PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 13/06/2018


Fútbol, fútbol, fútbol

México. Estadio Azteca. 1970. Félix, Brito, Piazza, Carlos Alberto, Everaldo, Clodoaldo, Gerson, Tostao, Rivelino, Jairzinho y el emblemático Pelé hacían parte de la apoteósica Canariña. Jugaban la final del mundial de fútbol contra otro gran escuadrón, el italiano. Pero los brasileños mostrarían por qué fueron reconocidos como “la mejor selección de todos los tiempos”. El gol 1028 de su ‘10’; los tantos de Gerson y Jairzinho, así como el inolvidable pase que luego el capitán transformaría en la gloria del 4-1, fueron solo algunas muestras del recordado “jogo bonito”. El mundo entero lo presenció y, por primera vez, a color. 

Este inolvidable capítulo es parte de la historia de uno de los eventos más importantes para la civilización moderna: el Mundial de fútbol. A un día de su inauguración, en Rusia, con los álbumes de figuritas casi completos, los fixtures descargados, las apuestas a punto de concretarse y la expectativa latente, creo importante analizar ¿por qué este encuentro despierta un sentimiento colectivo tan particular? 

Como bien indicó N. Elias y E. Dunning (1992), el deporte –particularmente el fútbol- ha permitido el desarrollo de la civilización moderna, al compensar el orden racional de la misma, con un espacio para canalizar emociones y pasiones, de manera colectiva. Y, particularmente en el mundial, las selecciones no solo juegan un partido, sino su identidad nacional, tal como afirman distintos especialistas (Duarte, 2018; Murillo, 2004).

Las caras pintadas, el uso de una camiseta particular, los peculiares sombreros, las banderas y los famosos cánticos son solo algunas expresiones que reflejan un espacio habitado por los sujetos, paralelo a su cotidianidad: el fútbol. 
Mientras la rutina agobia, el juego permite alivianar esa sensación de agotamiento, al liberar las pasiones de los sujetos. Aun cuando estas sean negativas, como la derrota inesperada de los brasileros, en el último Mundial (2014). Las lágrimas son permitidas. 

Lo mismo ocurre con la sensación triunfal de un colectivo, representado por un equipo. Tal como se sintieron los franceses al jugar de local en la Copa de 1998. Una celebración recordada hasta hoy no solo por su magnitud deportiva, sino por su convocatoria nacional. 

Y es que el Mundial reúne a las mejores selecciones nacionales, disputadas en torneos continentales. Se genera el “alma colectiva” (Le Bon, 2013), que logra identificar a los sujetos con una nación, como pocos otros espacios lo pueden hacer, dadas las múltiples diferencias locales.  
Esto se refleja en equipos legendarios, como el brasileño, el alemán o el español. Pero también ocurrió con Irlanda y con su primera clasificación, en 1990; o, como recordamos todos los bolivianos, con la gloriosa llegada de la Verde a la Copa de 1994. Por un momento fuimos todos una nación. 

Por esto, amamos el Mundial. Y aunque haya críticas políticas al respecto, en más de una ocasión este parece no ser un espacio para la mente, sino para el corazón. A encender el televisor porque hay fútbol, fútbol, fútbol…








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
El nuevo presidente del Senado decide andar sin guardaespaldas
Tribunal que llegó al Tipnis entregará informe de su visita al papa Francisco
Alcaldía suscribió al menos 7 contratos con Textilander
El hermano de Messi, condenado por tenencia de armas en Argentina
El chofer que arrolló a siete bailarines en La Paz se presenta a declarar
Rada celebra que la CIDH desestimara medidas contra reelección de Evo
Buscan que Bolivia tenga presencia en la Antártida
5 ideas alucinantes de la tecnología fantasma
Venezuela: la distorsionada economía que crea el oro en el lugar más rico (y violento) del país
Fiscalía citará a declarar al exjefe de Casa Militar
Marihuana, la multimillonaria apuesta de los productores de la cerveza Corona en Estados Unidos
Qué es el deseo sexual hipoactivo y cómo se lo puede tratar
La previa de los dos mejores del torneo Clausura
Esto es todo lo que debes saber sobre la campaña de vacunación contra la rabia
Diez claves para conocer todo sobre la rabia
Quinua tropicalizada, nueva veta en la producción cruceña
Expulsan del MAS a diputado que se desnudó ebrio en aeropuerto
Camión choca contra 5 vehículos, una casa y deja 3 personas muertas
Otro micro protagoniza un accidente en La Paz y deja dos heridos
Por qué el Atlético de Madrid de Diego Simeone puede romper este año la hegemonía del Barcelona y el Real Madrid en La Liga
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


17/08/2018
El Órgano Electoral tiene la palabra
17/08/2018
Martirio de Carlos Chávez
17/08/2018
Un sillero en busca de un alias
17/08/2018
Sexo, poder, mentiras y FFAA
16/08/2018
Las Fuerzas Armadas de la banda y la medalla
16/08/2018
Los actores secundarios del proceso


EL DEBER
 
Te puede interesar
El legislador ocupará el tercer puesto de poder en el país por cuatro meses I Foto: Senado.
BOLIVIA

El nuevo presidente del Senado decide andar sin guardaespaldas

BOLIVIA

Tribunal que llegó al Tipnis entregará informe de su visita al papa Francisco

EL DEBER accedió a siete contratos suscritos entre el municipio y la empresa Textilander (Foto: Fuad Landívar)
SANTA CRUZ

Alcaldía suscribió al menos 7 contratos con Textilander

Diez
Marisol Negrete y su esposo se hicieron presente en los predios del club Blooming este viernes. Foto. Julio César Lozada
SANTA CRUZ

Deuda de Blooming sube a más de 100% en 31 meses

Los jugadores no se entrenaron este viernes. Foto: Etzhel Arturo Llanque
ORURO

San José, en paro dos días antes de enfrentar a Destroyers

Los jugadores de Real Potosí buscan recuperar la sonrisa a costa de Guabirá. Foto. DIEZ
FÚTBOL

Real Potosí, obligado a ganar a Guabirá

Sociales
SOCIALES

Johnny Depp hace una extraña denuncia contra su ex

SOCIALES

Los minutos de terror que vivió la modelo Nadia Peralta al ser 'raptada' por un taxi

Fotos: Marvin Rodríguez
SOCIALES

Sara Peters es imagen de una feria menonita