PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 23/05/2017


El progreso de los progresistas

El escándalo de corrupción que sume a Brasil en una de sus peores crisis y la desbocada dictadura militar-chavista venezolana son una dramática muestra del curso que tomaron dos de los principales gobiernos ‘progresistas’ de la región. Su habilidad para vaciar de contenido conceptos como ‘progreso’ y ‘democracia’ supera cualquier artificio de la lengua española, y su capacidad para pulverizar décadas de progreso y desarrollo económico y político son paradigmáticos. Pasarán a la historia como lo peor que les pudo pasar y, para algunos de nosotros, como muestra basta un botón.

Es posible que el periodo ‘neoliberal’ al que no se cansan de denostar haya sido desastroso en términos de concentración de la riqueza social, inequidad y exclusión social. Igualmente desastrosa fue la liquidación a precio de gallina muerta de empresas estratégicas, y ni que se diga sobre la injerencia interna de países considerados imperiales, pero sumando todo y añadiéndole el infinito rosario de argumentos ‘democráticos’ y ‘progresistas’ que forman el glosario populista latinoamericano, ninguno le hizo tanto daño a sus pueblos. Si a esto se le añade el compendio de verdades a medias, medias verdades y mentiras desembozadas que hacen parte constitutiva del discurso oficial, el cuadro que dejan tras de sí no tiene parangón con ningún otro oscuro periodo de sus historias republicanas previas. Son, a troche y moche, desastrosos.

Que aportaron en mucho, también es cierto. Lo que nunca podremos saber es si todo lo bueno que hicieron se debe a ellos o al inédito auge económico que benefició como nunca antes a estos países. Lo que el ciudadano común sabe es que cualquier paisano mínimamente cultivado resulta un gran presidente cuando el dinero llega a borbotones. También sabe que mucha plata junta y poco contrapeso democrático solo producen corrupción, y ahora que la corrupción y el derroche les pasa la factura, se van dejando una estela de pobreza, una democracia herida de muerte y el macabro eco de una verborrea demencial. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Potosí: cara a cara
¿A qué le teme el MAS?
El MAS en su laberinto
Plataformas: cada cual en su burbuja
Evo y el zar de Rusia
Pérdida del poder
La larga noche de los museos
La imaginación al poder
El final de los Castro
Evo y la CIDH
Cuando lo blanco es negro
Anamnesis a una izquierda decadente
Una derrota premonitoria
Un adiós anticipado
Conflicto médico, vencer o perecer
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


24/09/2018
El centro cruceño, algunas propuestas
24/09/2018
El oro ajeno
24/09/2018
Las siete vidas de No solo cine
23/09/2018
Los jueces y fiscales creen que están en la Edad Media
23/09/2018
Mujeres invisibles
23/09/2018
La nueva centralidad política de Santa Cruz


EL DEBER
 
Te puede interesar
Roxana Hartmann busca en la pintura los reflejos de las relaciones de las personas con sus entornos, los espíritus de una ciudad desafiante | Foto: Hernán Virgo
ROXANA HARTMANN

'Es absurdo tirarse no sé cuánta plata en hacer retretas semanales'

El niño Sebastián, junto con su madre, mostrando su cédula de identidad
SANTA CRUZ

Sebastián irá a Brasil para recibir tratamiento preciso contra el cáncer

Esta jornada profesionales del IDIF y el Ministerio Público defendieron la labor realizada en el caso I Foto: APG Noticias.
CASO ALEXANDER

Fiscalía culpa a médicos y jueces por sentencia

Diez
Paul Pogba, jugador del Manchester United. Foto: AFP
INGLATERRA

Paul Pogba critica el juego del Manchester United

El Barza empató 2-2 Girona en el partido de ida. Foto: AFP
FÚTBOL

Sindicato jugadores mantiene oposición al Girona-Barcelona en Miami

José Alfredo Castillo comandará el ataque de los azucareros. Foto: Ricardo Montero
CLAUSURA

Con Castillo, Guabirá va por el último del Clausura

Sociales
SOCIALES

Orgullosas por participar, invitan a votar ¡ya!

SOCIALES

Informe psicológico de Bill Cosby es lapidario

SOCIALES

¡Ricardo Arjona, suegro!