OPINIÓN



| 21/12/2016


Del pesebre a la cruz del calvario

Si le preguntaran, a propósito de la Navidad: ¿Qué parte de la historia que conoce de Jesús considera la más importante? Diría que: ¿Su nacimiento? ¿Su vida? ¿Su muerte? Si eligió una de las tres, dio una respuesta equivocada.

 

Es cierto que el nacimiento de Jesús de Nazaret fue fundamental en cumplimiento de lo profetizado siglos antes, partiendo ‘en dos’ la historia de la humanidad. Su vida fue también trascendental pues no solo nació, sino que vivió sin pecado. Y, su muerte en la cruz fue el cruento capítulo que marcó el punto culminante de la más bella historia de amor. Pero, si todos nacemos, vivimos y un día moriremos… ¿por qué Jesús es tan trascendente? Veamos.

 

Primero, porque quien nació en Belén no fue un hombre cualquiera, sino el Hijo de Dios. Segundo: Jesús, pese a ser igual a Dios, no se aferró a su deidad, sino que se hizo igual a los hombres y fue tentado en todo, pero no pecó; y, quien por tanto no merecía la muerte –porque escrito está que la paga del pecado es muerte–, “se hizo pecado por nosotros” y voluntariamente derramó en sacrificio su sangre como el cordero de Dios que quita el pecado del mundo… ¡pero, eso no fue todo!

 

Despreciado por su propio pueblo, Jesucristo fue torturado por los romanos: flagelado, escarnecido, quebrantado, herido, humillado y abatido; le escupieron y golpearon el rostro; le arrancaron su barba, hasta quedar desfigurado. Le pusieron una corona de espinas. Angustiado Él, y afligido, no abrió su boca. Como cordero fue llevado al matadero y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció. Fue colgado desnudo en la cruz como un maldito y por nuestro pecado fue contado entre los pecadores. El cuerpo de este varón de dolores experimentado en quebranto quedó convertido en una sola llaga, para que por ella seamos curados de las enfermedades. En su condición humana había clamado: “Padre, si es posible pase de mí esta copa”. Y en su estertor intercedió, como solo quien verdaderamente ama lo puede hacer: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”.

 

Lo mejor de toda esta historia es que Dios Padre –por su obediencia– resucitó a Jesús por medio de su Espíritu Santo y lo mismo puede hacer con usted y conmigo.

 

Por tanto, ni el cumpleaños, ni la vida, ni la muerte sino la ‘resurrección’ de Jesús es lo más importante, porque si creemos en ello y nos arrepentimos de nuestros pecados y confesamos su nombre… ¡seremos salvos de la condenación eterna! Si aún no lo ha hecho, repita esta oración: Jesús, te recibo como mi salvador y señor








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Del pesebre a la cruz del calvario
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


22/09/2017
52 semanas después
22/09/2017
Sobre las víctimas de delitos violentos
22/09/2017
El magisterio de Roa Bastos
22/09/2017
El PNUD y el traidor
21/09/2017
La Policía no acudirá más
21/09/2017
Atrocidades económicas


EL DEBER
 
Te puede interesar
APUESTA

Pymes proyectan un movimiento aproximado de $us 6 millones

MÚSICA

Cerca de 50 artistas se encargarán de darle ritmo a la Feria

Añez y el coro infantil Eufonía entonaban la letra del segundo himno de Santa Cruz de la Sierra
POR ANIVERSARIO CRUCEÑO

EL DEBER y Vanessa le cantan a Santa Cruz

Diez
El Granate consiguió clasificarse entre los cuatros mejores clubes de América. Foto: Olé
LIBERTADORES

Lanús avanza en la tanda de penales

Abraham Cabrera defensor de Universitario. Foto: Archivo DIEZ
FÚTBOL

Cabrera ingresa en la zaga de la ‘U’

Ignacio Scocco grita uno de los cinco goles que marcó a Wilstermann. Foto. Reuters
LIBERTADORES

Scocco, tumbó al aviador de su nube

Sociales
SOCIALES

Conoce a las seis primeras candidatas a Azafata EL DEBER 2017

SOCIALES

Muere Liliane Bettencourt, la heredera de L'Oréal y mujer más rica del mundo

SOCIALES

En el Día del amor, Desirée Bravo y Tomás Monasterio confirman su relación