PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES DATEC
OPINIÓN



| 11/08/2018


Inteligencia artificial, asombro y temor

Las noticias sobre el avance de la Inteligencia Artificial (IA) asombran y atemorizan. Solo hay que revisar periódicos e internet para verificar el creciente impacto de sus aplicaciones y la cascada de reacciones que genera cada adelanto.

El proyecto OpenAI Five, basado en la IA, venció por primera vez a jugadores expertos del videojuego Dota 2. En Reino Unido, una compañía logró que la AI aprendiera a manejar un automóvil en 20 minutos. En tanto que la Universidad Politécnica de Valencia revelaba un sistema de AI capaz de estimar el ‘nivel de curiosidad’ de los turistas y proponer ‘recomendaciones personalizadas’ de nuevos destinos.

Sin embargo, no todos son elogios en el imparable desarrollo de la IA. Incluso el genial profesor Stephen Hawking dijo que su perfeccionamiento podría significar “el fin de la raza humana”. En el mismo sentido, millones de personas creen que los robots les quitarán sus empleos, lo que supuestamente les condenaría a vivir peor. Las nuevas tecnologías, como ya se sabe, no son ni buenas ni malas. Entender el mundo en el que nos movemos y garantizar unas normas éticas básicas son tareas fundamentales para conjurar cualquier desviación que atente contra el ser humano. Pero no caben dilaciones para un futuro que ya está aquí.

Frente a la pérdida de empleos, no hay espacio para el pánico, sino para la anticipación. Hay cientos de nuevos perfiles y profesiones, surgidos al calor del avance tecnológico, que esperan por su incorporación a los planes universitarios. ¿Vamos bien en ese camino?

Automatización e inteligencia artificial son dos retos, pero también dos oportunidades. Ante la probabilidad de que nuestra jornada laboral se reduzca a la mitad debemos enfocarnos en reconducir los drásticos cambios que vienen. Educación, seguridad social, ocio y turismo, y muchos más sectores, tendrán que adaptarse a nuevas formas de organización si pretendemos que la impronta tecnológica genere progreso y no caos.

Jack Welch, el empresario que reinventó la compañía General Electric, sentenció una gran verdad sobre el impacto tecnológico: “Cambia antes de que tengas que hacerlo”. ¿Cómo vamos en ello?





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
¿Es fácil medir la felicidad de un país?
El celular no es el maestro
La llamada de África
Éxito es vivir bajo tus términos
Ni un minuto perdido
Formar equipos y transitar al éxito
Inteligencia artificial, asombro y temor
Farmacia y biblioteca interior
El rally de la vida
El mundo VUCA: ¿amenaza o desafío?
En Facebook


19/08/2019
El modelo triufante
19/08/2019
Narcotráfico, nuevas dinámicas y control del Estado
19/08/2019
Serenidad y paciencia, pequeño Solín
19/08/2019
Lloro por vos, Argentina
19/08/2019
El otro Evo Morales
18/08/2019
Relaciones internacionales e inteligencia


EL DEBER
 
Te puede interesar
Transportistas tomaron el segundo anillo para protestar contra la Alcaldía. Foto Jorge Gutiérrez
SANTA CRUZ

Micreros marchan en el segundo anillo contra la Ley de Movilidad Urbana

Seis camiones cisternas están llevando más agua hacia Roboré. Foto Juan Delgadillo
SANTA CRUZ

Bomberos y policías parten a Roboré para apagar el incendio

Imágenes de satélite de la NASA del glaciar Ok en septiembre de 1986 (izquierda.) y el pasado 1 de agosto. (AFP)
MUNDO

Islandia despide a un glaciar desparecido por el calentamiento global

Diez
Saucedo, goleador histórico de San José. Foto: APG
ORURO

Carlos Saucedo a uno del gol 150 en San José

El lamento de Castillo (centro) al final del partido. Foto: Jorge Ibáñez
ORIENTE

La dupla ofensiva Castillo-Franco no funcionó

Los jugadores atigrados festejando (en el fondo), mientras los albiverdes se lamentan. Foto: Rolando Villegas
FÚTBOL

Zarpazo del Tigre a Oriente en el Tahuichi

Sociales
SOCIALES

Los Totora y Matamba, en la tremenda fiesta de Mikaela

SOCIALES

Conocé a los guapísimos hijos de Zidane

SOCIALES

Kylie Jenner causa polémica con sus cambios físicos