OPINIÓN



OPINIÓN | 17/07/2017


La eterna resistencia

Elena Corcuy carga en sus hombros débiles la realidad de muchos seres humanos que viven en este país. Tiene 38 años y anemia, un pulmón y estómago llenos de agua, piedras en la vesícula, el corazón crecido, no tiene dinero y está en terapia intensiva del hospital San Juan de Dios. Los médicos le han dicho a su madre, anciana y de ojos grises, que si le compran la receta diaria, podría salvarse. 

Pienso: hay muchas Elenas en Bolivia. Enfermas, sin recursos, con varios hijos esperándola en casa. Ella tiene nueve, el más pequeño de apenas seis meses y se llama Oseías, como el personaje de la novela de la tele. Los otros, ya conscientes, esperan que se haga un milagro, como ocurrió hace dos meses, cuando ella salió de un cuadro crítico después de que una amiga ejemplar corrió con los gastos internándola una semana y poniéndole un médico de cabecera. Esa vez Elena fue dada de alta y llegó a su casa de noche. Su casa: una habitación pequeñísima de ladrillo sin revocar y con una puerta remendada. De ahí salieron los pequeños, brincando como cabritos, y gritando: “¡Mamita! ¡mamita!” Después se sentaron en una de las dos camas angostas, abrazándose, acariciándose, iluminados por una vela muy tímida.

Ella pensó que ya estaba curada. “Incluso fui a trabajar durante dos semanas”, dijo el otro día, cuando aún estaba en Emergencias, antes de que pasara a terapia intensiva. Elena, cuando estaba de pie, trabajaba en casas ajenas: a veces lavaba, a veces planchaba y a veces ponía las casas como un anís, limpias y olorosas como un campo de lavanda. “Yo hacía las cosas bien”, recordaba con su voz quebrada. 

Cuando ya había terminado su tarea, se sentaba, colocaba sus manos en la falda y miraba con un orgullo natural de quien trabaja a conciencia. Y después conversaba y contaba los avatares de su vida: Elena embarazada, Elena dando a luz, Elena amamantando aunque no se hubiera alimentado bien, Elena preocupada por llevar el pan a sus hijos que siempre crio sola. Ahora también está sola, luchando en una cama de enferma, como muchos bolivianos que han sido golpeados por una realidad brutal y que, como Elena, ha hecho de la vida una eterna resistencia. 
Ella, desde su cama de enferma, espera ayuda en el teléfono 63795984.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
El poder de las aguas
Caparrós, los libros y la Fundación de Gabo
Caparrós, los libros y la Fundación de Gabo
Entrar al Tipnis, pero de verdad
Entrar al Tipnis, pero de verdad
El sonido largo del tren
La cruz del periodismo mexicano
Llorar por Barcelona
Llorar por Barcelona
El quijote Eric Soria Galvarro
París no se acaba nunca
París no se acaba nunca
La indiferencia anda suelta
La eterna resistencia
El calvario de un inocente
El calvario de un inocente
¿Qué será?
Bolsones de oro
El tormento de Elena
Casa de libros
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


26/09/2017
Del trono a la tumba
26/09/2017
El vicio contemporáneo
26/09/2017
Chile en la Expocruz 2017
26/09/2017
Las condiciones para vivir en ciudades
24/09/2017
Aguanten las feministas
24/09/2017
Deserciones disimuladas


EL DEBER
 
Te puede interesar
BOLIVIA

Ferreira: "No era necesario que se hubiera ido"

BOLIVIA

Presidente inspecciona la Línea Naranja antes de su entrega

DINERO

Salario de un gerente top supera los $us 30.000

Diez
Lizio (10) volverá a la titularidad de Oriente este miércoles ante Guabirá. Foto. DIEZ
FÚTBOL

Damián Lizio tiene luz verde en Oriente

Atlético y Chelsea jugarán por primera vez un partido de Champions en este hermoso escenario. Foto. Reuters
CHAMPIONS

Atlético recibe al Chelsea en el estreno del Metropolitano

HUMOR

Parodia: Wilster sacó a River de la Copa

Sociales
SOCIALES

Carlos Marquina, en busca de nuevos proyectos

SOCIALES

Sofía del Prado ganó el Miss Universo España

SOCIALES

Ellos recorren la Expocruz en chinelas