PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



OPINIÓN | 17/02/2019


El cuento de Pinto

¿Por qué creo que EL DEBER no debió publicar el artículo de Darwin Pinto La ideología de género, ese caballo de Troya? No porque contenga valores distintos que los míos, lo que es parte de la democracia, sino porque en su escrito Pinto se limita a atacar con sarcasmos, mentiras e insultos las ideas en las que no cree.

El director de este periódico ha señalado que un artículo no debiera publicarse solo si tiene “imprecisiones o agresiones”. Vamos a probar que este está lleno de ambas.

Pinto dice que Federico Engels “acuña el término patriarcado” en su libro El origen de la familia, la propiedad privada y del Estado. Primera falsedad. Si Pinto hubiera leído a Engels, sabría que este toma el concepto de familia “patriarcal” de la ciencia antropológica previa a la publicación de El origen... en 1884; Engels cita, por ejemplo, El Derecho Materno, de Bachofen (1861).

Pero Pinto obviamente no leyó a Engels. Por eso dice que “propone la lucha de sexos” en lugar de la lucha de clases de Marx. Otra falsedad. Hasta el último día de su vida, Engels defendió las ideas comunes que concibieron él y Marx y, además, escribió El origen... sobre la base de los apuntes de Marx al libro de Lewis Morgan sobre la prehistoria.

¿Qué plantearon estos autores? Entre otras cosas, que la familia ha ido cambiando a lo largo de la historia: comenzó siendo matriarcal y luego, por una serie de sucesos, se volvió patriarcal. Plantean que la familia no es “natural”, sino una obra en construcción. Hoy este concepto se plantea en términos muy distintos: el libro de Engels ha quedado anticuado. Sin embargo, ningún científico puede dudar de que hubo varios tipos de familia a lo largo del tiempo; primero, por la necesidad de evitar el incesto; luego, por las formas de la herencia, etc.

Seguro que esto irrita a quienes siguen moviéndose con la única guía de la Biblia, pero es sintomático que Pinto no ataque a la antropología y en cambio se estrelle con tra Engels. Voy a explicar por qué lo hace. Y también explicaré por qué luego hace una ensalada, igualmente “de oídas”, mezclando a Gramsci con el “feminazismo” de “segunda y tercera generación”.

Pinto pretende asustarnos, contándonos el cuento del ‘coco’. Pero no le conviene que su ‘coco’ sean los científicos, sino una clase más terrorífica para el público en general: los marxistas. Es un cuento de suspenso. En él hay un señor del mal (Gramsci), “rodeado de ratas”, que piensa en destruir al mundo. Lo ayuda en ello la “defensora de la pedofilia” Simone de Beauvoir. (Obviamente, el cuento necesita reducir el pensamiento de De Beauvoir a su supuesto comportamiento sexual. Pinto tampoco leyó a la escritora francesa. Le atribuye estar a favor de la pedofilia porque defendió a unos hombres que estaban tres años en prisión por haber besado a unas chicas de menos de 15 años, las cuales testificaron a favor de los acusados; el manifiesto fue firmado por muchos intelectuales franceses -¿todos ellos pedófilos?-; algo que, claro está, Pinto omite decir).

El ‘cuentito’ sigue: El malvado Gramsci, pese a la tuberculosis y el sufrimiento de la prisión fascista, de los que Pinto se ríe, reflexiona: “La ideología es un arma, mejor si bien intencionada, victimizada, ‘inofensiva’”... Si el director de EL DEBER buscaba “imprecisiones”, esta definición “gramsciana” le debería bastar. Es obvio que Pinto no tiene idea de qué dijo Gramsci. Solo se sirve de su nombre para su narración, que termina así: “Entonces el método de destrucción de la cultura y la sociedad ya está. Se llama ideología de género”.

Esto me recuerda a los famosos Protocolos de los Sabios de Sion, un libro infame inventado por los servicios secretos rusos para justificar las masacres de judíos. En ellos también había un cuentito ‘con ratas’: el de la conquista semita del mundo. Toda esta literatura está cortada con la misma tijera: busca meter miedo a los lectores para que, acto seguido, estos aprueben las golpizas y los asesinatos de los “malignos”. En este caso, de las ‘feminazis’.

No es aceptable que, a cuento de libertad de expresión, se alarme, se agreda (“¡cuidado, las feminazis defecarán en nuestras iglesias!”) y se incite al odio contra el movimiento femenino que hoy lucha, en notoria desventaja, contra las estructuras que generan violencia y muerte en contra de las mujeres.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Cuatro mujeres que desafiaron estereotipos cuentan sus historias
Cocarico dice que Mesa erradicará coca en los Yungas y es desmentido
Un asambleísta y un pastor son sacados a empujones de la Murillo
Así fue el rescate de Benjamín Sánchez, el niño de 5 años que se perdió en el desierto
Cadena perpetua para Radovan Karadzic por el genocidio en Bosnia 
Por qué el aburrimiento es una de las claves para que los niños sean felices
Experto en genética afirma que podría clonar a Messi
Los acosadores que esconden GPS en los juguetes de sus hijos para espiar a sus exparejas (y otros casos de espionaje)
Magistrado acusado de agredir a su esposa podrá retomar su labor en 10 días
Bolivia mudará su zona franca de la ciudad argentina de Rosario  
Piden al Concejo un informe sobre situación laboral de Camila Soruco
El extraño caso de la bebé que nació "embarazada" con el feto de su hermano gemelo
Ante el ingreso del mal tiempo, Searpi alerta de una posible crecida de ríos
Consulado de Bolivia en Chile recibe una amenaza de bomba por el 'Cangri'
Policía salva a 51 niños secuestrados dentro de un bus en Milán 
Jhasmany, el 'abogado torturador': "Malo o bueno el método, pero (es) más rápido que un juicio civil"
Thelma Aldana, la exfiscal que encarceló a los poderosos en Guatemala, es candidata a presidenta y ahora tiene orden de arresto
Disney cierra la compra de 21st Century Fox por 71.300 millones de dólares
La COB definirá la próxima semana el incremento salarial
Ecuador llama a juicio a exsuperintendente que fugó a Bolivia
En Facebook


20/03/2019
La culpa es de los otros
20/03/2019
Pérdida de perspectiva
20/03/2019
Dimensión de las remesas externas
20/03/2019
El diseñador, el director y el dictador
19/03/2019
Construyamos ciudad para vivir en ella
19/03/2019
Preservar la unidad empresarial es un imperativo


EL DEBER
 
Te puede interesar
Cuatro mujeres que desafiaron estereotipos cuentan sus historias | Foto: Archivo
SANTA CRUZ

Cuatro mujeres que desafiaron estereotipos cuentan sus historias

El discurso del ministro tuvo lugar hace algunas jornadas en Chulumani I Foto: archivo.
BOLIVIA

Cocarico dice que Mesa erradicará coca en los Yungas y es desmentido

Los efectivos de la Policía utilizaron sus equipos antimotines para desalojar a dos personas I Foto: Rodrigo Fernández.
BOLIVIA

Un asambleísta y un pastor son sacados a empujones de la Murillo

Diez
Los jugadores de Oriente Petrolero en el aeropuerto de José María Córdova de Medellín. Foto: Club Oriente
COLOMBIA

Oriente aterrizó en Medellín para retar a las Águilas

Leandro Cabrera, ex ayudante de campo de San José. Foto: Etzhel A. Llanque
FÚTBOL

Argentino Leandro Cabrera suena para dirigir a Real Potosí

Lionel Messi, estrella del Barcelona de España. Foto: AFP
ESPAÑA

Experto en genética afirma que podría clonar a Messi

Sociales
SOCIALES

Mirá qué famosos usan calcetines diferentes por una buena causa

SOCIALES

Laura Donoso cuenta todo sobre su aventura en Asia

SOCIALES

¿Qué se esconde tras el cambio radical de Conchita Wurst?