OPINIÓN



| 20/07/2017


El nuevo palacio de Gobierno

En el viejo centro paceño se eleva buscando las nubes un nuevo palacio de Gobierno. No es un palacio más. Es un moderno gigante de cristal y cemento que soberbio contemplará por encima del hombro aquella La Paz colonial de hace más de dos siglos. El espigado palacio no escucha. No podría entender la polémica que lo rodea. Pero se sentirá mal, intruso en medio de las cálidas y señoriales casonas de adobe. Si pasa usted por Sucre encontrará el mismo dolor. En la ciudad más bella de nuestra América, la decadente universidad y algún nuevo rico de la moderna minería han sembrado nuestra antigua Ciudad Blanca de inadaptados galpones de hierro y calamina y desabridos y funcionales edificios de ladrillo visto.

No es problema de edad. No es enfoque ideológico. Es sensibilidad. Es respeto. Es comprensión de la belleza que llevan dentro las obras de pueblos y de personas. Tiwanaku es un conjunto sobrecogedor, no por el tamaño de sus piedras, ni por su colorido. Pueblos ancestrales dejaron allá para el mundo su concepción del hombre y de los dioses, su forma de comprender la vida, su capacidad de dar forma a la naturaleza que lo cobijaba. No importa que fuera pueblo conquistado o conquistador. Es obra humana, genialidad colectiva, que no se puede pisotear construyendo en medio de su grandeza una mole de cristal que la opaque, la esconda, la diluya.

Tristemente no todos tienen sensibilidad para vivirlo. No todos tienen dos dedos de alma. No es inteligencia. Es finura de espíritu que alcanza a comprender que puede disfrutar los secretos escondidos de la historia. Es capacidad para escuchar lo que decía al mundo y lo que sentía un pueblo cuando diseñaba sus casas, cuando les daba forma, cuando levantaba sus monumentos, cuando modelaba sus vasijas o cantaba su alegría. No todo es dinero ni ostentación. Hace falta profundidad. Hace falta capacidad de estremecerse. Hace falta saber lo que es la belleza y lo que es la emoción creadora.

¿Recuerda aquellas bestias que sin pudor mostraban al mundo su bajeza cuando a sangre fría degollaban a sus prisioneros ante una cámara? Creo que fueron los únicos que se sintieron orgullosos de destruir ciudades y monumentos, herencia de miles de años para toda la humanidad. No es culpa de su religión, ni de su ciencia. Les faltó calidad humana. No comprenden la belleza, el amor, la ternura, la fidelidad, la amistad, la creatividad, lo que puede decir de bello una persona, un pueblo. Solo les enseñaron a matar.  








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
No nos pidieron disculpas por la parte del ridículo que nos toca
Malditos gastos reservados
¡Qué falta de incomprensión!
La Policía no acudirá más
Genios de la economía
Las garras del narcotráfico
Viene el coco
¿Apagaron o atizaron el fuego?
El laberinto de las mentiras
Viva mi patria Bolivia
No se vende ni se alquila
No son ningún vende ambaibas
El nuevo palacio de Gobierno
El derecho a delinquir
Cadena perpetua para el juez
El atrevimiento de Marco Peredo
Dime con quien andas…
Economía de la mezquindad
Universidades en venta
Golpes de Estado
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


17/10/2017
Consulta urgente sobre la interpretación del Art. 23 de la CIDH
17/10/2017
Las ciudades intermedias en la revolución urbana de Bolivia
17/10/2017
Santa Cruz, ¿ciudad gremialista?
16/10/2017
Recordando a mi brigadier
16/10/2017
Don Hernán, el olvidado
16/10/2017
1917: la URSS


EL DEBER
 
Te puede interesar
BOLIVIA

Diputados aprueban artículo sobre Mala Práctica

Un camión en la ruta hacia Chulumani (Foto referencial: Youtube)
BOLIVIA

Tres personas pierden la vida en un accidente en los Yungas

Jolene Jones antes del cambio que dio en su vida (Instagram)
TENDENCIAS

Así cambió su cuerpo después del fisiculturismo

Diez
El volante verdolaga puede ser parte del onceno titular ante Bolívar. Foto: Archivo
FÚTBOL

Villarroel tiene luz verde en Oriente

Pizarro jugará su primer partido como titular en este campeonato. Foto: Archivo
FÚTBOL

Pizarro, una de las armas en Guabirá

Arce (izq.) y Raldes estarán en el onceno titular de la academia paceña. Foto: Archivo
FÚTBOL

Arce y Raldes, garantizados en Bolívar

Sociales
SOCIALES

Participante de Juga2, rumbo a certamen de belleza internacional

SOCIALES

La Fábrica de Estrellas: Vania estrena videoclip

SOCIALES

Oriana Arredondo vuelve a las tablas