PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 13/06/2018


Fútbol, fútbol, fútbol

México. Estadio Azteca. 1970. Félix, Brito, Piazza, Carlos Alberto, Everaldo, Clodoaldo, Gerson, Tostao, Rivelino, Jairzinho y el emblemático Pelé hacían parte de la apoteósica Canariña. Jugaban la final del mundial de fútbol contra otro gran escuadrón, el italiano. Pero los brasileños mostrarían por qué fueron reconocidos como “la mejor selección de todos los tiempos”. El gol 1028 de su ‘10’; los tantos de Gerson y Jairzinho, así como el inolvidable pase que luego el capitán transformaría en la gloria del 4-1, fueron solo algunas muestras del recordado “jogo bonito”. El mundo entero lo presenció y, por primera vez, a color. 

Este inolvidable capítulo es parte de la historia de uno de los eventos más importantes para la civilización moderna: el Mundial de fútbol. A un día de su inauguración, en Rusia, con los álbumes de figuritas casi completos, los fixtures descargados, las apuestas a punto de concretarse y la expectativa latente, creo importante analizar ¿por qué este encuentro despierta un sentimiento colectivo tan particular? 

Como bien indicó N. Elias y E. Dunning (1992), el deporte –particularmente el fútbol- ha permitido el desarrollo de la civilización moderna, al compensar el orden racional de la misma, con un espacio para canalizar emociones y pasiones, de manera colectiva. Y, particularmente en el mundial, las selecciones no solo juegan un partido, sino su identidad nacional, tal como afirman distintos especialistas (Duarte, 2018; Murillo, 2004).

Las caras pintadas, el uso de una camiseta particular, los peculiares sombreros, las banderas y los famosos cánticos son solo algunas expresiones que reflejan un espacio habitado por los sujetos, paralelo a su cotidianidad: el fútbol. 
Mientras la rutina agobia, el juego permite alivianar esa sensación de agotamiento, al liberar las pasiones de los sujetos. Aun cuando estas sean negativas, como la derrota inesperada de los brasileros, en el último Mundial (2014). Las lágrimas son permitidas. 

Lo mismo ocurre con la sensación triunfal de un colectivo, representado por un equipo. Tal como se sintieron los franceses al jugar de local en la Copa de 1998. Una celebración recordada hasta hoy no solo por su magnitud deportiva, sino por su convocatoria nacional. 

Y es que el Mundial reúne a las mejores selecciones nacionales, disputadas en torneos continentales. Se genera el “alma colectiva” (Le Bon, 2013), que logra identificar a los sujetos con una nación, como pocos otros espacios lo pueden hacer, dadas las múltiples diferencias locales.  
Esto se refleja en equipos legendarios, como el brasileño, el alemán o el español. Pero también ocurrió con Irlanda y con su primera clasificación, en 1990; o, como recordamos todos los bolivianos, con la gloriosa llegada de la Verde a la Copa de 1994. Por un momento fuimos todos una nación. 

Por esto, amamos el Mundial. Y aunque haya críticas políticas al respecto, en más de una ocasión este parece no ser un espacio para la mente, sino para el corazón. A encender el televisor porque hay fútbol, fútbol, fútbol…








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Envían a la cárcel al hombre que chicoteó a su hijo por sus malas notas 
Evo: Se incrementará el IDH un 15% por repunte del precio del gas
Vargas Llosa recibe el alta hospitalaria tras sufrir una caída en su casa  
Gobierno se suma al proceso contra Chapetón y pide su encarcelamiento 
Herland Camacho asume como secretario de Seguridad Ciudadana
DIEZ Tv analizó a Brasil y las chances de Argentina
Fallido homenaje a Soda Stereo: pusieron mal una plaqueta en Buenos Aires
Hallan cuerpos que corresponderían al equipo ecuatoriano de prensa
"No me importa": la chaqueta de Melania Trump al ir a la frontera con México
Gobierno cree que porque Evo es indígena critican que Palacio tenga sauna
López afirma que grupo pagado hostiga a líderes con 21F y 'Bolivia dijo No'
¿Los Simpsons predicen a los finalistas de Rusia 2018?
Los lujos del Palacio de Gobierno trascienden en medios internacionales
Decomisan 173 toneladas de droga en primer semestre
Espectáculo de invierno Utepsa 2018 pone a 67 jóvenes en el escenario
Científicos desvelan el misterioso ruido del goteo de un grifo
Gobierno: no dejaremos que San Matías sea tierra de nadie
Crean un ente paralelo al Colegio Médico de Bolivia
Por segunda vez la música de Vanessa Áñez está en el ranking de HTV
Por qué el color cian te puede quitar el sueño
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


22/06/2018
De la ortodoxia al despilfarro
22/06/2018
El mito de las cavernas, en Rusia
22/06/2018
Compañeros de ruta
22/06/2018
De carne y hueso
22/06/2018
El Bulo Bulo
21/06/2018
Primarias, ¿para qué sirven?


EL DEBER
 
Te puede interesar
El padre de familia fue imputado por el delito de violencia familiar. Foto: Tucuman
BOLIVIA

Envían a la cárcel al hombre que chicoteó a su hijo por sus malas notas 

ECONOMÍA

Evo: Se incrementará el IDH un 15% por repunte del precio del gas

El escritor abandonó el centro hospitalario, pese a que le recomendaron continuar internado. Foto archivo
ESCENAS

Vargas Llosa recibe el alta hospitalaria tras sufrir una caída en su casa  

Diez
El torneo en Bolivia se realiza con la participación de 12 clubes. Foto. Internet
BALONCESTO

Definen el rol de partidos para la Libobasquet

Cochabamba cuenta con campo deportivo de primer nivel, que se estrenó para los resientes Juegos Suramericanos. Foto. APG
COCHABAMBA

Bolivia solicitó la organización del mundial de gimnasia

Neymar se quebró en pleno campo de juego en el Mundial de Rusia 2018. Foto. Reuters
FÚTBOL

Neymar explica por qué lloró en Rusia tras ganar a Costa Rica

Sociales
SOCIALES

Así lucieron las misses en su entrevista con el jurado

SOCIALES

Una periodista colombiana es acosada en el Mundial

SOCIALES

10 cosas curiosas de Lisbeth Aranda