PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 28/01/2018


La Nomenklatura boliviana

El término Nomenklatura definía a la élite de los países de la órbita soviética, entiéndase de los países comunistas, significa ‘lista de nombres’ en ruso. Esos hombres o nombres se encargaban de las responsabilidades de gobierno. Sus integrantes, gozaban de grandes privilegios; la nomenklatura abarcaba también el poder discrecional del PCUS para nombrar o revocar cargos. La historia es más o menos conocida: la Nomenklatura se tragó al Estado, lo derrotó y aparece camuflada en algunos gobernantes y líderes de la Rusia actual y de empresarios que dilapidan fortunas. Nada que no se sepa. 


En Bolivia no hay oficialmente una Nomenklatura, pero tenemos privilegiados del poder que tienen ventajas y oportunidades de las que carecen los demás ciudadanos funcionarios; lo curioso es que en la ‘lógica socialista’, funcionarios de alto y mediano rango están en casi los mismos niveles en cuanto al dinero que cobran del Estado, ya que ninguno puede ganar más que el presidente, pero los niveles medios no tienen la posibilidad de incrementar su fortuna como lo hizo él y varios otros ‘privilegiados’ del poder.


El salario del presidente subió a Bs 22.987 después de haberse mantenido por varios años en Bs 20.290 y luego subir a Bs 21.483. Los ministros reciben Bs 20.432 y el viceministro Bs 19.156 mensuales. Recordemos que, al asumir el gobierno, Morales disminuyó su salario en 57%. El presidente anterior recibía Bs 34.900 al mes y él bajó su sueldo a Bs 15.000 mensuales.


Con rebajas o no, el privilegio funcionó, pues el sueldo del presidente le dio la posibilidad de incrementar su patrimonio en un 196% (casi tres veces de lo que tenía cuando comenzó su gestión, el 2006).


El trabajo de EL DEBER (una investigación/informe de 12 años de gobierno) muestra lo siguiente: Morales declaró tener Bs 1.127.000 en activos, Bs 240.000 en pasivos o deudas, Bs 244.530 en rentas y un patrimonio neto de Bs 887.000.  A su vez, su declaración jurada del 23 de noviembre de 2017 muestra que concluye 12 años de gestión con sus deudas saneadas y con sus activos elevados a Bs 2.625.470,34 (lo que significa un incremento del 133%); su patrimonio neto, a Bs 2.625.470 (lo que refleja un incremento del 196%) y sus rentas, a Bs 336.387 (lo que representa un aumento del 38%).  


El vicepresidente es el caso paradigmático de lo que logran los privilegios: según declaración jurada del 21 de enero de 2006, comenzó su gestión, con Bs 0 en pasivos y el 30 de octubre de 2017 (Contraloría General) sus deudas habían ascendido a Bs 1.168.903,57 (me dicen que a nadie le dan crédito sobre nada en esa cantidad; ese es un privilegio del poder, no hay dudas). 


Superó al ‘líder’ después de 12 años, sus activos, rentas y patrimonio muestran un alza. Los activos ascendieron a Bs 1.887.587,44 (incremento del 4.190%); su renta, a  Bs 276.551,98 (aumento del 106%) y su patrimonio a Bs  718.683,87 (en 1.533 %).


Y hay detalle de todos, me quedo en dos y pregunto: ¿de no tener tanto poder, de no controlar como se controla el poder, no hubiera más de uno en problemas? Claro, a la Contraloría General del Estado no se le va a ocurrir preguntarle al presidente cómo hizo para incrementar como lo hizo, sin posibilidad de desempeñar otros trabajos o de lograr otros ingresos. Los cargos de los gobernantes son de dedicación exclusiva y está claro que las rentas no dan para crecer de la manera que crecieron.


Morales dice que le regalaron ponchos y otras cosas que valen mucho, pero esa es una trampa porque no han sido debidamente auditados y, una vez más, entra la pregunta: ¿los regalos al presidente son personales o son para el Estado? En países serios, solo el 10% de los mismos son del presidente y sobre lo demás, una vez tasados, deben pagar el impuesto correspondiente para hacerse de ellos, cosa que, por supuesto no va a pasar en Bolivia.


Se puede entender que existe una Nomenklatura en Bolivia y está a la vista; los privilegios, viáticos abultados, gastos pagos de casa, comida y demás a cargo del país son la regla y no la excepción. Parece que el presidente no gasta, que es obligación del Estado mantener todos sus requerimientos, al fin de cuentas, es una obligación por sus servicios tan dedicados... ya sabemos el discurso.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Noticias falsas, la importancia de saber detectarlas
Noticias falsas, importancia de saber de qué se tratan
El ‘jetlag’ del presidente en Rusia (sátira)
Ser y parecer no es lo mismo
Huyendo para adelante
A ver...
Almagro, ¿loco o de talla?
¿Como para qué sería?
Ya pasó, ¿qué viene?
21-F, mucho más que un símbolo
Challá nomás (que nada te cuesta)
La Nomenklatura boliviana
¿‘Él’ o el código?
Volver al futuro
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


20/07/2018
Memoria obrera
20/07/2018
Salir de nuestra zona de confort
20/07/2018
Fútbol y política
20/07/2018
Leer, un acto poÉtico y político
20/07/2018
Un estigma nos persigue, la tortura
19/07/2018
Ley de creación de empresas sociales


EL DEBER
 
Te puede interesar

crónicas

Ayer protestaron dos veces en la plaza principal, una de ellas fue paralelamente a la retreta
CULTURA

Persiste molestia de artistas y se movilizan por recursos

La exposición estará abierta al público hasta el 20 de agosto
CULTURA

Celebra tres décadas en las artes plásticas con colección en el MAC

Diez
Oriente y Aurora abrirán el telón este vienes en el estadio Samuel Vaca, de Warnes. Foto. Archivo
FÚTBOL

Confirman el arranque del torneo Clausura en Bolivia

Eduardo Villegas, técnico de San José. Foto: Archivo DIEZ
ORURO

San José trabajo bajo techo por lluvias en Oruro

Luis Leguizamón, delantero de Real Potosí. Foto: Etzhel A. Llanque
ORURO

Real prueba con Gonzales, Gómez y Leguizamón

Sociales
SOCIALES

Beyoncé ¿embarazada?

El Cirujano y Súper Mario
SOCIALES

¿Ya viste la nueva faceta de Mario Del Alcázar?

SOCIALES

Harvey Weinstein afirma que hizo un pacto sexual con Ashley Judd