PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES DATEC
OPINIÓN



| 23/05/2017


La pobreza de Raskólnikov

Hará unos 20 años leí Crimen y castigo, de Fedor Dostoievski. De aquella lectura me impactó la despreocupación del personaje Rodión Románovich Raskólnikov por los bienes materiales. La novela me hizo reflexionar que no importa cuánta ropa tenga, siempre la tendré en exceso, que mientras menos tiempo pierda comprando ropa o pensando si tal camisa se ve mejor con aquel pantalón, más tiempo gano en hacer cosas que de verdad me gustan. 

Hace unos días terminé de leer la novela por segunda vez y quedé impresionado por lo poco que recordaba de ella. Más allá de que hubo un crimen, un castigo y una redención, mi olvido llegaba a tal punto que ni siquiera tenía en mente a Sonia Semiónovna, el personaje redentor de la historia. Por eso admiro a las personas que parecen recordarlo todo, como un tío apasionado por la historia y un amigo, abogado, radialista, filósofo, que puede hacer una reseña biográfica detallada de algún personaje famoso sin mirar un papel. Fuera de estos Funes de la realidad, los demás mortales tenemos el consuelo de que al olvidar uno vuelve a leer las cosas como si fuera la primera vez, con la expectación de no saber lo que viene.

Pero volviendo al título de esta nota, la segunda lectura de la novela me llevó a plantearme que la pobreza de Raskólnikov no consistía en no poseer bie-nes materiales; tampoco radicaba en su patética justificación de que el crimen que cometió era de algún modo por el bien de la humanidad, o sería compensado por las grandes cosas que haría en el futuro, argumento bastante pueril usado por los sátrapas de todos los tiempos. Creo que la pobreza de Raskólnikov radicaba en la ausencia de amor, en una soledad vacía e insufrible. Hace tiempo vi una noticia de una japonesa que se ganaba la vida transmitiendo en vivo mientras comía, ya que mucho de sus compatriotas adultos viven solos y sintonizan su canal para sentirse acompañados a la hora de comer; ¡qué triste patetismo! 

Alcanzar grandes logros profesionales, ganar mucho dinero, viajar o ser una celebridad puede ser una fuente de satisfacción… pero solo el amor da sentido a la vida, así como su ausencia puede enloquecer o deprimir al más exitoso de los hombres. La pobreza de Raskólnikov es aquella contra la que luchamos todos los mortales, la lucha existencial por encontrar el sentido a la vida (sentido trágico, diría Unamuno), la lucha por el amor. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


15/08/2018
Segundo aguinaldo: falta de sintonía
15/08/2018
Liderazgo y populismo
15/08/2018
Educación de calidad, inclusiva y con equidad
15/08/2018
Los espacios del alma
14/08/2018
La educación y el sujeto de la acción educativa
14/08/2018
Señalización urbana y diseño


EL DEBER
 
Te puede interesar
Etecsa abrió en julio de 2015 varios puntos de wifi públicos . Foto AFP
TENDENCIAS

Cuba prueba gratis 3G para móviles sin fecha de inicio

Durante la sesión se explica sobre la compra de bandas municipales. Foto Hernán Virgo
SANTA CRUZ

Culpan a subida errónea de datos al Sicoes de la "confusión" en el precio de bandas distintivas

Morales sostuvo un encuentro con la prensa paraguaya
BOLIVIA

Evo: 'El pueblo me pide que vuelva, yo no quiero'

Diez
Los jugadores saliendo del vestuario para entrenarse. Foto: Etzhel Arturo Llanque
ORURO

Jugadores de San José se vuelven a entrenar tras promesa de pago

La Federación china volvió a ser noticia la semana pasada tras haber suspendido por seis partidos a Zhang Li. Foto: Internet
FÚTBOL

La Federación china, campeona del mundo en sanciones

Raldes es uno de los referentes del fútbol boliviano. Foto: Archivo DIEZ
LA PAZ

Ronald Raldes se recupera justo a tiempo en Bolívar

Sociales
SOCIALES

Conocé en qué stand estará Gabriela Zegarra en la Expocruz

SOCIALES

Alejandro Meleán: “Represento a Bolivia en torneos internacionales”

SOCIALES

“El cáncer no es una sentencia de muerte, sino el comienzo de una nueva vida”