PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 23/05/2017


La pobreza de Raskólnikov

Hará unos 20 años leí Crimen y castigo, de Fedor Dostoievski. De aquella lectura me impactó la despreocupación del personaje Rodión Románovich Raskólnikov por los bienes materiales. La novela me hizo reflexionar que no importa cuánta ropa tenga, siempre la tendré en exceso, que mientras menos tiempo pierda comprando ropa o pensando si tal camisa se ve mejor con aquel pantalón, más tiempo gano en hacer cosas que de verdad me gustan. 

Hace unos días terminé de leer la novela por segunda vez y quedé impresionado por lo poco que recordaba de ella. Más allá de que hubo un crimen, un castigo y una redención, mi olvido llegaba a tal punto que ni siquiera tenía en mente a Sonia Semiónovna, el personaje redentor de la historia. Por eso admiro a las personas que parecen recordarlo todo, como un tío apasionado por la historia y un amigo, abogado, radialista, filósofo, que puede hacer una reseña biográfica detallada de algún personaje famoso sin mirar un papel. Fuera de estos Funes de la realidad, los demás mortales tenemos el consuelo de que al olvidar uno vuelve a leer las cosas como si fuera la primera vez, con la expectación de no saber lo que viene.

Pero volviendo al título de esta nota, la segunda lectura de la novela me llevó a plantearme que la pobreza de Raskólnikov no consistía en no poseer bie-nes materiales; tampoco radicaba en su patética justificación de que el crimen que cometió era de algún modo por el bien de la humanidad, o sería compensado por las grandes cosas que haría en el futuro, argumento bastante pueril usado por los sátrapas de todos los tiempos. Creo que la pobreza de Raskólnikov radicaba en la ausencia de amor, en una soledad vacía e insufrible. Hace tiempo vi una noticia de una japonesa que se ganaba la vida transmitiendo en vivo mientras comía, ya que mucho de sus compatriotas adultos viven solos y sintonizan su canal para sentirse acompañados a la hora de comer; ¡qué triste patetismo! 

Alcanzar grandes logros profesionales, ganar mucho dinero, viajar o ser una celebridad puede ser una fuente de satisfacción… pero solo el amor da sentido a la vida, así como su ausencia puede enloquecer o deprimir al más exitoso de los hombres. La pobreza de Raskólnikov es aquella contra la que luchamos todos los mortales, la lucha existencial por encontrar el sentido a la vida (sentido trágico, diría Unamuno), la lucha por el amor. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


22/05/2018
La confrontación por Incahuasi
22/05/2018
Una luz de esperanza
22/05/2018
La larga noche de los museos
22/05/2018
La migración campo-ciudad y las ciudades intermedias
22/05/2018
Evo, Groux y salto con derroche
22/05/2018
Llanto por el gas


EL DEBER
 
Te puede interesar
Las vacunas contra la influenza ya están disponibles en Bolivia (Foto referencial)
BOLIVIA

El Sedes confirma la primera muerte por influenza en La Paz

Alerta sobre aguas contaminadas en EEUU. Foto: Univisión
INFORME

Un tercio consume agua contaminada en EEUU

Líderes de Podemos criticados por comprar una casa de 600.000 euros. Foto: Look - Okdiario
ESPAÑA

Una casa costosa pone en 'jaque' a líderes de Podemos

Diez
Los juegos suramericanos se inaugurarán el 26 de mayo. Foto. Internet
SURAMERICANO 2018

Reportan venta de 10.000 entradas para inauguración

Celso Borges Mora, en pleno trabajo. Foto: @CelsoBorgesCR
RUSIA 2018

Borges, el apellido sinónimo de Mundial en la selección de Costa Rica

Messi en los predios de Ezeiza. Foto: AFA
RUSIA 2018

Lionel Messi llegó a Argentina para sumarse a la Albiceleste de Sampaoli

Sociales
SOCIALES

Un boliviano, muy amigo de Meghan Markle

SOCIALES

La hija de Eros Ramazzotti vive vigilada tras recibir amenazas

Enamorados. Mónica y su esposo, Enrique Castillo Palacios, que la acompañó con ternura en todos los meses del embarazo
SOCIALES

La cigüeña llega a la casa de Mónica García

x
¿Te gustaría recibir el periódico en tu casa u oficina?