OPINIÓN



| 17/04/2017


Epopeya venezolana

Una región de poco relieve en el universo informativo surgió a las primeras planas de los medios estos días, cuando una multitud congregada para aplaudir expresó su rabia y empezó a proferir gritos y lanzar botellas, latas, ladrillos y huevos contra quien se creía que sería vitoreado, pues era el orador principal de una ceremonia cívica. 

Nicolás Maduro tuvo que escapar en medio del nerviosismo de sus guardias acosados por la ira de San Félix, una población del extremo sur venezolano, un trópico amazónico de las vecindades del Orinoco y el Caroní. El lugar se convirtió en la segunda mitad del siglo pasado, cuando fue fundado, en un polo de atracción de inversiones del estado. Al lado de Puerto Ordaz, forma ciudad Guayana, un epicentro industrial del acero y aluminio establecido hace poco más de medio siglo para servir de equilibrio al petróleo omnipresente de la vida venezolana. 

El 11 de abril, una multitud indignada con la carestía de la vida, escasez, servicios públicos deficientes, delincuencia e inseguridad expresó su repudio al gobernante en una de las manifestaciones públicas más elocuentes de las penumbras que avanzan sobre el régimen socialista del siglo XXI. El mandatario retornaba de Cuba, donde se habían reunido líderes de esa corriente, sobre la que navega también Bolivia.

Con una aprobación próxima a lo ridículo (el 80% lo reprueba, de acuerdo con encuestas por lo general confiables), muchos analistas y académicos tratan de determinar el origen de la resistencia de Maduro y su régimen a las embestidas populares. El factor más importante puede ser el de la fuerza militar, muchos de cuyos mandos estarían comprometidos con una administración impropia y caótica del mar de ingresos que bañó al país durante el auge de precios del petróleo. 

La generalización de las protestas de estos días, entre las cuales el repudio de San Félix fue muestra mayor, puede estar poniendo a prueba la lealtad de los militares. El dilema parece inescapable: apartarse de los elementos más radicales del régimen y exigirle aceptar normas democráticas elementales, como elecciones a corto plazo, o ahogarse en la riada social cuyo apaciguamiento luce cada vez más remoto.

La resistencia venezolana es vista como una nueva prueba del repudio a un régimen cada vez más aislado que luce empeñado solo en mantenerse. Una resistencia contemporánea similar para contener el derrumbe ha sido vista en el hemisferio solo en al caso de dictaduras como la de Somoza en Nicaragua o la que condujo Manuel Noriega en Panamá. Por el curso que ha tomado la turbulencia, muy pocos apostarían por una larga duración del régimen madurista 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Trampolines
La fiscal de allá y los fiscales de acá
Caída libre
¿Publicar mentiras de un presidente?
¿Publicar mentiras de un presidente?
Vueltas de la vida
Vueltas de la vida
Crece la marea
Coletazos de la Guerra Fría
Perlas de la libertad de prensa
Los cien días
Epopeya venezolana
Tiempos de cambio
Enemigos del pueblo
Alarmas encendidas
Arquitecto del caos
La gran batalla
La cuenta regresiva
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


23/08/2017
La misma chola con la misma pollera
23/08/2017
Ley 247: una puerta abierta al abuso inmobiliario
23/08/2017
El terrorismo golpea otra vez
23/08/2017
El PIB de Bolivia no crecerá 4,7%
22/08/2017
El turismo sostenible como piedra filosofal
22/08/2017
Trampolines


EL DEBER
 
Te puede interesar
00:02:34
PARA ELLAS

Noche especial y de gala en Para Ellas

MUNDO

Netflix perdió un 10% de audiencia por el eclipse

00:02:52
ECONOMÍA

Cinco claves para añadir valor a tu empresa

Diez
FÚTBOL

'Wilster' remonta y golea en Potosí

Campos espera ser de la partida en el duelo ante Perú el 31 de agosto. Foto. DIEZ
SELECCIÓN

Campos llegó ilusionado a La Paz

Mojica (centro) fue felicitado por sus compañeros. Foto: Jorge Uechi
GUABIRÁ

Mojica marcó la diferencia en la ‘Caldera’

Sociales
SOCIALES

Las nuevas top de Leo Ville visitan EL DEBER

Antonella Ulloa
SOCIALES

No te podés perder la invitación de Antonella

 La francesa, Iris Mittenare, actual Miss Universo
SOCIALES

Phoenix será la sede del Miss Universo