PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 19/01/2019


Informaciones: el ministerio insaciable

Todos los bolivianos tienen derecho a espantarse y vociferar ante el abuso y desparpajo con que el Gobierno masista derrocha el dinero en una brutal propaganda destinada a ensalzar a S.E. Pero los jóvenes anteriores al boom de los hidrocarburos no tienen ni la menor idea de lo que eran las administraciones de los ‘neoliberales’, de aquellos presuntos oligarcas, difamados, que vivían a dos dobles y un repique, escarbando en las arcas fiscales los reales que permitieran sobrevivir al Estado.

Y no era que los anteriores gobernantes se rascaran la panza. Este es el Gobierno que no ha hecho nada, fuera de sus anuncios grandilocuentes en que ahora nadie cree, de inclusión social, paridad de género, amor a la Madre Tierra y al mar, reivindicación de los indígenas, y lo que causa estupor: lucha contra la corrupción.

El Estado Plurinacional se forró con los millones del gas que le dejaron los ‘neoliberales’ y con ese dinero, gastando a manos llenas, construyeron los elefantes blancos más caros e inservibles de la historia y fueron incapaces de reponer, en alguna medida, algo de las reservas que se dilapidaron, aunque S.E. anuncia, electoralmente, que navegamos sobre un mar de gas que hasta ahora nadie ha visto.

Pero vamos al grano. Me correspondió ser ministro de Informaciones en dos gestiones. Una durante el Gobierno de Jaime Paz Zamora, y otra entre abril de 2000 hasta la renuncia del presidente Banzer en agosto de 2001. Fueron años de miseria y de angustia, cuando era un acontecimiento lanzar un spot. Épocas en que Jaime Paz como el general Banzer inauguraban obras sin alboroto, sin televisión oficial ni prensa, la mayoría de las veces sin estar presentes ellos mismos. Pero lo que entregaban no eran ‘regalos’, no eran canchitas ni coliseos, eran obras absolutamente necesarias, imprescindibles, que la población agradecía sin que estuviera presente la fanfarria de los Kjarkas.

No recuerdo el presupuesto del Ministerio de Informaciones del año 2000 o 2001 (cualquier lector lo puede ver en internet seguramente), pero calculo que era 20 o 30 veces menor al del presente año, si no me quedo corto. Éramos la más pobre de las carteras porque las prioridades eran otras. Por eso resulta descarado que de los 150 millones de bolivianos de 2018 hayan pasado a 527 millones en este año electoral 2019, es decir, 350% más. Y lo peor, lo que perturba, que una gran parte del dinero irá, bajo algunas condiciones, a las cuentas de los medios sometidos y afines con el ‘proceso de cambio’.

Lo que gasta el Estado para ver jugar fútbol a S.E., presenciar proclamaciones bailables, montar encuestas truchas, y en las insufribles lecciones destiladas de odio que lanza el ‘vice’ a los niños y los jóvenes, es algo inaudito. Se aprovecha el dinero de los contribuyentes para elevar a lo más alto el ego de S.E., para hacer culto a la personalidad y para promover el odio al adversario.

El canal 7 de mis tiempos era heroico, vivía de la iniciativa de su gerente, Mariano Baptista, y para salir a la calle a hacer alguna grabación, mucho más al campo, había que juntar hasta el último centavo. De más está decir que no existían vehículos, salvo el del ministro, bastante destartalado. No es como ahora, que con la platita del gas se puede mostrar al público hasta la inauguración de un mingitorio.

El abuso es inaudito, el despilfarro total, el mal gusto espanta; sin embargo, se le asigna al Ministerio de Informaciones 527 millones de bolivianos, que los más conservadores piensan que llegarán a 700, cuando los techos de las escuelas se desploman y los enfermos duermen en los suelos de los hospitales.

Todo por darle gusto a S.E., emperrado en ganar unas elecciones, donde, desde el principio, está inhabilitado por el voto del pueblo, que recién empieza a despertar de un adormecimiento incomprensible.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Dejémonos de historias
Almagro y la mala espina
Indigestión histórica
Así no se puede
¿Revisionismo histórico encubierto?
Tres muertos y una tragicomedia
El juguete más caro
¿Santa Cruz como botín?
Mentalidades estrechas
No hubo empate en La Haya
Recuerdo de los años en el campo
S.E. y el 22 de enero de 2020
Diplomáticos fantasmas
Las mentiras del Gobierno
La Fuerza Armada de Maduro
Crónicas del oriente
Buena señal de la oposición
¿Ningún cruceño en el gabinete?
‘Evo cumple…’: ¿falta de imaginación?
Informaciones: el ministerio insaciable
En Facebook


25/05/2019
El federalismo
25/05/2019
Dejémonos de historias
25/05/2019
Un conflicto no solo comercial
25/05/2019
¿Hasta cuándo aprende el cerebro?
24/05/2019
Almagro
24/05/2019
Bendición a la madre


EL DEBER
 
Te puede interesar
Su narrativa intenta no solamente ser precisa en cuanto a la utilización de las palabras adecuadas para expresar ideas, sino también en cuanto a la selectividad de su armonía formal
BRÚJULA

Sonoridad y belleza

Cárdenas es autor de las novelas Zumbido, Los estratos y El diablo de las provincias. Publicó también el libro de relatos Carreras delictivas.
BRÚJULA

Ornamento, La violencia del artificio

Reflexivo e investigador, el director es también el guionista de la mayoría de sus cintas. Dejó de lado el lenguaje tradicional cinematográfico para descubrir su propia narrativa. FUNDACIÓN GRUPO UKAMAU
ENTREVISTA

Jorge Sanjinés: “ En La nación clandestina buscamos una narrativa que transmita la cosmovisión”

Diez
Las jugadoras de Santa Cruz FC - Destroyers durante el calentamiento antes de la victoria que consiguieron el fin de semana. Foto: Santa Cruz Fútbol Club
SANTA CRUZ

Mira la agenda del fútbol femenino para este fin de semana en Santa Cruz

Juan Vogliotti, de Real Potosí marcó un doblete en el último partido, mientras que Alan Loras (16), de Royal Pari salió expulsado. Foto. APG
FÚTBOL

Real Potosí cerró el Apertura con triunfo sobre Royal Pari

Imágenes del VAR en funcionamiento. Foto: Internet
LICITACIÓN

Paraguay lanza el concurso para proveer la tecnología del VAR

Sociales
El cantante Jonathan Moly, con su esposa, la modelo Andrea Villarroel
SOCIALES

Jonathan Moly está triste por alejarse de su pequeño hijo

SOCIALES

Bellezas engalanarán hoy el lanzamiento de la fiesta de Ch'utillos

SOCIALES

¿Qué tan fanático sos de La Casa de Papel?