentales tomen sus propias iniciativas en materia de salarios y empleo. Ojalá que el sindicalismo no lo impida y que el Gobierno obre con sensatez y responsabilidad, sin oportunismo ni cálculos electorales. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Santa Cruz, el referente
Las tormentas del subsuelo
Bolivia en la encrucijada
La prueba ciega
El gas y el momento económico
... Cara a cara
Crónicas
Wilster derrota a San José y va por el campeonato (1-0)
The Strongest empata con Bolívar (1-1) y es finalista
Privados confirman masiva asistencia a su Congreso Extraordinario
Tarija cierra filas ante petición de regalías de Chuquisaca
La empresa acompañó sus adjudicaciones con capacitación para uso
Una firma concentra cinco contratos de Codesur por Bs 26 millones
No son mascotas, pero mucha gente los sigue sacando de sus hábitats
Micreros marchan hoy contra cambio de ruta; insisten en pasar por la Grigotá
Nuevos gremiales impiden que la Alcaldía logre consolidar el ordenamiento de los mercados
Diputado denuncia deterioro de un módulo educativo inaugurado hace seis meses
Javier Lora: “Tenemos un grupo de Inteligencia dentro de régimen abierto que nos informa todo”
Esposa de director de albergue de adictos será procesada por lesiones
Piden ayuda para joven que sufrió accidente vial
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


28/05/2018
Bolivia en la encrucijada
28/05/2018
La prueba ciega
28/05/2018
Santa Cruz, el referente
28/05/2018
Las tormentas del subsuelo
27/05/2018
¿Funciona la Ley contra el racismo?
27/05/2018
Muertos andantes con autoridad


EL DEBER
 
Te puede interesar

Crónicas

El mexicano presentará su nuevo disco Rompiendo fronteras
ESCENAS

Siete canciones que no podés dejar de cantar en el concierto de Alejandro Fernández del 6 de junio

A pesar de su voz privilegiada, la cantante confiesa que al principio le costó  adaptarse  a la propuesta
CULTURA

José Lucas & Rashell, música del alma que busca la paz

Diez
COCHA 2018
Tórrez en plena competencia este domingo en Cocha 2018. Foto. Gabriel Vásquez
COCHA 2018

Karen Tórrez gana medalla de plata para Bolivia

Gilbert Álvarez, de Wilstermann y Pablo Escobar, de The Strongest son cartas de gol en sus respectivos equipos. Foto. DIEZ
FÚTBOL

Wilstermann y The Strongest aseguraron Copa Libertadores

Vinícius Eutrópio se enfureció con Orosco. Foto. APG
DT DE BOLÍVAR

Vinícius: "Es increíble lo que pasó, el arbitraje nos perjudicó"

Sociales
SOCIALES

Además de Weinstein, ellos también fueron acusados de violencia sexual

SOCIALES

Mayra Dias es la nueva Miss Brasil

SOCIALES

Nicole Pulino revela que espera a su tercer bebé