PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES EN VIVO FM 103.3
OPINIÓN



| 07/11/2017


Halloween y colonialismo interno

El viceministro de descolonización manifestó públicamente que la fiesta de Halloween es un rito satánico y que parte de los esfuerzos oficialistas por descolonizar la sociedad boliviana pasan por erradicar este tipo de festejos foráneos. El viceministro no debe conocer el sentido de la cultura universal y le debe resultar muy difícil imaginar un mundo diverso. Tampoco debe saber que los grandes imperios de la antigüedad y las grandes potencias de la modernidad deben su esplendor a la virtud de aceptar una densa gama de culturas, creencias y ritos venidos de afuera. Convivir con esos impulsos los hizo inmortales. 

Para el viceministro, el que un ciudadano boliviano encuentre agradable adoptar una tradición que no se inscribe en el ideario originario en que se basa el régimen termina siendo inefablemente un comportamiento colonial, una imposición ajena a la cultura de los que la realizan, empero, este tipo de imposiciones no se diferencia en nada si lo comparamos con en el fallido intento de imponer a una inmensa cantidad de bolivianos ritos originarios recientemente actualizados en los que esa ciudadanía no cree. La única diferencia conceptual es que Halloween puede juzgarse como “colonialismo eurocéntrico” y cualquier otro de origen local como “colonialismo interno”.

A quienes nos agrada festejar Halloween o cualquier otra festividad que no sea propiamente originaria nos respalda la certeza de que vivimos un mundo moderno dominado por la transferencia y circulación de las culturas, y todos tenemos la capacidad suficiente para apropiarnos de aquellos que nos nutren y desechar los que nos agreden, perjudican o simplemente no nos agradan, si a él no lo convencen estas dinámicas de la sociedad moderna, debiera al menos respetar nuestras preferencias; en eso radica la pluriculturalidad. Finalmente, en tanto sus criterios (como alta autoridad gubernamental) expresan lo que el Estado piensa sobre el particular, resulta oportuno hacerle notar que juicios como los que vertió lo transforman en un agente del colonialismo interno y una negación del sentido de la pluralidad cultural de la quetanto nos hablan.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Una derrota premonitoria
Un adiós anticipado
Conflicto médico, vencer o perecer
La guerra acaba de empezar
Una derrota que presagia días difíciles
La gobernabilidad en juego
Halloween y colonialismo interno
¿Qué país quieres para tus hijos?
Brevísima historia de la democracia
Del trono a la tumba
Diferentes, pero parecidos
Madre Tierra, santa coca y malograda justicia
Dios nos libre
Lula: crónica de una muerte anunciada
“Maduro, dale duro”
Subasta ideológica
La OEA y el ‘efecto Maduro’
El progreso de los progresistas
Historias entrópicas
Experimento fallido
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


18/02/2018
Don Gamaliel Churata
18/02/2018
El invierno de Kaspuscinski
18/02/2018
Cortacintas de ocasión
18/02/2018
Las garrafas del terror
18/02/2018
Límites de la propaganda
18/02/2018
Conociéndome, conozco a los demás


EL DEBER
 
Te puede interesar
Los marchistas se oponen al traslado de mercados
SANTA CRUZ

Masiva marcha de gremiales protesta por el traslado de mercados

BOLIVIA

Pablo Fernández: Desconocer el resultado del 21-F 'es una maleantada'

El vicepresidente Álvaro García Linera
BOLIVIA

Vice: en redes sociales se puede 'gatillar' temores con fines políticos

Diez
NUTRICIÓN

Efectos del consumo de alcohol en los deportistas

El primer partido fue la victoria de la
APERTURA

Mirá el resumen de la cuarta fecha

Los jugadores de Real Potosí celebrando la goleada sobre Destroyers. Fue el partido con más goles en la fecha. Foto: APG
APERTURA 2018

Te dejamos los goles de la cuarta fecha

Sociales
SOCIALES

Siguen los premios para el esfuerzo de Marioly Galarza

A sus 37 años se ve espectacular
SOCIALES

Desnuda y en la bañera, así se deja ver Christina

SOCIALES

La fiesta grande de Vallegrande es a la inversa