PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 19/01/2019


Informaciones: el ministerio insaciable

Todos los bolivianos tienen derecho a espantarse y vociferar ante el abuso y desparpajo con que el Gobierno masista derrocha el dinero en una brutal propaganda destinada a ensalzar a S.E. Pero los jóvenes anteriores al boom de los hidrocarburos no tienen ni la menor idea de lo que eran las administraciones de los ‘neoliberales’, de aquellos presuntos oligarcas, difamados, que vivían a dos dobles y un repique, escarbando en las arcas fiscales los reales que permitieran sobrevivir al Estado.

Y no era que los anteriores gobernantes se rascaran la panza. Este es el Gobierno que no ha hecho nada, fuera de sus anuncios grandilocuentes en que ahora nadie cree, de inclusión social, paridad de género, amor a la Madre Tierra y al mar, reivindicación de los indígenas, y lo que causa estupor: lucha contra la corrupción.

El Estado Plurinacional se forró con los millones del gas que le dejaron los ‘neoliberales’ y con ese dinero, gastando a manos llenas, construyeron los elefantes blancos más caros e inservibles de la historia y fueron incapaces de reponer, en alguna medida, algo de las reservas que se dilapidaron, aunque S.E. anuncia, electoralmente, que navegamos sobre un mar de gas que hasta ahora nadie ha visto.

Pero vamos al grano. Me correspondió ser ministro de Informaciones en dos gestiones. Una durante el Gobierno de Jaime Paz Zamora, y otra entre abril de 2000 hasta la renuncia del presidente Banzer en agosto de 2001. Fueron años de miseria y de angustia, cuando era un acontecimiento lanzar un spot. Épocas en que Jaime Paz como el general Banzer inauguraban obras sin alboroto, sin televisión oficial ni prensa, la mayoría de las veces sin estar presentes ellos mismos. Pero lo que entregaban no eran ‘regalos’, no eran canchitas ni coliseos, eran obras absolutamente necesarias, imprescindibles, que la población agradecía sin que estuviera presente la fanfarria de los Kjarkas.

No recuerdo el presupuesto del Ministerio de Informaciones del año 2000 o 2001 (cualquier lector lo puede ver en internet seguramente), pero calculo que era 20 o 30 veces menor al del presente año, si no me quedo corto. Éramos la más pobre de las carteras porque las prioridades eran otras. Por eso resulta descarado que de los 150 millones de bolivianos de 2018 hayan pasado a 527 millones en este año electoral 2019, es decir, 350% más. Y lo peor, lo que perturba, que una gran parte del dinero irá, bajo algunas condiciones, a las cuentas de los medios sometidos y afines con el ‘proceso de cambio’.

Lo que gasta el Estado para ver jugar fútbol a S.E., presenciar proclamaciones bailables, montar encuestas truchas, y en las insufribles lecciones destiladas de odio que lanza el ‘vice’ a los niños y los jóvenes, es algo inaudito. Se aprovecha el dinero de los contribuyentes para elevar a lo más alto el ego de S.E., para hacer culto a la personalidad y para promover el odio al adversario.

El canal 7 de mis tiempos era heroico, vivía de la iniciativa de su gerente, Mariano Baptista, y para salir a la calle a hacer alguna grabación, mucho más al campo, había que juntar hasta el último centavo. De más está decir que no existían vehículos, salvo el del ministro, bastante destartalado. No es como ahora, que con la platita del gas se puede mostrar al público hasta la inauguración de un mingitorio.

El abuso es inaudito, el despilfarro total, el mal gusto espanta; sin embargo, se le asigna al Ministerio de Informaciones 527 millones de bolivianos, que los más conservadores piensan que llegarán a 700, cuando los techos de las escuelas se desploman y los enfermos duermen en los suelos de los hospitales.

Todo por darle gusto a S.E., emperrado en ganar unas elecciones, donde, desde el principio, está inhabilitado por el voto del pueblo, que recién empieza a despertar de un adormecimiento incomprensible.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
La Fuerza Armada de Maduro
Crónicas del oriente
Buena señal de la oposición
¿Ningún cruceño en el gabinete?
‘Evo cumple…’: ¿falta de imaginación?
Informaciones: el ministerio insaciable
De Brasilia a Caracas
De Brasilia a Caracas
Mi amigo Jorge Edwards
2019: reencauzar la política internacional
Falsas elucubraciones matemáticas
Cae el telón
Los cuerudos
Se ‘sincera’ el panorama político
Primarias para primates
Aún hay tiempo
La hora de las decisiones
Los fantasmas de la noche
La hora de las decisiones
Los ‘regalos’ de S.E.
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


21/02/2019
Verdadera política contra el crimen
21/02/2019
“El contrato con Brasil fue el peor acuerdo firmado por Bolivia”
21/02/2019
El fraude que se nos viene encima
21/02/2019
La ‘Kolla’
20/02/2019
El más grande comunicador
20/02/2019
El litio va a la China


EL DEBER
 
Te puede interesar
x 10
FOTOGALERÍA

Café de Reinas en EL DEBER

SANTA CRUZ

Ven falta de voluntad para liberar equipos donados

Luis Alberto Landívar es conducido a las celdas de la FELCC tras ser aprehendido.
POLÍTICA

Detectan dinero de caso Odebrecht en cuentas de Landívar y Saavedra

Diez
Hugo Dellien, sigue haciendo historia en Brasil. Foto: Facebook
BRASIL

Dellien se clasifica para cuartos de final del Open de Río de Janeiro

La academia sube al tercer lugar del campeonato  Foto: Fuad Landivar
APERTURA 2019

Blooming consigue una victoria (1-3) que lo ubica entre los tres primeros

Callejón celebrando ante el lamento de los jugadores de Aurora. Foto: APG
FÚTBOL

Bolívar salvó un punto ante Aurora

Sociales
Foto: Ángel Farell
SOCIALES

La alegría carnavalera se multiplicó por 26

Foto: Christian Cárdenas Steplewski /Modelo: Anisio Souza /Producción: Diego Farell
SOCIALES

El diseñador Daniel Rúa llevará sus creaciones a la Fashion Week de Uruguay

SOCIALES

Tania Ruiz rompe el silencio sobre su relación con Peña Nieto