OPINIÓN



OPINIÓN | 28/12/2016


Juicio de responsabilidades

Habría que preparar un irrefutable juicio de responsabilidades. No basta llevarse las manos a la cabeza cada vez que oímos detalles de la macabra universidad que tenemos. No basta el eterno “a dónde iremos a parar”. Es criminal y es estúpido quedarnos tranquilos con el suicidio educativo nacional. Es discutible si se construye un palacio más o uno menos. Se puede empujar un emprendimiento u otro. Lo que no se puede nunca y de ninguna manera es permitir que maten las esperanzas y las posibilidades de generaciones enteras que acuden a la universidad. 

Es estafa prometer determinadas competencias a los estudiantes y no darles ni una de ellas a lo largo de toda su formación. Nuestros pequeños de primaria terminan el ciclo sin haber logrado la mitad del desarrollo que se espera y se necesita a esa edad. Las promociones de bachilleres se gradúan con un retraso de seis años en comparación con los jóvenes de un país pobre como Vietnam. En la universidad ya no se puede hablar de retraso ni de desventaja. Se están graduando profesionales que no lo son. Se está titulando de médicos a personas que no comprenden el cuerpo humano y que no vislumbran los misterios de su funcionamiento. Se está lanzando al ejercicio profesional a cientos de miles de jóvenes, sin formación, sin preparación, sin ciencia. Expertos en nada. Pudieron convertirse en brillantes, pero nadie desarrolló sus inteligencias ni les enseñaron a descubrir. No les exigieron responsabilidad ni comprensión. No los pusieron nunca en el trance definitivo de dominar un tema hasta superar a sus catedráticos en un punto. No. Aquí todo vale. Todo sirve. Todo se perdona. No se exige nada.

No solo se atrofian sabios en potencia. No solo nos quedamos con mediocres en lugar de lumbreras. Más grave es que damos permiso para matar a médicos que no están preparados para serlo, a ingenieros que hacen puentes que se desploman y edificios que se derrumban, a agrónomos que no producen, a economistas que nos llevan a la quiebra. Hasta aviones, de las mejores fábricas, en nuestras manos son arma mortal.

Evidentemente hay alguna universidad menos mala que las otras y alguna facultad que sobresale en el país de los ciegos. Pero en todas es deprimente el bajo nivel de investigación y de exigencia científica. Es deprimente la masa indolente de catedráticos que vegetan en su cátedra, sin ideales y sin inquietudes. Hasta los públicos comerciantes de notas siguen ejerciendo. Hasta los comprobados plagiarios de tesis siguen formando. 

¿Quién es el culpable? 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Nuestros aduaneros olvidados
Los salarios y la quiebra nacional
Las represas malditas
¿Por qué alejan el mar?
¡Así no puedo!
Ordenarán mercados y tráfico, dij’que
Nuestra salud, ni gratuita ni servicio
La ley de la coca
Se buscan culpables
El palacio que faltaba
Escuelas a la carta
El gerente de la Ford no es un mecánico
Enamorados del Dakar
¿De qué se asusta ‘Pillín’ Ribera?
Juicio de responsabilidades
¿Cártel o saco de mentiras?
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


25/04/2017
Robo legalizado
25/04/2017
Ausencia del bien
25/04/2017
Experimento fallido
25/04/2017
Sellando las grietas de la represa del aborto
24/04/2017
Si yo pudiera debatir con el vicepresidente
24/04/2017
Un personaje de literatura


EL DEBER
 
Te puede interesar
BOLIVIA

Tumiri, condecorado por el bombero que lo rescató

El jefe policial aseguró que en esa zona fronteriza y en otras, se reforzaron los controles tomando en cuenta el atraco millonario que se registró recientemente en Paraguay
BOLIVIA

Caen tres emisarios del PCC en Cobija

INTERACTIVO

¿Para qué sirven las teclas de la F1 a la F12?

Diez
LIGA

Freitas y Méndez, a un paso de retornar en Oriente

LIGA

Lunari esperará a Suárez hasta último momento

LIGA

'Tucho' Antelo: “Saucedo es un ejemplo de jugador”

Sociales
SOCIALES

Emotivo encuentro entre Erwin Tumiri y el bombero que lo rescató

SOCIALES

Explican la risa de Gosling en los Óscar

SOCIALES

Yhair, de las pasarelas a la 'guerra'