OPINIÓN



| Hace 6 días


El acto médico no debe criminalizarse

El Código del Sistema Penal boliviano viene a ser el principal instrumento coercitivo que tiene el Estado para reprimir y sancionar las conductas consideradas delictivas. Sin embargo, este mismo Código criminalizaba el acto médico y lo hacía sancionando no solo con la prisión de dos a cuatro años, sino también con la reparación económica e inhabilitación para el ejercicio profesional. En realidad, el acto médico, como estaba tipificado en el artículo 205 del Código Penal, sumado a la fragilidad y vulnerabilidad del sistema judicial, podía generalizar la persecución penal a los profesionales de la salud y ramas afines.

Es cierto que en el derecho comparado también se sanciona al profesional médico pero la conducta típica es abismalmente diferente. Por ejemplo, en el derecho español se sanciona lo que su Código Penal denomina Omisión del deber de asistencia sanitaria. Con la precisión que le caracteriza al legislador ibérico, el artículo 196 del Código Penal establece: “El profesional que, estando obligado a ello, denegare asistencia sanitaria o abandonare los servicios sanitarios, cuando de la denegación o abandono se derive riesgo grave para la salud de las personas, será castigado con las penas del artículo precedente (de tres a doce meses) en su mitad superior y con la de inhabilitación especial para empleo o cargo público, profesión u oficio, por tiempo de seis meses a tres años”.   

En España el bien jurídico protegido es la vida, integridad y salud de las personas pero solo si es puesta en peligro por falta de asistencia médica o sanitaria. Se trata de un delito especial que solo puede ser cometido por profesionales en el ejercicio de sus funciones y comprende a las personas que desarrollan sus tareas profesionales en el ámbito de la salud pública o privada y que además tienen atribuidas competencias específicamente sanitarias de diagnóstico y tratamiento de enfermedades: ello abarca a médicos, asistentes técnicos sanitarios y farmacéuticos, aunque eventualmente pueden desarrollar competencias sanitarias otras profesiones, que corresponde establecer a la legislación administrativa para determinar el elemento normativo del tipo penal. 

En relación a la culpabilidad, solo se sanciona la conducta dolosa que debe abarcar todas las circunstancias objetivas de la conducta típica: la no asistencia o la asistencia insuficiente a quien la reclama en la primera modalidad, y el abandono de los servicios sanitarios en la segunda, así como la producción de un peligro grave para la vida, salud o integridad que constituye el resultado típico. 

A diferencia de lo que pretendía el legislador del sistema penal boliviano, la conducta típica del médico español consiste en denegar asistencia sanitaria o en abandonar los servicios sanitarios provocando un grave riesgo para la salud de las personas. Según el Diccionario de la Lengua, denegar es algo más que ‘no prestar’ asistencia. Es necesario que la asistencia haya sido solicitada de forma expresa o tácita (por ejemplo, persona inconsciente que ha sufrido un accidente), por el necesitado o un tercero que lo represente. Esta restricción deja al margen de la sanción, los casos de no prestación de asistencia médicamente necesaria pero no solicitada o rechazada por el sujeto pasivo (Testigos de Jehová que se niegan a una transfusión; suicidas imputables; persona que no quiere someterse a un trasplante, etc.)

Sin embargo para la consumación del delito, en el ordenamiento jurídico español, no es suficiente que concurra la denegación o abandono, sino que además debe haberse producido un grave riesgo para la vida, salud o integridad de las personas. Al tratarse de un resultado de peligro es preciso que concurra el denominado dolo de peligro: el autor (léase médico) debe ser consciente de que su omisión puede producir un grave riesgo para el paciente y aceptarlo.    

Mientras en España se sanciona la denegación o abandono del servicio de salud, siempre que produzca además un grave riesgo para la vida, salud o integridad de las personas, el derogado artículo 205 del Código Penal boliviano no solo buscaba criminalizar el acto médico y convertir el ejercicio de la medicina en una actividad cuasi delictiva, sino que trataba de imponer sanciones que podían causar no solo la privación de la libertad sino igualmente la muerte civil a los profesionales de la salud y paramédicos en general.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Waldo Albarracín, rector de la UMSA
Golpe para Trump: Cierre parcial de gobierno de Estados Unidos
Y ahora, ¿dónde será la boda de Alberto y Marilín?
Carlotto: 'EEUU quiere pisar Latinoamérica otra vez'
Papa exhorta en Perú a luchar contra la corrupción
Escándalos y polarización marcan primer año de Trump
¿Por qué Putin se baña en aguas casi congeladas?
Protestas apuntan al 22 de enero y se alista marcha a favor de Evo
La fiesta de nominados da el inicio a los premios Goya
Carreteras transitables y buen clima para el 'finde'
Averno seduce al público, logra 10.000 taquillas
Cuatro carteras copan el 70% de recursos para 20 ministerios
Los cuerpos de Carla y Jesús serán sepultados en La Paz
Paro de trabajadores de salud prolonga la espera de enfermos por atención
Las inscripciones para la PSA siguen hasta el viernes
Buena Vista se declara en situación de desastre
La tapa de hoy
Viajes con propósito: alimento para el alma
Aún estamos a tiempo
Sistemas electorales y vida política
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


20/01/2018
Aún estamos a tiempo
20/01/2018
Viajes con propósito: alimento para el alma
20/01/2018
Las razones de tres consignas nacionales
20/01/2018
Sistemas electorales y vida política
19/01/2018
El discurso del odio
19/01/2018
Lo que no nos cuentan


EL DEBER
 
Te puede interesar
El mandatario estadounidense cumple este sábado su primer año en Gobierno
MUNDO

Golpe para Trump: Cierre parcial de gobierno de Estados Unidos

Carlotto recibió a EL DEBER en Buenos Aires
ENTREVISTA

Carlotto: 'EEUU quiere pisar Latinoamérica otra vez'

ESPECIAL

Escándalos y polarización marcan primer año de Trump

Diez
FÚTBOL

El ‘Tanque’ se calentó con los hinchas

Marco Bulacia es el mejor piloto boliviano en el Dakar 2018 en coches. Foto. Jorge Gutiérrez
RALLY

Bulacia está a un acelerón de hacer historia

Meza irá de titular en la delantera de Oriente. El venezolano se recuperó de una lesión y fue tomado en cuenta por el DT. Foto: Jorge Uechi
FÚTBOL

Meza comandará el ataque en Oriente

Sociales
Foto: Marco Velasco
SOCIALES

Hoy eligen a la reina del Carnaval chapaco

SOCIALES

Andrea Forfori, entre la arquitectura y la TV

SOCIALES

¿Tinelli irá a la boda de Alberto y Marilín?