PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 12/01/2019


Encrucijadas

Una foto del presidente Morales rodeado de una docena de empresarios, en un ambiente no formal, aparentemente distendido y marcado por rostros sonrientes, fue suficiente para reactivar críticas muy duras dirigidas más a los empresarios que al propio Gobierno. Publicada en la cuenta oficial de Morales en Twitter el Día de Reyes, resultó ser presente griego para uno de los sectores más golpeados por las políticas gubernamentales, aunque muchos insisten –y no sin algo de razón– en decir que son los “privilegiados” del “proceso de cambio”: el gran empresariado. La lista de adjetivos negativos fue larga.

No sorprende la publicación de la foto ni las reacciones que esta provocó. Sorprende más bien el silencio de muchos de los empresarios allí identificados, como también las breves excusas expuestas por un par de ellos. Sobre lo primero, no hay razones para abundar en el análisis: está claro que Morales necesita cada día más de fotos como esa para tratar de contrarrestar el rechazo ciudadano que provoca su atropellado intento de perpetuarse en el poder, violando leyes e incluso la voluntad popular, como fue la expresada en febrero de 2016, tras el referendo que dijo No a la reelección indefinida.

Tampoco debería ser necesario abundar en explicaciones sobre las razones de la oleada de críticas. No al menos si se está acompañando de cerca y en detalle la realidad política nacional, algo que sin duda deben estar haciendo los empresarios, sin excepción alguna. Menos aún si se es parte de uno de tantos sectores afectados por las decisiones políticas que toma el Gobierno y que prevalecen sobre las económicas. ¿O acaso no fue considerada así por los empresarios la medida oficial del doble aguinaldo en 2018? Esta entre muchas otras que afectan las inversiones privadas nacionales, grandes y chicas.

Es cierto que no todo ha sido mala noticia para los privados. El Gobierno ha sabido darles una que otra cucharada de miel entre tantas de hiel, a la par de que los ha convencido –más por lo amargo que por lo dulce– de no entrometerse en la política. A muchos de ellos la letra les ha entrado con sangre. Es decir, a palos. Tanto, que siguen invirtiendo, pero con el Jesús en la boca. Con más miedo a Evo que a los riesgos naturales del mercado. De ahí que no solo no se atrevan a decirle no a una llamada de Presidencia para un juntecito como el de la foto, a sabiendas de que el fin es político, sino que además cedan al juego.

La verdad es que resulta difícil comprender la lógica empresarial de algunos sectores o, mejor dicho, actores. Muchos de ellos acostumbrados a asumir grandes riesgos a la hora de tomar decisiones importantes en sus empresas, pero que ahora se muestran perdidos. Una puede incluso intuir desde afuera de ese mundo de grandes capitales que los dueños de estos están enfrentando hoy en Bolivia una de sus encrucijadas más difíciles. Pero, ¿es este el camino correcto, someterse sin titubeos al capricho de un régimen que demuestra a diario no tener escrúpulos en el ejercicio abusivo del poder? ¿Y más aún, justificarlo?

He escuchado a más de uno decir que habría que estar en el pellejo de esos empresarios para poder cuestionarlos. Que, además, lo más normal en el mundo es que un empresario se reúna con los gobernantes. Claro, lo más natural en un país normal. Pero no estamos viviendo una normalidad, por decirlo de alguna manera. Estamos bajo un Gobierno que no escatima esfuerzos para imponer su voluntad por encima de todo interés público. Este es un régimen dispuesto a cortarle la cabeza a quien sea con tal de no largar el poder que detenta hoy. Nada natural, por supuesto, en un país que se declara democrático y para una sociedad que aspira a seguir viviendo en democracia.

¿Cómo salir de la encrucijada? ¿Cómo enfrentar a este poder, con inteligencia y sin ponerse la soga al cuello? ¿Cómo combatir al miedo tan hábilmente alimentado desde la cúpula oficial? ¿Cómo evitar la confrontación entre distintos, pero a la vez iguales en las aspiraciones de vida en libertad y democracia? Tal vez comenzando por borrar todo tipo de eufemismo en las interpelaciones y respuestas públicas. Quizás combatiendo con más ahínco contra el miedo que paraliza o empuja a claudicaciones vergonzosas. O, quién sabe, simplemente recuperando la conciencia ciudadana y el sentido común.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Que el cuidado llegue antes que el fuego
De Noel Kempff a Sergio Antelo
Despropósitos criminales
Pirómanos de pensamiento, obra y omisión
Carta abierta para Andrés Lladó
Solidaridad de papel
Jugando a la democracia
Salud rezagada, mal sin remedio
De mal en peor
No hay uno, ¡hay miles!
Leo, de sueños y estrategias
Pensando en Rigoberta
Salvar a Cotas, ¿de quiénes?
Primeras y eternas luces
Odebrechtazo en la Uelicn
Acerca de revolú y reboludos
Maravillas en la ciudad de los anillos
Democratizar la fuerza pública
Libertad para vivir o para morir
Caso “terrorismo”: 10 años de indebido proceso
En Facebook


17/09/2019
La perdida batalla del oficialismo
17/09/2019
La lectura atrapa a los jóvenes
17/09/2019
El valor del voto contra la conspireta
17/09/2019
Warnes, el supuesto incendiario
17/09/2019
Elogio a Runy y los bomberos voluntarios
17/09/2019
La construcción de narrativa


EL DEBER
 
Te puede interesar
Cerabol. Fue la primera firma en producir baldosas prensadas para piso
DINERO

La oferta de la India, nueva amenaza para la empresa nacional

Crónicas

Litografía de Dalí se subastará a favor de los bomberos bolivianos
ESCENAS

Subasta silenciosa por la Chiquitania

Diez
Baldivieso exDT de Always Ready. Foto: APG
LA PAZ

Julio César Baldivieso no va más como DT de Always Ready

Francisco Maturana en su debut con Royal Pari. Foto: Ricardo Montero
ROYAL PARI

No vas a creer lo que dijo Francisco Maturana sobre la altura de Bolivia

FÚTBOL

Estos son los cinco mejores goles de la fecha 11 del torneo Clausura 2019

Sociales
SOCIALES

Sara Carbonero visibiliza el cáncer

Foto: Internet
SOCIALES

Luis Miguel y su nuevo look al estilo Elvis Presley: patillas y canas

SOCIALES

La miss Plata 2013 lucha contra el fuego en la Chiquitania