OPINIÓN



| 21/12/2016


Del pesebre a la cruz del calvario

Si le preguntaran, a propósito de la Navidad: ¿Qué parte de la historia que conoce de Jesús considera la más importante? Diría que: ¿Su nacimiento? ¿Su vida? ¿Su muerte? Si eligió una de las tres, dio una respuesta equivocada.

 

Es cierto que el nacimiento de Jesús de Nazaret fue fundamental en cumplimiento de lo profetizado siglos antes, partiendo ‘en dos’ la historia de la humanidad. Su vida fue también trascendental pues no solo nació, sino que vivió sin pecado. Y, su muerte en la cruz fue el cruento capítulo que marcó el punto culminante de la más bella historia de amor. Pero, si todos nacemos, vivimos y un día moriremos… ¿por qué Jesús es tan trascendente? Veamos.

 

Primero, porque quien nació en Belén no fue un hombre cualquiera, sino el Hijo de Dios. Segundo: Jesús, pese a ser igual a Dios, no se aferró a su deidad, sino que se hizo igual a los hombres y fue tentado en todo, pero no pecó; y, quien por tanto no merecía la muerte –porque escrito está que la paga del pecado es muerte–, “se hizo pecado por nosotros” y voluntariamente derramó en sacrificio su sangre como el cordero de Dios que quita el pecado del mundo… ¡pero, eso no fue todo!

 

Despreciado por su propio pueblo, Jesucristo fue torturado por los romanos: flagelado, escarnecido, quebrantado, herido, humillado y abatido; le escupieron y golpearon el rostro; le arrancaron su barba, hasta quedar desfigurado. Le pusieron una corona de espinas. Angustiado Él, y afligido, no abrió su boca. Como cordero fue llevado al matadero y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció. Fue colgado desnudo en la cruz como un maldito y por nuestro pecado fue contado entre los pecadores. El cuerpo de este varón de dolores experimentado en quebranto quedó convertido en una sola llaga, para que por ella seamos curados de las enfermedades. En su condición humana había clamado: “Padre, si es posible pase de mí esta copa”. Y en su estertor intercedió, como solo quien verdaderamente ama lo puede hacer: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”.

 

Lo mejor de toda esta historia es que Dios Padre –por su obediencia– resucitó a Jesús por medio de su Espíritu Santo y lo mismo puede hacer con usted y conmigo.

 

Por tanto, ni el cumpleaños, ni la vida, ni la muerte sino la ‘resurrección’ de Jesús es lo más importante, porque si creemos en ello y nos arrepentimos de nuestros pecados y confesamos su nombre… ¡seremos salvos de la condenación eterna! Si aún no lo ha hecho, repita esta oración: Jesús, te recibo como mi salvador y señor








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Del pesebre a la cruz del calvario
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


29/04/2017
Huelga de hambre de presos palestinos
29/04/2017
Reprochable proceso de selección de vocales
29/04/2017
¿Todos leemos y escribimos?
29/04/2017
¿Tecnología y su capacidad de reflexión y memoria?
28/04/2017
Riberalta, la orquídea del Manutata
28/04/2017
La diosa teme


EL DEBER
 
Te puede interesar
Diputados del MAS votan durante la sesión que definió causales de inhabilitación en la preselección de candidatos a magistrado
BOLIVIA

MAS aprueba cambios a convocatoria de precandidatos a jueces

El papa mira el río Nilo desde una terraza, no pudo ver las maravillas del mundo antiguo
MUNDO

El papa se fue de Egipto sin poder ver las pirámides

ESPECIAL

Las 19 películas (de 86) más famosas de Morgan Freeman

Diez
LIGA

Ronald Gallegos acabó de héroe en Real Potosí

URUGUAY

Brutal pelea entre hinchas y jugadores de Peñarol y Palmeiras

CHINA

Martins anota dos tantos en la victoria del Wuhan Zall

Sociales
SOCIALES

Morgan Freeman y su polémica vida amorosa

SOCIALES

La crisis tumba el Miss Pando

ÚLTIMO MOMENTO

Morgan Freeman recorre la plaza 24 de Septiembre