OPINIÓN



OPINIÓN | 28/12/2016


Juicio de responsabilidades

Habría que preparar un irrefutable juicio de responsabilidades. No basta llevarse las manos a la cabeza cada vez que oímos detalles de la macabra universidad que tenemos. No basta el eterno “a dónde iremos a parar”. Es criminal y es estúpido quedarnos tranquilos con el suicidio educativo nacional. Es discutible si se construye un palacio más o uno menos. Se puede empujar un emprendimiento u otro. Lo que no se puede nunca y de ninguna manera es permitir que maten las esperanzas y las posibilidades de generaciones enteras que acuden a la universidad. 

Es estafa prometer determinadas competencias a los estudiantes y no darles ni una de ellas a lo largo de toda su formación. Nuestros pequeños de primaria terminan el ciclo sin haber logrado la mitad del desarrollo que se espera y se necesita a esa edad. Las promociones de bachilleres se gradúan con un retraso de seis años en comparación con los jóvenes de un país pobre como Vietnam. En la universidad ya no se puede hablar de retraso ni de desventaja. Se están graduando profesionales que no lo son. Se está titulando de médicos a personas que no comprenden el cuerpo humano y que no vislumbran los misterios de su funcionamiento. Se está lanzando al ejercicio profesional a cientos de miles de jóvenes, sin formación, sin preparación, sin ciencia. Expertos en nada. Pudieron convertirse en brillantes, pero nadie desarrolló sus inteligencias ni les enseñaron a descubrir. No les exigieron responsabilidad ni comprensión. No los pusieron nunca en el trance definitivo de dominar un tema hasta superar a sus catedráticos en un punto. No. Aquí todo vale. Todo sirve. Todo se perdona. No se exige nada.

No solo se atrofian sabios en potencia. No solo nos quedamos con mediocres en lugar de lumbreras. Más grave es que damos permiso para matar a médicos que no están preparados para serlo, a ingenieros que hacen puentes que se desploman y edificios que se derrumban, a agrónomos que no producen, a economistas que nos llevan a la quiebra. Hasta aviones, de las mejores fábricas, en nuestras manos son arma mortal.

Evidentemente hay alguna universidad menos mala que las otras y alguna facultad que sobresale en el país de los ciegos. Pero en todas es deprimente el bajo nivel de investigación y de exigencia científica. Es deprimente la masa indolente de catedráticos que vegetan en su cátedra, sin ideales y sin inquietudes. Hasta los públicos comerciantes de notas siguen ejerciendo. Hasta los comprobados plagiarios de tesis siguen formando. 

¿Quién es el culpable? 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
El atronador paro cruceño
¡La oposición que no se une!
Calentamiento global
Bello año nuevo
La inútil huelga médica
Otro muerto político
Violación constitucional con premeditación, alevosía y estupidez
Hacen nuestro amigo a Obiang
Corrieron a los veedores
Prohibido votar nulo
Perro del hortelano
Los abnegados trabajadores de salud
Escuela de bloqueadores y de políticos
Democracia bloqueando
No nos pidieron disculpas por la parte del ridículo que nos toca
Malditos gastos reservados
¡Qué falta de incomprensión!
La Policía no acudirá más
Genios de la economía
Las garras del narcotráfico
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


20/01/2018
Aún estamos a tiempo
20/01/2018
Viajes con propósito: alimento para el alma
20/01/2018
Las razones de tres consignas nacionales
20/01/2018
Sistemas electorales y vida política
19/01/2018
El discurso del odio
19/01/2018
Lo que no nos cuentan


EL DEBER
 
Te puede interesar
Presumen que la droga había ingresado de Perú y sería trasladada a Brasil (Foto referencial)
SEGURIDAD

Decomisan más de media tonelada de cocaína en Beni

El rector de la UMSA, Waldo Albarracín, presentó denuncias contra candidatos
BOLIVIA

Albarracín ve 'chantaje económico' del Gobierno a universidades

El presidente Evo Morales en conferencia de prensa en Palacio de Gobierno. Foto: ABI
BOLIVIA

Analizan si Evo irá a La Haya para alegatos orales

Diez
RALLY

Ignacio Casale se impone en cuadriciclos

FÚTBOL

Freitas se calentó con los hinchas

Marco Bulacia es el mejor piloto boliviano en el Dakar 2018 en coches. Foto. Jorge Gutiérrez
RALLY

Bulacia está a un acelerón de hacer historia

Sociales
Unidos. La cumpleañera junto con su esposo, Mariano Aguilera, y sus hijos, Mariano e Ingrid Aguilera
SOCIALES

A Ingrid la sorprendieron con una gran celebración

Kevin  Spacey. Comenzó su carrera como actor durante los 80 con papeles secundarios en cine y televisión
SOCIALES

Kevin Spacey enfrenta una tercera denuncia

Elegancia que acoge. No existe un rincón descuidado, el jardín, la casa de muñecas, la piscina, en todo se nota el cuidado de la dueña de casa y anfitriona. Los juntes son de grupos pequeños
SOCIALES

La casa soñada es compartida solo con los más allegados