OPINIÓN



| 23/01/2017


La gran batalla

La ‘era Trump’ comenzó hace tres días, pero, por todo lo visto, el campanazo de largada ocurrió apenas se conocieron los resultados de la contienda electoral del 8 de noviembre. La curva ha sido de agravamiento y nada hace pensar que socios, aliados y vecinos dejarán de caminar de puntillas. Una era de incertidumbre parece haberse instalado en el mundo.

Donald Trump asumió el mando con la admonición de porciones considerables de la sociedad norteamericana. Al escribir esta columna, cientos de miles de estadounidenses se preparaban para marchar hacia la capital para repudiar al nuevo mandatario, en una manifestación masiva de descontento político rara vez vista en ese país. Ninguno de sus predecesores asumió el mando con niveles de aprobación tan bajos. A Barack Obama le costó 18 meses descender al 44% de aprobación de los más del 60% que tuvo al asumir. A George W. Bush le llevó cinco años llegar al nivel del 40% o menos con el que empieza Trump. El flamante mandatario, resumía el New York Times, ni siquiera había empezado su Gobierno y ya batía un récord.
Los críticos subrayan que Trump ignoró la tradición de sus predecesores y en lugar de buscar superar las divisiones entre quienes lo apoyaron y los que votaron por Hillary Clinton las acentuó. Causó estragos entre la comunidad negra cuando menospreció al líder y senador John Lewis, uno de los mayores íconos de los derechos civiles. El desdén llevó a Lewis a declinar asistir a los actos de posesión. Estuvieron de su lado unas tres decenas de senadores con similar actitud.

De todos los países aliados de EEUU, el único contento parece Israel, por el desagrado del nuevo mandatario con la actitud estadounidense en las NNUU, que facilitó la condena internacional a los asentamientos en territorios asignados a los palestinos. Trump les dijo a los israelíes que pronto estaría de su lado para reparar el daño. Ni hablar de los mexicanos e inmigrantes en EEUU. 

La batalla principal tiene por escenario a los medios de comunicación, cuya ‘arma’ más potente -trabajo profesional consistente y exhaustivo- el nuevo mandatario no ha logrado desactivar. Como todo líder autocrático, Trump ha estado desprotegido ante el alud de informaciones, reportajes y opiniones que han ayudado a desnudar fragilidades, contradicciones y peligros de la administración entrante. Los observadores señalan que los medios son garantes efectivos de la democracia y la convivencia civilizada y que muchas lecciones derivarán de la puja en curso.

La mayor defensa de Trump han sido sus ‘tuits’. En uno de sus últimos, antes de posesionarse, aseguró que alguien le había dicho que era “el Ernest Hemingway de los 140 caracteres”. David Remnick (The New Yorker) subrayó que le faltó identificar a ese ‘alguien’ 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Reveses
Enredo americano
La hora del conejo
La guerrilla inmolada del gral. Gary Prado
Diarios en tiempos de mordaza
Doblan las campanas
Trampolines
La fiscal de allá y los fiscales de acá
Caída libre
¿Publicar mentiras de un presidente?
¿Publicar mentiras de un presidente?
Vueltas de la vida
Vueltas de la vida
Crece la marea
Coletazos de la Guerra Fría
Perlas de la libertad de prensa
Los cien días
Epopeya venezolana
Tiempos de cambio
Enemigos del pueblo
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


17/10/2017
Consulta urgente sobre la interpretación del Art. 23 de la CIDH
17/10/2017
Las ciudades intermedias en la revolución urbana de Bolivia
17/10/2017
Santa Cruz, ¿ciudad gremialista?
16/10/2017
Recordando a mi brigadier
16/10/2017
Don Hernán, el olvidado
16/10/2017
1917: la URSS


EL DEBER
 
Te puede interesar
BOLIVIA

Diputados aprueban artículo sobre Mala Práctica

Un camión en la ruta hacia Chulumani (Foto referencial: Youtube)
BOLIVIA

Tres personas pierden la vida en un accidente en los Yungas

Jolene Jones antes del cambio que dio en su vida (Instagram)
TENDENCIAS

Así cambió su cuerpo después del fisiculturismo

Diez
El volante verdolaga puede ser parte del onceno titular ante Bolívar. Foto: Archivo
FÚTBOL

Villarroel tiene luz verde en Oriente

Pizarro jugará su primer partido como titular en este campeonato. Foto: Archivo
FÚTBOL

Pizarro, una de las armas en Guabirá

Arce (izq.) y Raldes estarán en el onceno titular de la academia paceña. Foto: Archivo
FÚTBOL

Arce y Raldes, garantizados en Bolívar

Sociales
SOCIALES

Participante de Juga2, rumbo a certamen de belleza internacional

SOCIALES

La Fábrica de Estrellas: Vania estrena videoclip

SOCIALES

Oriana Arredondo vuelve a las tablas