OPINIÓN



| 29/10/2017


El antiguo arte de caminar

Desde aquí todo parece lento. Una lentitud parsimoniosa que avanza al ritmo de los pies. Los pies, ese invento de algún Dios generoso, ese par de cómplices que se mueven como de memoria y que son capaces de hacer sentir placer, un placer amparado en el antiguo arte de caminar. Caminar para avanzar, para ir a quedarse, para retornar también. Para cruzar los mares volando, o navegando, para bajarse o para subirse. Caminar para trepar, para sentirse vivo o menos muerto o para resucitar. Caminar para olvidar que la rueda existe. 

Uno camina por aquí y todo parece más lento. Desde dentro del bus parecía que las casitas de barro corrían a la par del motorizado y que cuando se cansaban se quedaban allá, bien atrás, donde la vista ya no alcanzaba a verlas rendidas y un poco mojadas por alguna llovizna alharaca que de cuando en cuando amenaza con desplomarse por estas partes del Altiplano.

El sol estaba en lo alto y picaba como un ají mexicano. Hasta que alguien dijo que iba a llover. Lo dijo por el mazazo del viento que bajó a tropel de las montañas. Pero todos –los pocos- seguimos caminando por los costados de esta carretera que lleva a Batallas, el pueblo del que todos hablan en Bolivia, el que al frente de su plaza tiene un banco donde trabajaba un joven de 27 años que dicen que dormía en la bóveda de la entidad financiera estatal, que llegaba en su Mercedes Benz y que ahora está preso por un desfalco millonario. 

El bus me dejó a varios kilómetros de distancia. El chofer seguro que se olvidó que en la estación del Cementerio General de La Paz le dije que me avise cuando pasemos por Batallas. Eso ha de haber sido, me dice un campesino que ha hecho del caminar su herramienta de trabajo. Es un hombre tranquilo que mientras camina mete hojas de coca en uno de sus cachetes. Mientras camina dice que hasta antes de que el ladrón de banco se deje pillar y se arme el escándalo nacional, a Batallas nunca llegaban los periodistas. 

Este hombre camina y también caminan sus dos perros lanudos que tienen nombre de dos políticos de alto vuelo del país.

“No le vaya a revelar los nombres en la prensa. No vaya a ser que se enojen”, me pide y lanza una sonrisa cómplice y verde por la coca que mastica, que disfruta. “Yo siempre quise ponerles esos nombres a mis perros, pero tuve miedo que los pobres animalitos se enojen”, le digo en un tono amigable, pero ahora él no se ríe. 

Ambos nos persignamos cuando pasamos por un cementerio. Desde que uno abandona la ciudad de El Alto y se va metiendo por la epidermis del Altiplano, los cementerios aparecen a los costados de la carretera, como queriendo decir: no corran y que la muerte existe. Eso le digo a mi compañero de camino y él me asiente con su mirada.







e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
El lenguaje de la madrugada
Campesinos de Pando se reunirán en el Sena para definir precio de castaña
Luis Arce Gómez
Crónica de un encuentro fugaz con Juan Pari en Chonchocoro
El antiguo arte de caminar
El sol nuestro de cada día
Ojos bien cerrados
Marcha ciudadana exige se respete la democracia
El cine y su luna buena
La Higuera, donde el Che reina hace medio siglo
Caminito de tierra
Caminito de tierra
El poder de las aguas
Caparrós, los libros y la Fundación de Gabo
Caparrós, los libros y la Fundación de Gabo
Entrar al Tipnis, pero de verdad
Entrar al Tipnis, pero de verdad
El sonido largo del tren
La cruz del periodismo mexicano
Llorar por Barcelona
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


19/11/2017
Sentimientos del gallo
19/11/2017
El azul de La Habana
19/11/2017
Santa Cruz 4.0
19/11/2017
¿El fin de una farsa inhumana?
19/11/2017
Las razones de mi voto
19/11/2017
La ley de leyes


EL DEBER
 
Te puede interesar
BOLIVIA

Beni celebra 175 años con el objetivo de seguir creciendo

Los interesados deben demostrar ingresos y capacidad de pago
SANTA CRUZ

Viviendas sociales desde $us 37.000 en el norte de Santa Cruz

MUNDO

Las elecciones en Chile están en marcha

Diez
Ibrahimovic escucha a Mourinho antes de regresar tras siete meses de lesión. Foto: Reuters
INGLATERA

Ibrahimovic jugó en el triunfo del United

El rostro de Sergio Ramos tras la patada de Hernández. Foto: Reuters
ESPAÑA

Ramos sufre fractura del tabique nasal

ESPAÑA

Mirá el pelotazo de Correa a Benzema

Sociales
SOCIALES

Los jugadores más sexis que veremos en el Mundial Rusia 2018

Sociales

Conoce a la periodista que presentará el clima en biquini

Sociales

Muere Malcolm Young, guitarrista de AC/DC