OPINIÓN



OPINIÓN | 29/12/2016


La culpa es de la clase media

En el artículo La culpa no es del indio (EL DEBER, 04.12.16, Séptimo Día), su autora, doña Susana Bejarano, defiende –con todo el derecho del mundo– el ‘proceso de cambio’ que nos ha cambiado hasta el humor, porque no hay logística ni movimiento envolvente que sacie nuestra sed, que no es solo de agua. Después de 10 años de ‘cambio’ hemos superado a Suiza como nos prometiera el jefazo, convertido hace poco en comandante de no sé qué. (El Estado Plurinacional helvético no tiene satélite chino ni coca, ni tantas canchas de fútbol como nosotros). 

Si no cargáramos, como Sísifo, la pesada piedra de nuestros complejos y rencores, debería ser normal llamar al indio y al cholo por su nombre, sin humillarlos ni ofenderlos. Si vamos por el mundo presumiendo de nuestro “primer presidente indio” y si los indigenistas blancos proclaman que “Bolivia es un país de indios” (negando la realidad mestiza de nuestro país), ¿por qué nos ofendemos? Doña Susana cae en la trampa de los demagogos y le echa la culpa de la corrupción e ineficiencia a la clase media incrustada en la burocracia masista. Según doña Susana, “la culpa no es del indio”, sino de la clase media, porque en Bolivia ya no hay indios, sino originarios de dos clases: originarios milenarios y originarios millonarios. 

Gracias al proceso de cambio ahora existen originarios de la hoja sagrada y originarios sin fronteras, o sea, la “nueva burguesía” de la coca y del contrabando. Hay que ser platudo para que te respeten, hermanito. Por eso, el Gobierno dice que 10 años son insuficientes.

Necesitamos otros 10 años para seguir metiéndole nomás con el comandante Evo al frente de sus legiones en las próximas guerras contra Roma. Así se explica por qué el comandante Evo pasa olímpicamente del referéndum del 21 de febrero (el del No soberano). Para él, un referéndum es una encuesta. Si los resultados no son los que yo quiero, convoco otro referéndum hasta que salga lo que yo quiero. Tranquilicémonos, pronto habrá agua en abundancia. El Gobierno ha contratado zahoríes chinos que harán brotar agua de las piedras, ya no se estrellarán más aviones porque los nuevos serán fabricados en China (si Trump no lo impide) y dejaremos de importar pollos brasileños. ¡De ahora en adelante importaremos patos pekineses! (Continuará) 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Bolivia en las memorias de un diplomático español
Palique de sobremesa
Gatos y gatuperios
Aquiles Gómez Coca y el Carnaval cruceño
Muros y murallas, museos y mausoleos
Raúl Otero Reiche, Carnaval y feminismo
Las mujeres en el Carnaval cruceño
Una corona de laurel para Matilde
Se le mete, nomás
La pretendida maldición arguediana
El año de la gallina
La culpa es de la clase media
La culpa no es del indio… ni del blanco
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


23/03/2017
Las mentiras de Chile
23/03/2017
¡Así no puedo!
23/03/2017
Ladrones de mineral
22/03/2017
El derecho a la vida
22/03/2017
Un editorial y el consumo de coca
22/03/2017
La Carta Democrática y el Gobierno de Maduro


EL DEBER
 
Te puede interesar
Los vecinos respaldan a las Aldeas Padre Alfredo ante las acusaciones de unos padres de familia del barrio La Bélgica. Foto: Hernán Virgo
Santa Cruz

Vecinos defienden patrimonio de Aldeas Padre Alfredo

SANTA CRUZ

Percy pedirá disculpas por agresión a periodista durante un acto

SANTA CRUZ

Vecinos levantan el bloqueo en El Torno

Diez
DIEZ

Bolivia con una difícil misión ante Colombia

ELIMINATORIAS

Bolivia va a la defensiva para lograr un triunfo

SELECCIÓN

La Verde busca cambiar la historia de su última visita

Sociales
SOCIALES

Conoce al guapo hermano menor de los Syler

SOCIALES

Danna García será madre a los 39 años

SOCIALES

Conquistan el corazón de Daryl, de The Walking Dead