PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 18/04/2018


La vuelta a la racionalidad salarial

Después de mucho tiempo se ha conocido un pronunciamiento de la empresa privada -a través de la Cámara Nacional de Comercio- explícito y muy bien sustentado, acerca de la cuestión salarial y laboral, en circunstancias en que toma vuelo el debate público sobre este tema. La preocupación del sector privado por la incidencia de los incrementos salariales en los costos laborales de las empresas es muy comprensible. No solo está en peligro la situación financiera de las empresas sino, y ante todo, la estabilidad laboral en el país. 

Los datos que aporta el documento empresarial son elocuentes. El salario mínimo nacional creció en promedio 13,6%, en el periodo 2006-2017, a la vez que el salario básico lo hizo en 8,1%, porcentajes muy superiores al aumento de la inflación de 5,7%, en esos mismos años. El salario mínimo ha tenido un aumento relativo de 380%, y ciertamente explosivo por su impacto en los costos y cargas laborales. Lo peor es que este populismo salarialista no ha redundado en mejoras de productividad ni en generación de más y mejor empleo.   

No extraña pues que muchas empresas se hayan visto forzadas a reducir e incluso cerrar operaciones o bien a refugiarse en la informalidad, con la consiguiente contracción del empleo formal. En el mercado laboral prevalece la precarización del trabajo, al tiempo que se expande descomunalmente la economía informal. Para este sector que acoge al 80% de la fuerza laboral urbana, los decretos salariales son irrelevantes e inocuos, pero no así para el sector privado formal -y especialmente las pequeñas y medianas empresas-, cada vez más asfixiado por una sobrecarga de obligaciones salariales, tributarias y reglamentarias, y en notoria desventaja frente a los productos extranjeros y el contrabando. 

El mensaje de la Cámara de Comercio es corregir los efectos negativos y distorsivos de una política salarialista, desentendida de la estabilidad laboral e insostenible en el contexto de desaceleración económica. Y con toda la razón. Persistir en esa política es suicida, y no solo para las empresas sino para el esmirriado estrato de trabajadores que tienen el ‘privilegio’ de un empleo protegido por la legislación laboral. La propuesta de ajustar el salario básico y el salario mínimo nacional a la tasa de inflación, y dejar que incrementos adicionales sean negociados en cada empresa o sector y condicionados a aumentos de productividad y a metas de gestión empresarial, es de sentido común. Es una forma lógica de proteger el empleo, y a las propias empresas, de las que depende aquel. 

Y si en verdad al Gobierno le importa la creación de nuevos empleos y de calidad, debe acoger la idea de la Cámara de Comercio de una impostergable reforma laboral, que pasa por modernizar la legislación laboral y mejorar el ambiente de negocios, a fin de impulsar las inversiones privadas y despejar las trabas a la actividad empresarial. Lo están haciendo casi todos los países de Latinoamérica, porque no hay otra manera de elevar la productividad y la competitividad nacional. Las propuestas del empresariado se sitúan en la dirección correcta. Hay que recuperar la racionalidad, tanto como la capacidad de diálogo y concertación que empresarios, trabajadores y gobierno han perdido. Y que también las instancias departamentales tomen sus propias iniciativas en materia de salarios y empleo. Ojalá que el sindicalismo no lo impida y que el Gobierno obre con sensatez y responsabilidad, sin oportunismo ni cálculos electorales. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
LA TAPA DE HOY
Stephanie Herela: "El sexo es algo que se debe gozar y si se vende, no se goza"
Destroyers-San José (3-0): sigue el minuto a minuto
Alejandro Chumacero marca un golazo en México
2 millones de musulmanes peregrinan a La Meca
Tensión migratoria por la situación en Venezuela
Marco Antonio Rocha: “El avión no era de largo alcance... se puede decir que se operaba al límite”
La historia detrás de la foto de Evo con ‘Micky’ y Rocha
Rocha ayudó a reconstruir el rostro de toda la tripulación
El adiós sin respuesta de David Vacaflores
Isidoro Barrientos Flores, un pequeño productor que planea su futuro más allá del surco
Mesa: Bolivia necesita un presidente de Santa Cruz
A los perros de las provincias les llegó su San Roque
Karina y el exministro Hugo Siles muestran su amor en las redes
El chofer que arrolló a un grupo de bailarines es enviado a prisión
Comisión del Tribunal de la Madre Tierra, retenida por colonos y cocaleros
'La última Evada' reúne frases llamativas de líderes latinoamericanos
La nacionalización tortuga de las AFP
Cara a cara...
4 tecnologías antiguas que nos siguen dejando estupefactos
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


19/08/2018
La nacionalización tortuga de las AFP
19/08/2018
El viejo dilema económico boliviano
19/08/2018
Periodismo, de Morales a Trump
19/08/2018
Ese desprecio a todo...
19/08/2018
Iván Duque o el buen gobierno
19/08/2018
Un nuevo movimiento social


EL DEBER
 
Te puede interesar
Foto: AFP
ARABIA SAUDITA

2 millones de musulmanes peregrinan a La Meca

Residentes de la ciudad fronteriza brasileña de Pacaraima destruyendo pertenencias de inmigrantes venezolanos durante un ataque en dos campamentos de venezolanos | AFP
CRISIS

Tensión migratoria por la situación en Venezuela

Es presidente de la Cámara Agropecuaria de Pequeños Productores del Oriente (Cappo) | Foto: Jorge Uechi
ECONOMÍA

Isidoro Barrientos Flores, un pequeño productor que planea su futuro más allá del surco

Diez
Saravia (10) celebra el primer gol de Destroyers ante San José en el Tahuichi. Foto. Jorge Uechi
FÚTBOL

Destroyers-San José (3-0): en vivo

Así luce la tapa del libro donde es protagonista Suárez. Foto; Internet
LIBRO

Luis Suárez protagonizará una aventura repleta de fútbol

Hazard en un partido con el Chelsea. Foto Internet
FÚTBOL

Hazard rechazó al Real Madrid para continuar en el Chelsea

Sociales
Un poco de historia. La primera reina del Carnaval cruceño fue Soledad Arrien Gutiérrez, coronada en 1937
SOCIALES

¿Qué cualidades debe poseer la reina del Carnaval?

SOCIALES

“Siempre utilizo recetas e ingredientes de mi país”

 A sus 15 años, cuando se iniciaba en la radio
SOCIALES

Cecilia Bellido Ávila, una apasionada por la radio y la televisión