OPINIÓN



| 13/06/2017


Ecología urbana

La ecología es una ciencia del ámbito de la biología, término acuñado por el alemán Ernst Haeckel (1834-1919), acérrimo seguidor del evolucionismo darwiniano. La ecología estudia la relación de los organismos con su ambiente. Existen varias especialidades de esta ciencia y en esta oportunidad nos referimos a la relación de los ciudadanos que coexistimos con nuestros congéneres, la flora y fauna, en una ciudad creada por nosotros mismos y que quisiéramos civilizada, educada, desarrollada y amigable para vivir. En otras situaciones, la naturaleza es la que construye, desarrolla y equilibra ambientes, y nunca se equivoca. 

En el ecosistema urbano somos los ciudadanos los que diseñamos el ambiente en el que quisiéramos vivir y, obviamente, la mayoría quiere hacerlo en un ambiente limpio, saludable y cómodo. Sin embargo, hay ciudadanos a los que solo les interesa predar y aprovecharse del espacio y esfuerzo de los que aportan a la ciudad y al país, y en retribución solo medran, ensucian, requieren y exigen servicios por los que nunca aportaron. Una ciudad es, en cierta forma, un sistema y este es un conjunto de funciones que operan en armonía o con un mismo propósito que debe ser el bien con efecto común. Por su propia naturaleza, un sistema posee reglas o normas que regulan su funcionamiento y, como tal, puede ser entendido, aprendido y enseñado. Por consiguiente, si hablamos de sistemas, podemos referirnos a cuestiones tan distintas como el funcionamiento de una nave espacial o de una ciudad. 

En general, lo ideal es que los elementos de un sistema interactúen y se interrelacionen entre sí para lograr la perfección, lo que en una ciudad sería un amplio bienestar común. Si solo uno de los elementos del sistema falla, todo el propósito colapsa y el caos se hace cargo de la situación. Se supone que la ciudad de Santa Cruz cuenta con todos los elementos legales, funcionales, logísticos, operativos, etc. Sin embargo, reina el caos en todo sentido. Algunos nos atenemos a las normas y reglas de civilidad, muchos están en el ‘no me importa’ y unos pocos son los que predan, ensucian y nos ultrajan en la otrora amable, acogedora y hospitalaria ciudad. ¿Qué es lo que pasa? En la naturaleza los disturbios en un sistema se corrigen brutalmente, lo vemos casi a diario cómo natura se hace sentir. Ojalá esa furia no nos sorprenda cualquiera de estos días por falta de haber implementado un sistema de educación ciudadana en la que se enseñe la importancia de la cultura de la civilidad. 








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Los agroquímicos
Evolución agrícola, ¿sí o no?
Cuidemos nuestra Tierra
Caña para La Paz
Ecología urbana
La Universidad Gabriel René Moreno y el agro
Sombra y agua fresca
Más choclo chino
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


16/01/2018
Posesión de magistrados
16/01/2018
Un adiós anticipado
16/01/2018
“El que se mueve, no sale en la foto”
16/01/2018
Interpretación urbanística del paro ciudadano cruceño
14/01/2018
Malas señales
14/01/2018
Las penas del jaguar


EL DEBER
 
Te puede interesar
Funcionarios de laboratrio IFA tras el incidente. Foto Redes sociales
SANTA CRUZ

Explosión deja heridos leves en Laboratorios IFA

Cabizbajo y sujetándose la cabeza con sus manos, Nassar escuchó los impactantes testimonios de sus víctimas
MUNDO

"¿Está arrepentido?", preguntan a exmédico

RALLY

Problema pulmonar deja fuera del Dakar a Nosiglia

Diez
BRASIL

Ronaldinho se despide oficialmente del fútbol

El piloto boliviano decidió abandonar la carrera debido a un problema de salud. Foto: Jorge Gutiérrez
RALLY

Problema pulmonar deja fuera a Nosiglia

DAKAR

Walkner gana la décima etapa en motos

Sociales
SOCIALES

Conoce a los bebés de Enrique Iglesias y Anna Kournikova

SOCIALES

¿Cuál es tu pareja favorita de la farándula?

SOCIALES

Miss La Paz 2016 denuncia el robo de su auto