OPINIÓN



| 05/10/2017


El Che y las mentiras

Ernesto Guevara de la Serna fue asesinado. Esa es la más grande verdad de lo ocurrido en Bolivia el 9 de octubre de 1967.

Y fue asesinado porque lo mataron a sangre fría, cuando estaba herido y desarmado en el cuartucho de la humilde escuelita de La Higuera, donde lo encerraron tras capturarlo, un día antes, en la quebrada del Churo.

Todo lo demás que gira en torno a la fecha es para debates cuya resolución tomaría días.

Se dice, por ejemplo, que la incursión del Che en Bolivia fue una invasión extranjera. Unos opinarán que una invasión es ‘irrumpir, entrar por la fuerza’, los juristas señalarán que es ‘la penetración bélica de las fuerzas armadas de un país en el territorio de otro’, mientras que los militaristas recordarán que una acción de esa naturaleza es una ‘operación bélica a gran escala destinada a la conquista de un territorio’. 

Otros responderán que Guevara no ingresó por la fuerza, sino que se infiltró, igual que la mayoría de sus dirigidos que, finalmente, solo resultaron un grupo reducido que, cuanto más, apenas podía considerarse una facción o guerrilla, ‘pequeña partida de fuerzas’, ‘partida de tropa ligera, que hace las descubiertas y rompe las primeras escaramuzas’ o ‘formación en orden disperso de pequeños elementos armados’.

Lo que iba a pasar con esa guerrilla es otra cosa. Habrá que recordar que el Che esperaba ser reforzado por los mineros, que entonces eran considerados la vanguardia del proletariado boliviano, pero el Gobierno de Barrientos, que operaba bajo instrucciones de la CIA, fue oportunamente alertado de que el respaldo a Guevara iba a considerarse en un ampliado a realizarse en Llallagua el 24 y 25 de junio de ese año. Debido a ello envió tropas a esa ciudad minera y desató la masacre de San Juan.

Se habla, también, de soberanía ultrajada, pero nadie recuerda que algunas de las tropas bolivianas enviadas a Ñancahuazú fueran previamente adiestradas por soldados estadounidenses como el mayor Ralph Shelton, los capitanes Fricke y Walender, además de 12 sargentos, todos excombatientes de Indochina y Centroamérica.

Se habla mucho, pero se informa poco porque no muchos estudiaron lo suficiente ese capítulo de la historia de Bolivia.
Incluso el presidente Evo Morales dijo que el asesino del Che fue el general Gary Prado, cuando, en realidad, quien lo mató fue el entonces sargento Mario Terán Salazar.

Junto al colega español Ildefonso Olmedo, yo encontré a Terán en 2014 y se lo ofrecí en bandeja al Ministerio Público. Nadie hizo nada. Pero ahora le van a rendir homenajes.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Cronistas de Potosí
Potosí: su gente
Cronistas
Guardianes
El Che y las mentiras
Antologías
Tapados y monedas
La ley
Verdades incómodas
Erratas
Bolivia y Perú
Nimiedades
‘Laris’
Humanitario
Identidad cultural
Balón
Mujeres machistas
Sobre ‘ignorantas’
La Zapata
Impuestos
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


19/11/2017
Sentimientos del gallo
19/11/2017
El azul de La Habana
19/11/2017
Santa Cruz 4.0
19/11/2017
¿El fin de una farsa inhumana?
19/11/2017
Las razones de mi voto
19/11/2017
La ley de leyes


EL DEBER
 
Te puede interesar
SANTA CRUZ

Exitosa jornada de vacunación

MUNDO

Sánchez consolida tercer lugar en Chile

MUNDO

Piñera y Guillier van a segunda vuelta en Chile

Diez
Ramos fue sustituido en el compromiso ante el Atlético de Madrid. Foto: Reuters
ESPAÑA

El Madrid confirma fractura de nariz de Ramos

Gareca informó sobre su posición en algunos medios de comunicación. Foto. Reuters
PERÚ

Gareca puede convocar a italiano Lapadula

Paulo Dybala en plena disputa por el balón. Foto: Reuters
ITALIA

Zapata y Torreira hunden a la Juventus

Sociales
Sociales

Miss Bolivia es portada de un periódico de Las Vegas

FOTOS: Miss Universo/Marco Velasco/Instagram/Internet
Sociales

11 datos que debes saber del Miss Universo 2017

Sociales

George Clooney vuelve a la televisión después de 20 años