OPINIÓN



| 09/05/2017


Historias entrópicas

La cantidad de factores que interviene en la actual situación venezolana supone un esfuerzo interpretativo fuera de lo normal; empero, en un intento heurístico podríamos sostener que ante nosotros tenemos un claro fenómeno de entropía social. La entropía, como se sabe, es –en términos generales– “la medida del desorden de un sistema”, fenómeno que se caracteriza por una progresión continua e irreversible. Políticamente hablando, una huida al desastre.

Parece que los regímenes que gestionan formas políticas basadas en la confrontación y la radicalización permanente como mecanismos de legitimación y conservación del poder, provocan lo mismo que da origen a una entropía termodinámica, una aceleración de sus componentes que termina autodestruyéndose o infligiéndose daños irreversibles.

En física, este proceso está determinado por la temperatura a la que se someten las partículas: cuanto más se calientan, más rápidamente transforman el sistema. En fenómenos de corte neopopulista pareciera que cuanto más se radicalizan, más acelerada es la descomposición y desorganización de las formas del poder. La entropía de los procesos termodinámicos alcanza un punto en el que es imposible que sus partículas reconstruyan ningún estado previo. Su transformación es definitiva. En política, el deterioro del poder puede alcanzar un punto en el que ninguna medida, por democrática y conciliadora que parezca, logrará frenar el movimiento y la orientación de la sociedad civil.

La situación venezolana muestra un grado de entropía que podría delinear –con las salvedades en cada caso– un horizonte posible de sucesos similares. De hecho, en todos los experimentos populistas latinoamericanos del siglo XXI la secuencia de los procesos y sus características son similares. Lo mismo cabe decir de la desorganización del poder que generan y que, eventualmente, termina con ellos. La lección venezolana desde este ejercicio meramente académico podría resumirse en una frase entrópica por definición: hay un momento en que la medida del desorden termina con el poder. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Halloween y colonialismo interno
¿Qué país quieres para tus hijos?
Brevísima historia de la democracia
Del trono a la tumba
Diferentes, pero parecidos
Madre Tierra, santa coca y malograda justicia
Dios nos libre
Lula: crónica de una muerte anunciada
“Maduro, dale duro”
Subasta ideológica
La OEA y el ‘efecto Maduro’
El progreso de los progresistas
Historias entrópicas
Experimento fallido
Una declaración democráticamente demoledora
El Colegio Departamental de Sociólogos
Leopoldo y el ‘síndrome de encumbramiento’
¿Y si Evo perdiera?
El Comité Cívico, en su hora crítica
Estatutos y colonialismo interno
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


18/11/2017
12 años sin amnistía
18/11/2017
Las elecciones judiciales del 3D
18/11/2017
Disfrutar el aquí y el ahora
18/11/2017
Bromas por el WhatsApp
17/11/2017
Traslademos los problemas
17/11/2017
A su querencia sabe volver


EL DEBER
 
Te puede interesar
La gente está molesta con el periodo de Mugabe que hoy puede dejar el cargo tras 37 años. Foto: Reuters
MUNDO

Masiva protesta en contra de Mugabe en Zimbabue

El sismo en Ecuador volvió a poner en alerta a las autoridades y pobladores de ese país. Foto: internet
ECUADOR

Sismo de 5,8 grados de magnitud deja daños

El papa Francisco está al tanto de lo que sucede con el submarino perdido en su país. Foto: Reuters
MUNDO

El papa alienta esfuerzos para hallar el submarino

Diez

La tapa de hoy

Sergio Agüero en pleno trabajo con su equipo. Foto: @ManCity
INGLATERRA

Agüero está "perfecto", dice Guardiola

Plantel de Universitario busca salir de la zona de descenso indirecto. Foto: Correo del Sur
FÚTBOL

La ‘U’, sin cambios en el once

Sociales
Sociales

Romy Paz, una musa de la Llajta

El artista llega a Santa Cruz el mismo día del show
SOCIALES

Franco de Vita manda saludos a sus fans bolivianos

Sociales

Justin, Selena y el beso del retorno