OPINIÓN



| 19/06/2017


El tormento de Elena

Hay una mujer que tiene nueve hijos y está enferma. Se llama Elena Corcuy y vive en una habitación pequeña que alguna amiga se la ha prestado por poco tiempo. En ese cuarto, que es su casa, hay dos camas de plaza y media, y ahí se tienden todos a la hora del sueño. Cada uno se acomoda como puede y permanece petrificado hasta el día siguiente. La única norma no escrita, implícita, es no darse vueltas para no perjudicar a los otros, pero los más pequeños aún no entienden de ciertas leyes familiares. 

Elena tiene 38 años y parece que tuviera muchos más. Hay quienes le ponen 45 y otros hasta 50. Elena es delgada y ahora tiene un pie hinchado y una ecografía ha descubierto que hay piedras en sus riñones. Cuando ya no daba más de dolor, cuando el aliento le estaba quitando incluso las fuerzas para hablar, llamó a una amiga y le dijo que estaba al borde de la muerte, que no tenía dinero para ir al médico ni para comprar remedios que la sacaran de la agonía.

A Elena han logrado calmarle el dolor, pero su problema de salud sigue ahí, latiendo como una bomba de tiempo. Sus riñones solo son una punta del iceberg de su vida atormentada. Si uno mira con atención el cuarto donde vive, de inmediato siente que la pobreza muerde: la puerta está remendada con cartones y por su ventana sin vidrios se entran los mosquitos. Dentro hay pocos platos y pocas tazas. Nunca han podido desayunar o almorzar todos juntos porque deben hacer turno para utilizar los utensilios. A veces los hijos se pelean porque nadie quiere ser el último en llevarse la comida a la boca. La cena en la casa de Elena no existe. 

Elena se siente sola. El padre de sus hijos aparece de vez en cuando, pero no lleva dinero. El alcohol lo está convirtiendo en un fantasma. Eso dice ella las veces que se acuerda de él y para no amargarse la vida nunca pronuncia su nombre. Elena no ha perdido sus sueños. Sueña que llegará el momento en que esté completamente sana y también sueña con un lote propio donde pueda construirse varios cuartos. Sueña con camas de dos plazas y muchos platos y tazas, cucharas y una mesa larga donde todos puedan comer juntos y a la misma hora, sin que nadie se pelee. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
El sol nuestro de cada día
Ojos bien cerrados
Marcha ciudadana exige se respete la democracia
El cine y su luna buena
La Higuera, donde el Che reina hace medio siglo
Caminito de tierra
Caminito de tierra
El poder de las aguas
Caparrós, los libros y la Fundación de Gabo
Caparrós, los libros y la Fundación de Gabo
Entrar al Tipnis, pero de verdad
Entrar al Tipnis, pero de verdad
El sonido largo del tren
La cruz del periodismo mexicano
Llorar por Barcelona
Llorar por Barcelona
El quijote Eric Soria Galvarro
París no se acaba nunca
París no se acaba nunca
La indiferencia anda suelta
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


23/10/2017
El pecado original
23/10/2017
Alternativas al modelo estatista
23/10/2017
El sol nuestro de cada día
23/10/2017
Cuatro hipótesis sobre el desfalco del Banco Unión
22/10/2017
Los derechos humanos
22/10/2017
Por 15 minutos


EL DEBER
 
Te puede interesar
Parte del dinero recuperado tras la captura de las timadoras
SANTA CRUZ

Curanderas engañan Bs 10.000 con el cuento del tío

x 6
FOTOGALERÍA

Inicia el pago del bono Juancito Pinto

SANTA CRUZ

Cada habitante genera 5,2 kg de residuos electrónicos

Diez
Villegas tendrña a disposición a su stitulartes. Foto: Gabriel Vásquez
FÚTBOL

Oriente recupera a cinco jugadores

Los jugadores se entrenaron sin uniforme este sábado en apoyo al utilero Fernando Ortiz. Foto: Cristian Araúz
FÚTBOL

Jugadores pueden ingresar demanda

Cristiano se perfila para levantar nuevamente el trofeo. Foto: Reuters
FIFA

CR7, el favorito para ganar el ‘The Best’

Sociales
Octavia. La banda paceña muestra orgullosa el overol que usó su líder, Omar González, en la promoción del disco Ciclos, entre 1999 y 2000
Escenas

Cuatro bolivianos, al nivel de las estrellas en Hard Rock Café La Paz

SOCIALES

Lleva la danza en la piel y a Bolivia en el corazón

Toma la posta. Karin Viruez recibiendo consejos de la soberana de 2017, Jacqueline Perrogón
Sociales

Las Kuñá Porá están listas para el Carnaval 2018