OPINIÓN



| 29/06/2017


Identidad cultural

La Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia eligió el domingo a un Comité Ejecutivo Nacional que está encabezado por Jacinto Herrera, un representante de las tierras bajas del oriente.

Herrera es un migrante que se estableció en Santa Cruz hace varios años. Cuando se le pregunta con qué nación o pueblo indígena se identifica, él señala que es quechua pero, si se le pide precisiones, solo llega a decir que es de Chuquisaca, de la región del río Pilcomayo.

El derecho a la autoidentificación cultural está consagrado en el primer parágrafo del artículo 21 de la Constitución Política del Estado. Para gozar de él, es suficiente proclamar la pertenencia a una de las culturas, etnias, naciones o pueblos indígenas originarios reconocidos por la legislación boliviana. Ya está incluido en las cédulas de identidad y es optativo. Si una persona lo desea, puede incluir su identidad cultural de una lista que forma parte de la base de datos del Servicio General de Identificación Personal.

Pese a las facilidades que existen para esa autoidentificación, la cantidad de personas que dicen pertenecer a uno de esos grupos ha bajado de un 62% en 2001 a solo el 42% en 2012. Por tanto, el de Herrera no es un caso aislado. Es que antes las cosas eran más simples: a uno le daban a elegir entre indígena, mestizo y blanco, y eso era todo. Hoy, en cambio, en el marco de un Estado pluricultural, se ha reconocido a más de 40 pueblos originarios e indígenas y la autoidentificación es más complicada.

El pueblo más numeroso es el quechua, con 1.281.116 personas reconocidas como tales en el censo de 2012. En segundo lugar está el aimara, con 1.191.352 y en un lejano tercer lugar el guaraní, con 58.990. 

El asunto sigue pareciendo simple si no se incorpora el hecho de que quechua, aimara y guaraní fueron inicialmente idiomas que, por asociación de ideas, pasaron a designar etnias como karanqa, kolla y chiriguano.

El quechua o qhishwa era la lengua de la etnia inqa que se extendió desde el Cusco a lo que después fue el Tawantinsuyo mediante conquistas militares. Fue, entonces, el idioma que el conquistador inca impuso a los habitantes de los territorios sometidos. Eso pone en duda su condición de ‘originario’ en la región de los Andes bolivianos.

Como se ve, no se trata simplemente de autoproclamarse quechua, aymara o guaraní por vivir en determinado territorio porque en la Amazonia, el Chaco y los Andes vivieron, y en muchos casos siguen viviendo, otros pueblos originarios con una historia y hasta idiomas diferentes. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Cronistas de Potosí
Potosí: su gente
Cronistas
Guardianes
El Che y las mentiras
Antologías
Tapados y monedas
La ley
Verdades incómodas
Erratas
Bolivia y Perú
Nimiedades
‘Laris’
Humanitario
Identidad cultural
Balón
Mujeres machistas
Sobre ‘ignorantas’
La Zapata
Impuestos
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


24/11/2017
Gasolinazo sin derecho a pataleo
24/11/2017
Voto nulo
24/11/2017
Cohesión social para una ciudad segura
24/11/2017
Elecciones y democracia
23/11/2017
Se puede, hagámoslo juntos
23/11/2017
Corrieron a los veedores


EL DEBER
 
Te puede interesar
Varios muertos yacen en la mezquita de Al Arish (Egipto) tras un atentado con bomba. Foto: El País
MUNDO

Suben a 235 los muertos en ataque a una mezquita

Para acceder al servicio es necesaria una suscripción
ENTRETENIMIENTO

Streaming: Crackle llega de la mano de Cotas

Vedia atendió a los medios en el mercado minorista Abasto
SANTA CRUZ

Lucio Vedia arremete contra el plan de traslado gremial y anuncia un cabildo

Diez
Los jugadores de Bolívar están convencidos que van a festejar. Foto: APG
FÚTBOL

Bolívar buscará consolidar su liderato

BOXEO

Pacquiao reta a McGregor a un combate en 2018

Tórrez celebrando su triunfo. Foto: APG
BOLIVARIANOS

Así logró Tórrez el oro para Bolivia

Sociales
Sociales

Shakira tiene su doble en el Miss Universo

Sociales

Guill Maby Díaz puso fuego en la pista de baile

SOCIALES

Curiosidades y anécdotas del Miss Universo 2017