PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 14/12/2016


El oficio del corrector: ¿controvertido?

En esta mi columna de los miércoles abordo problemas de la ciudad, de la región o del país. Acertados o no mis juicios, modestos además, son de crítica, trasuntan preocupación o dan una sugerencia, mereciendo la atención de algunos lectores a los que agradezco de corazón. Hoy permítaseme un paréntesis en la rutina para hilar unas consideraciones sobre el oficio de corregir comentarios y noticias de prensa.

Mi hermano Pedro fue un infalible corrector sobre todo al refundar EL DEBER, cuando pedía a los periodistas que le presentasen hasta las 3 de la tarde lo principal que tuviesen de las noticias locales para corregirlas. Mucho después marchó a Francia como embajador de Bolivia y cuando retornó ya no ‘ejerció’ ese oficio sino de forma esporádica. Me cuento entre los que lamentaron que hubiese dejado de corregir, lo que también hacía cuando ejerció como jefe de redacción de Progreso y cuando fue director de Diario del Oriente, publicaciones en las que fui columnista y periodista. Mi hermano, por ejemplo, me tachó la ‘referida’ autoridad escribiendo la ‘aludida’ autoridad y noté que era lo apropiado, más académico diría. Otra persona que me corrigió fue el profesor Rogers Becerra cuando en un artículo mencioné al ‘tarateño’ Rojas como autor del taquirari Viva Santa Cruz, explicándome en una nota que el que lo compuso fue el orureño Gilberto Rojas; lo llamé para agradecerle y me preguntó: “¿No se molestó?”, respondiéndole: Cómo me puedo molestar, don Rogers, de no ser por usted mañana otra vez meto la pata. Luego viene a mi memoria esa buena periodista que es Kitty Feeney, que en su paso por EL DEBER me buscaba para que le corrija su trabajo. A su vez la señora Betty Tejada, en su artículo en homenaje a Pedro, recordó que este le corregía y la llamaba para aconsejarla sobre cómo encarar un tema, y con una hidalguía que la dignifica reconoció que Pedro, igualmente, le dio una lección de ética periodística.

Pero he aquí que a veces, al parecer, el corrector solo está para poner un acento, o la ‘q’ en lugar de la ‘k’, por tanto es un metete si cambia una palabra, y ya es un osado si modifica una frase por corta que sea. Surge entonces la controversia, aunque sin razón porque no creo que haya un corrector en el ancho mundo (dado que ‘opera’ en el anonimato), que haga su trabajo por alardear o con mala intención, sino en aras de una redacción prolija y más apropiada, y sin errores por supuesto. 

Y aquí me planto, pidiendo disculpas. No sé por qué, pero las pido








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


26/05/2018
De lujos, robos, deportes y neuronas
26/05/2018
El padre Toribio
26/05/2018
¿Qué es una madre?
26/05/2018
La reina Isabel, un liderazgo particular
25/05/2018
Victoria de Donald Trump
25/05/2018
Apuntes históricos sobre las regalías


EL DEBER
 
Te puede interesar
El abogado Herrera fue retirado por faltar a su fuente laboral no por la denuncia de discriminación en su contra
BOLIVIA

Arce califica de correcto retiro de docente acusado de racismo

Catálogos de varias versiones de la Bienal Internacional de Artes Visuales de Santa Cruz
BRÚJULA

Arte contemporáneo en Santa Cruz (1988-2018)

x 8
FOTOGALERÍA

Entrada del Gran Poder 2018 en La Paz

Diez
Hermosa imagen con los hinchas del Liverpool de fondo en el interior del estadio Olímpico de Kiev. Foto. Reuters
CHAMPIONS

Madrid-Liverpool: la previa minuto a minuto

Paulo Rosales no está en los planes de Oriente Petrolero. Foto. DIEZ
FÚTBOL

Rescisión de Rosales es urgente en Oriente

Blooming no tuvo un buen semestre este 2018. Foto. DIEZ
FÚTBOL

La mira de Erwin Sánchez está en el torneo Clausura

Sociales
SOCIALES

Anita Gamón y Nathalí Moreno, el equipo poderoso de Solo ruedas

SOCIALES

Morgan Freeman vuelve a disculparse y se defiende

Sandra Manrique “Mi mundo gira En torno A él”
SOCIALES

Sublimes y más hermosas