OPINIÓN



| 01/10/2017


Enredo americano

El presidente Donald Trump no logra salir del embudo acuñado por su formación y experiencia de ejecutivo opulento y mandón.  Al torbellino de su Presidencia, arreciado por despidos récord de asesores, se sumó estos días una disputa en la que nada ganará.  Está enfrentado a las grandes ligas de béisbol y todos los deportes mayores desde que dijo que era un “hdp” y debía ser despedido sumariamente el jugador que no reverenciase de la manera usual a emblemas patrios como el himno nacional durante competencias deportivas.  Nadie ha hecho caso a sus estridencias y ha fracasado en impedir que jugadores negros se arrodillen ante las notas del himno, actitud con la que protestan contra la discriminación racial que ven atizada por Trump. Todos los jugadores de color se han sentido aludidos y han ganado la simpatía inmediata de sus compañeros blancos, incluso de los dirigentes de clubes, que el domingo antepasado repudiaron al mandatario arrodillándose con sus equipos.

Las jornadas siguieron a otras desagradables para el mandatario, agobiado por los desplantes norcoreanos y por las investigaciones sobre sus nexos con Rusia, que estos días abarcaron a su familia, con algunos de sus miembros involucrados en negocios con la tierra de Putin. 

Trump tenía apenas tres semanas de Gobierno cuando debió apartar de su grupo de asesores al general Michael Flynn, a quien The New Yorker llamó General Caos por la amplitud de su red de negocios. Flynn se enredó cuando no logró explicar sus vinculaciones con los rusos y el papel de sus contactos para sabotear a Hillary Clinton y favorecer a Trump en la elección del año pasado. No solo con los rusos. Estaba en planillas turcas con millonarias asesorías e iba a ser un as de diamantes de la política externa de Estados Unidos. 

Su salida fue como abrir compuertas de un dique. En marzo, abril, mayo y junio hubo una dimisión por mes. La rutina tuvo un brusco ascenso en julio, con cinco despidos, incluida la salida de Sean Spicer, el portavoz de la Casa Blanca. Parecía un récord imbatible, pero en agosto las dimisiones fueron seis, contada la de Steve Bannon, su articulador de estrategias. En septiembre quedó en suspenso la salida del procurador general Jeff Sessions, un protegido del vicepresidente Mike Pence sobre el que Trump ha tenido expresiones denigratorias.

Bajo este escenario, nadie dudaría de estar ante un enredo descomunal cuyo final puede ser estrepitoso.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Costos del continuismo
Espejismo
Reveses
Enredo americano
La hora del conejo
La guerrilla inmolada del gral. Gary Prado
Diarios en tiempos de mordaza
Doblan las campanas
Trampolines
La fiscal de allá y los fiscales de acá
Caída libre
¿Publicar mentiras de un presidente?
¿Publicar mentiras de un presidente?
Vueltas de la vida
Vueltas de la vida
Crece la marea
Coletazos de la Guerra Fría
Perlas de la libertad de prensa
Los cien días
Epopeya venezolana
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


17/11/2017
Traslademos los problemas
17/11/2017
A su querencia sabe volver
17/11/2017
El cura Pérez
16/11/2017
Prohibido votar nulo
16/11/2017
Un antídoto contra el efecto Maduro
16/11/2017
El alto precio de las mieles del poder


EL DEBER
 
Te puede interesar
Brennan pidió una reunión de despedida con Evo Morales
BOLIVIA

Gobierno descarta un encuentro entre Evo Morales y Peter Brennan

Santa Cruz pide a YPFB desvirtuar la susceptibilidad ante un posible gasolinazo
ECONOMÍA

Gobernación pide datos a YPFB por gasolina Ron 91

Venezuela
MUNDO

Maduro pide a España que no "devuelvan" a Antonio Ledezma

Diez
Sergio Agüero en pleno trabajo con su equipo. Foto: @ManCity
INGLATERRA

Agüero está "perfecto", dice Guardiola

Plantel de Universitario busca salir de la zona de descenso indirecto. Foto: Correo del Sur
FÚTBOL

La ‘U’, sin cambios en el once

La tapa de hoy

Sociales
Sociales

Romy Paz, una musa de la Llajta

El artista llega a Santa Cruz el mismo día del show
SOCIALES

Franco de Vita manda saludos a sus fans bolivianos

Sociales

Justin, Selena y el beso del retorno